Tho­mas Heat­her­wick: “Los mu­seos se han con­ver­ti­do en un cli­ché per­ver­so”

Mien­tras unos teo­ri­zan, es­te bri­tá­ni­co de 48 años se de­di­ca a cons­truir obras pú­bli­cas gi­gan­tes e ima­gi­na­ti­vas. Inau­gu­ra­ra­mos con él la úl­ti­ma, el Zeitz MOCAA de Ciu­dad del Ca­bo, el pri­mer museo de ar­te con­tem­po­rá­neo afri­cano del mun­do

El País - Icon Design - - PORTADA - Tex­to Lu­cas Arraut

A ra­tos, el res­pon­sa­ble del ma­yor pro­yec­to ar­qui­tec­tó­ni­co de la Áfri­ca re­cien­te pa­re­ce un ti­po que pa­sa­ba por allí. Th omas Heat­her­wick (Lon­dres, 1970) tie­ne pin­ta de des­pis­ta­do, ojos enor­mes es­ti­lo man­ga, bra­zos que se mue­ven ex­pre­si­vos y unos ri­zos bas­tan­te en­vi­dia­bles. Si no fue­ra por su atuen­do ul­tra­mo­derno –en­tre uni­for­me de chef y ca­mi­sa de fuer­za–, po­cos le iden­ti­fi­ca­rían co­mo el di­se­ña­dor que ha idea­do el fas­tuo­so Zeitz MOCAA, a cu­ya inau­gu­ra­ción hoy en Ciu­dad del Ca­bo ha invitado a ICON uno de sus pa­tro­ci­na­do­res, Guc­ci. Un an­ti­guo si­lo de grano de maíz si­tua­do en el pa­seo del Vic­to­ria & Al­fred Wa­ter­front, con uno de los me­tros cua­dra­dos más ca­ros de to­do el con­ti­nen­te, que es­te show­man de la ar­qui­tec­tu­ra ha trans­for­ma­do en el pri­mer gran museo de ar­te con­tem­po­rá­neo afri­cano de la his­to­ria.

El pro­yec­to –de 30 millones de eu­ros, barato pa­ra es­tán­da­res oc­ci­den­ta­les– pre­ten­de ser al­go así co­mo la res­pues­ta sud­afri­ca­na al Gug­gen­heim de Bil­bao. De ca­pi­tal en­te­ra­men­te pri­va­do, al­ber­ga en sus 6.000 me­tros cua­dra­dos la co­lec­ción que ha ama­sa­do en la úl­ti­ma dé­ca­da Jo­chen Zeitz, un fi­lán­tro­po ale­mán enamo­ra­do del ar­te afri­cano jo­ven que, en su an­ti­guo car­go co­mo con­se­je­ro de­le­ga­do de Pu­ma, con­vir­tió la mar­ca de­por­ti­va en una de las tres más desea­das del pla­ne­ta (no ha­ce fal­ta de­cir cuá­les son las otras dos).

Heat­her­wick tam­po­co an­da cor­to de cre­den­cia­les. Des­de 1994, ade­más de abun­dan­te obra pú­bli­ca, su es­tu­dio ha fir­ma­do pro­yec­tos par­ti­cu­lar­men­te sen­si­bles, co­mo el re­di­se­ño del icó­ni­co au­to­bús de dos pi­sos lon­di­nen­se (una re­no­va­ción de flo­ta que no se aca­ba­ría de com­ple­tar de­bi­do a su ele­va­do cos­te) o el pe­be­te­ro de pé­ta­los de bron­ce de los Jue­gos Olím­pi­cos de Lon­dres en 2012. Re­co­no­ci­do con el tí­tu­lo de Co­man­dan­te de la Ex­ce­len­tí­si­ma Or­den del Im­pe­rio Bri­tá­ni­co, com­pa­ra­do con Mi­guel Án­gel por Bo­ris John­son y con Leo­nar­do por Te­ren­ce Con­ran –el pa­dre del di­se­ño mo­derno bri­tá­ni­co– y ele­va­do in­clu­so a las lis­tas de los más ele­gan­tes por la re­vis­tas de mo­da de su país, Heat­her­wick es des­de en­ton­ces to­da una es­tre­lla de la ar­qui­tec­tu­ra. Sal­vo por un pe­que­ño de­ta­lle: no lle­gó a gra­duar­se, así que téc­ni­ca­men­te no lo es. Por eso le acom­pa­ña siem­pre la eti­que­ta de di­se­ña­dor, qui­zá más acor­de con el gra­do de ries­go y ex­pe­ri­men­ta­ción con los que abor­da ca­da uno de sus pro­yec­tos, ge­ne­ral­men­te pú­bli­cos y, a ser po­si­ble, mas­to­dón­ti­cos. Tan­to co­mo el Zeitz MOCAA.

