Mi­chael Bar­go, Mis­ha Kahn, Marc Ben­da, Gae­tano Pes­ce: ta­len­to en Nueva York

Marchante con­tem­po­rá­neo en Ga­le­rie Mi­chael Bar­go

El País - Icon Design - - PORTADA -

Pa­sas una ho­ra en el di­mi­nu­to apar­ta­men­to de Mi­chael Bar­go, un cuarto pi­so fo­rra­do de re­vis­tas en un clá­si­co browns­to­ne de Brooklyn Heights, e in­vier­tes una tar­de en in­ten­tar cla­si­fi­car­lo. La ca­ma de ma­de­ra, una pie­za desa­rro­lla­da por él con los car­pin­te­ros de Green Ri­ver Project, es tos­ca y un po­co ja­po­ne­sa. Una me­si­ta re­don­da de dos pi­sos es in­du­da­ble­men­te art dé­co y en la ven­ta­na hay una bu­ta­ca pos­mo­der­na con re­po­sa­bra­zos que aca­ban en dos bo­las ro­sas, un pro­to­ti­po de Peter Shi­re de 1985. En una re­pi­sa hay una co­pa amor­fa de go­ma de co­lo­res de Gae­tano Pes­ce y, so­bre una me­sa ba­ja de bron­ce, un pla­to blan­que­cino y tam­bién un po­co amor­fo del ce­ra­mis­ta Jor­dan McDo­nald. “Cuan­do com­pro al­go ne­ce­si­to vi­vir con ello an­tes de po­ner­lo a la ven­ta, así que ten­go pie­zas en cons­tan­te ro­ta­ción”, ex­pli­ca Bar­go. El pai­sa­je cam­bian­te de es­ta ca­sa es el de la ca­be­za de un hom­bre que, a sus 35 años, ha de­vuel­to el lus­tre a la pro­fe­sión de marchante de mo­bi­lia­rio jus­to an­tes de que las ca­sas de subas­ta por In­ter­net aca­ben con ella. “Aho­ra to­do el mun­do sa­be lo que va­len los ob­je­tos, así que se es­pe­cu­la con ellos co­mo si fue­ra ar­te con­tem­po­rá­neo. Eso ani­qui­la la ma­gia del pro­ce­so, de en­con­trar al­go o de bus­car­lo pa­ra al­guien. Lo bueno es que el co­no­ci­mien­to es­tá dan­do lu­gar a una in­dus­tria dis­tin­ta y ma­yor”.

Bar­go trabajó de in­terio­ris­ta has­ta que, ha­ce cin­co años, se dio cuen­ta de que “la ma­yor par­te del ofi­cio es ges­tión de obra. Con­tra­tis­tas, pin­to­res, ta­pi­ce­ros”. Se mu­dó a Brooklyn y co­men­zó a ven­der mue­bles des­de su ca­sa. Hoy atien­de en su ga­le­ría en Chi­na­town, via­ja en bus­ca de ob­je­tos (“pe­ro no pen­san­do si en­ca­ja­rán aquí o allí, sino por gus­to”) o se con­cen­tra en pro­yec­tos a los que no pue­de ne­gar­se. Co­mo el nue­vo pi­so en el Up­per East Si­de de Ash­ley Ol­sen, una de las ge­me­las que pa­sa­ron de be­bés es­tre­lla a di­se­ña­do­ras de mo­da y árbitros de la es­té­ti­ca con­tem­po­rá­nea. Ol­sen y Bar­go ras­trean au­tén­ti­cas jo­yas: si­llas de Frank Lloyd Wright o pie­zas dé­co de Jean–Mi­chel Frank. “Mu­cha gen­te so­lo sa­be que quie­re al­go y lo quie­re ya por­que lo ha vis­to en una re­vis­ta, pe­ro ella en­tien­de el pro­ce­so, sa­be mu­cho y tra­ta las pie­zas con res­pe­to”, di­ce Bar­go, que tam­bién ase­so­ra a Frank Ocean, el rey del r&b sen­si­ble. Con él es dis­tin­to. “No sa­be tan­to de in­te­rio­res, pe­ro tie­ne un pun­to de vis­ta muy par­ti­cu­lar. Emo­cio­nal. Ha­ce po­co com­pra­mos una me­sa de Pie­rre Paulin y él no te­nía ni idea de quién era. Fue in­creí­ble verlo atraí­do so­lo por la for­ma, re­cu­pe­rar la fuer­za ori­gi­nal de un di­se­ño. Es ex­ci­tan­te ver al­go a tra­vés de los ojos de quien lo aca­ba de des­cu­brir”.

En la ca­ma con Mi­chael Bar­go: es uno de los mue­bles de ma­de­ra que desa­rro­lla con Green Ri­ver Project. En pri­mer plano, pla­to de ce­rá­mi­ca de Jor­dan McDo­nald.

La bu­ta­ca de Peter Shi­re es uno de los po­cos ob­je­tos de los que Bar­go no quie­re des­pren­der­se. La tela Na­ga fue un re­ga­lo de la marchante de tex­ti­les an­ti­guos Emi­lie Ir­ving.

Bar­go es ecléc­ti­co, pe­ro tie­ne dos cen­tros de gra­ve­dad: “Siem­pre me ha in­tere­sa­do el mo­vi­mien­to pos­mo­derno y el ‘art dé­co”. Os­sie, su ga­to, y su li­bre­ría, lo ates­ti­guan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.