Ten­go en­ten­di­do que lle­va­ba años ob­se­sio­na­do con es­te edi­fi­cio.

Lo vi­si­té por pri­me­ra vez ha­ce ca­si 13 años. Es­ta­ba lleno de ca­cas de paloma, tu­bos y un cen­te­nar de tu­bos gi­gan­tes­cos. No ha­bía es­pa­cio pa­ra na­da más. Era co­mo un panal de abe­jas, un mon­tón de pa­ja em­pa­que­ta­da o una es­ta­ción eléc­tri­ca lle­na de tur­bi­nas. Pe­ro pen­sa­mos que te­nía un po­ten­cial in­men­so. Du­ran­te seis años, na­da se con­cre­tó, has­ta que hi­ci­mos un es­tu­dio de via­bi­li­dad pa­ra con­ver­tir­lo en al­gún ti­po de ins­ti­tu­ción cul­tu­ral. In­ten­té no enamo­rar­me de­ma­sia­do, aun­que las emo­cio­nes bro­ta­ran de mi es­tó­ma­go, por­que en el mun­do de la ar­qui­tec­tu­ra es bas­tan­te fre­cuen­te que las co­sas no se aca­ben lle­van­do a ca­bo. El desafío no es so­lo sen­tar­te a di­bu­jar e ima­gi­nar có­mo es­cul­pir un es­pa­cio. Mu­chas ve­ces se tra­ta de di­lu­ci­dar có­mo sa­car al­go ade­lan­te con re­cur­sos muy mo­des­tos.

¿Evi­tó de­mo­ler­lo por mie­do, por res­pe­to o por­que le obli­ga­ron a no ha­cer­lo?

Po­dría­mos ha­ber jus­ti­fi­ca­do la de­mo­li­ción to­tal de la es­truc­tu­ra, por­que ha­bía ar­gu­men­tos. Es­te edi­fi­cio es de una épo­ca en la que se opri­mía a la gen­te de ra­za ne­gra. Pe­ro tam­bién fue el edi­fi­cio más al­to de la Áfri­ca sub­saha­ria­na du­ran­te me­dio si­glo. Y des­de arri­ba se ve Rob­ben Is­land, don­de en­car­ce­la­ron a Man­de­la. Ha­bía al­go idio­sin­crá­si­co. Te­nía al­ma. Y con­clui­mos que va­lía la pe­na con­ser­var bue­na par­te de la es­truc­tu­ra ori­gi­nal en lu­gar de le­van­tar una na­ve es­pa­cial de ce­ro. Es­ca­nea­mos di­gi­tal­men­te un grano de maíz, uno co­mo cual­quie­ra de los millones que al­ma­ce­nó el si­lo du­ran­te años. Una vez con­se­gui­mos la for­ma en 3D, la agran­da­mos has­ta al­can­zar un vo­lu­men de diez pi­sos y va­cia­mos la es­truc­tu­ra tu­bu­lar in­te­rior del edi­fi­cio de­jan­do un es­pa­cio hue­co que te­nía exac­ta­men­te esa for­ma. El re­to fue des­truir sin mie­do, sin tra­tar es­ta cons­truc­ción co­mo un tem­plo. Des­pués, al com­pro­bar có­mo la luz so­lar pe­ne­tra­ba des­de arri­ba, con­clui­mos que el re­sul­ta­do te­nía un efec­to emo­cio­nal po­de­ro­so.

Es­te ti­po de edi­fi­cio-ins­ti­tu­ción sue­le apos­tar por fa­cha­das muy em­ble­má­ti­cas. Sin em­bar­go, es verdad que la au­tén­ti­ca ma­gia ar­qui­tec­tó­ni­ca del Zeitz MOCAA ocu­rre en el in­te­rior.

Aquí no hay la mis­ma cul­tu­ra mu­seís­ti­ca que en Eu­ro­pa. Y nues­tro re­to era, efec­ti­va­men­te, ha­cer que el pú­bli­co en­tra­ra. Des­per­tar la cu­rio­si­dad pa­ra que ac­ce­die­ra al ves­tí­bu­lo prin­ci­pal y ten­tar­lo pa­ra que si­guie­ra des­cu­brien­do las sa­las. Es la prin­ci­pal mo­ti­va­ción: pro­vo­car la in­ter­ac­ción del es­pa­cio con el pú­bli­co. Me voy a que­dar aquí una se­ma­na más, quie­ro verlo lleno de co­le­gia­les de vi­si­ta, gen­te que lle­gue sin nin­gún ti­po de ex­pec­ta­ti­va, in­clu­so arras­tra­da.

Al­gu­nos cri­ti­can que el pro­yec­to es una imi­ta­ción eli­tis­ta de las ins­ti­tu­cio­nes mu­seís­ti­cas oc­ci­den­ta­les en un lu­gar que po­co tie­ne que ver.

En Eu­ro­pa y Nor­tea­mé­ri­ca to­das las ciu­da­des quie­ren te­ner un es­pa­cio así. Se ha con­ver­ti­do en un cli­ché del desa­rro­llo ur­bano y el cre­ci­mien­to has­ta un ex­tre­mo per­ver­so. Pe­ro en un con­ti­nen­te que es más gran­de que Eu­ro­pa y Nor­tea­mé­ri­ca jun­tas y don­de no ha­bía na­da igual, tie­ne un sig­ni­fi­ca­do di­fe­ren­te. Bue­na par­te del ar­te más in­creí­ble del mo­men­to se es­tá crean­do aquí, y es una lo­cu­ra que mu­chos de es­tos ar­tis­tas ten­gan que tras­la­dar­se o ten­gan que en­viar su tra­ba­jo a otros con­ti­nen­tes. Hu­bo una rue­da de pren­sa en la que los pro­mo­to­res del museo, el co­mi­sa­rio y yo ex­pli­ca­mos el pro­yec­to, y des­pués otra con diez de los ar­tis­tas re­pre­sen­ta­dos en el Zeitz MOCAA. Fue al­go eléctrico. No so­lo de­cían que era útil te­ner es­te museo y que mu­chas gra­cias, sino que de re­pen­te se hi­zo evi­den­te có­mo da­ban por sen­ta­do que es­ta nueva ins­ti­tu­ción les per­te­ne­cía. Y así es, los ar­tis­tas ya la han con­quis­ta­do. Sen­tí que ya po­día ha­cer las ma­le­tas. Fue co­mo una car­ga ne­ga­ti­va y otra po­si­ti­va que de pron­to se en­con­tra­ban. Re­sul­tó muy emo­cio­nan­te. Ima­gino que las pró­xi­mas dé­ca­das se le­van­ta­rán de­ce­nas de pro­yec­tos pa­re­ci­dos por to­do Áfri­ca.

Con so­lo 48 años –jo­ven pa­ra los es­tán­da­res ar­qui­tec­tó­ni­cos– ha he­cho mu­cha obra pú­bli­ca. ¿Qué ha apren­di­do del po­der po­lí­ti­co y em­pre­sa­rial con el que ha te­ni­do que li­diar?

Des­de muy jo­ven me ex­tra­ñó que se die­ra por he­cho que los es­pa­cios pri­va­dos te­nían que ser es­pe­cia­les y se acep­ta­ra que los pú­bli­cos fue­ran, en de­ma­sia­das oca­sio­nes, una ba­su­ra: des­de las pa­ra­das de bus o los pro­pios au­to­bu­ses has­ta las ga­so­li­ne­ras, los co­le­gios o las en­fer­me­rías. Yo lo que veía ahí era mar­gen de me­jo­ra. Un mar­gen en­tu­sias­man­te. La vi­da es cor­ta y, en el mun­do de la ar­qui­tec­tu­ra, aún más, por­que los pro­yec­tos pue­den du­rar dé­ca­das y al fi­nal no son tan­tos los que com­ple­tas en una vi­da. Así que mi idea es im­pli­car­me muy per­so­nal­men­te en to­dos aque­llos en los que me em­bar­co y ha­cer que real­men­te im- por­ten, em­pu­jan­do a to­das las par­tes en la mis­ma di­rec­ción, ya sean ope­ra­rios, po­lí­ti­cos o ac­cio­nis­tas. Lo que im­pul­sa mi es­tu­dio son aque­llos pro­yec­tos pú­bli­cos en los que las ex­pec­ta­ti­vas son muy ba­jas, aun­que sea por mo­ti­vos po­de­ro­sos: sa­be­mos que en lo pú­bli­co los per­mi­sos son com­pli­ca­dos de con­se­guir, que hay mu­chas or­ga­ni­za­cio­nes im­pli­ca­das, mu­chas opi­nio­nes. Pe­ro nues­tro com­pro­mi­so pa­ra mar­car la di­fe­ren­cia es real. Se tra­ta de no ren­dir­se y de nun­ca echar­le la cul­pa a na­die. El triun­fo de la de­mo­cra­cia es que to­do el mun­do tie­ne una voz y, si la mo­ti­va­ción vie­ne del lu­gar ade­cua­do, siem­pre en­con­tra­rás quien la apo­ye. Mi abue­lo era co­mu­nis­ta, ¿sa­be? Lu­chó en las Bri­ga­das In­ter­na­cio­na­les con­tra los fas­cis­tas en la Gue­rra Ci­vil de su país, y mi fa­mi­lia me edu­có en la idea de que to­do el mun­do me­re­ce el mis­mo trato y to­das las vidas im­por­tan.

Su es­tu­dio lla­mó la aten­ción del mun­do en 2010, cuan­do reali­zó el pa­be­llón de Reino Uni­do pa­ra la Ex­po de Shang­hái, un cu­bo con 60.000 tu­bos acrí­li­cos trans­pa­ren­tes que vo­la­ban sie­te me­tros, crean­do la ilu­sión de un edi­fi­cio pe­lu­do. Y aho­ra ha ba­sa­do el di­se­ño del Zeitz MOCAA en un enor­me grano de maíz. ¿Hay hu­mor en ello?

Lo pue­de pa­re­cer, pe­ro los pro­yec­tos que ha­ce­mos es­tán he­chos con ex­tre­ma se­rie­dad. De­fi­ni­mos el ob­je­ti­vo y ve­mos có­mo con­se­guir­lo. En la Ex­po de Shang­hái ha­bía más de dos cen­te­na­res de pa­be­llo­nes y nos en­car­ga­ron que es­tu­vié­ra­mos en el top cin­co dán­do­nos la mi­tad del pre­su­pues­to que otros paí­ses oc­ci­den­ta­les. ¿Y có­mo se con­si­gue eso? Cuan­do ha­ces un edi­fi­cio, tie­nes un con­tex­to ur­bano en el que fi­jar­te. Aquí tu­vi­mos que pre­de­cir un con­tex­to que aún no se ha­bía cons­trui­do pa­ra crear un con­tras­te. Le ase­gu­ro que fue un pro­yec­to muy se­rio que no cons­trui­mos con una son­ri­sa en la bo­ca [ri­sas].

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.