Plan­ta no­ble

Sal­va­to­re Fe­rra­ga­mo ad­qui­rió ha­ce 80 años el Pa­laz­zo Spi­ni Fe­ro­ni, una jo­ya del si­glo XIV en el co­ra­zón de Flo­ren­cia. Vi­si­ta­mos es­te edi­fi­cio cu­ya his­to­ria es tan apa­sio­nan­te co­mo la del za­pa­te­ro pro­di­gio­so que aban­do­nó Holly­wood pa­ra em­pe­zar de ce­ro en é

El País - Icon Design - - POR­TA­DA - Fotografía Gianfranco Tri­po­do Texto Car­los Pri­mo

El ‘pa­laz­zo’ que Fe­rra­ga­mo so­ñó

De to­dos los des­ti­nos que el tiem­po ha de­pa­ra­do al Pa­laz­zo Spi­ni Fe­ro­ni, uno de los más pe­cu­lia­res fue el de ta­ller de za­pa­te­ro. En una pin­to­res­ca fotografía de 1937, una de­ce­na de ar­te­sa­nos co­sen cal­za­do ba­jo la aten­ta mirada de an­ge­lo­tes y ale­go­rías pro­yec­ta­das por el ar­qui­tec­to Lo­ren­zo Mer­li­ni a prin­ci­pios del si­glo XVIII. “Mi pa­dre de­cía que ha­bía que ro­dear­se de be­lle­za pa­ra crear co­sas be­llas”, ex­pli­ca ahora Gio­van­na Gen­ti­le Fe­rra­ga­mo en esa mis­ma es­tan­cia, lla­ma­da Sa­la de l’Al­co­va, que hoy lu­ce li­bre de es­tan­tes y me­sas de tra­ba­jo, pe­ro con sus que­ru­bi­nes in­tac­tos. Hi­ja de Sal­va­to­re Fe­rra­ga­mo, el za­pa­te­ro más fa­mo­so del si­glo XX y fun­da­dor de la em­pre­sa de lu­jo que lle­va su nom­bre, Gen­ti­le Fe­rra­ga­mo ha aco­me­ti­do en los úl­ti­mos años la res­tau­ra­ción y pues­ta a pun­to de la pri­me­ra plan­ta del edi­fi­cio que su pa­dre ad­qui­rió en 1938, y que hoy aco­ge bue­na par­te de la ac­ti­vi­dad ins­ti­tu­cio­nal y di­rec­ti­va de la fir­ma fa­mi­liar.

La labor, ase­gu­ra, no ha si­do li­via­na, por­que el Spi­ni Fe­ro­ni es uno de los pa­la­cios con más so­le­ra de Flo­ren­cia. Sus orí­ge­nes se re­mon­tan al si­glo XIV, cuan­do el ban­que­ro del pa­pa Bo­ni­fa­cio VIII, Ge­ri Spi­ni, qui­so ha­cer­se un pa­la­cio en un em­pla­za­mien­to que con los años se con­ver­ti­ría en uno de los más fa­mo­sos de la ciu­dad: la Piaz­za de­lla Tri­ni­tà, fren­te al puen­te del mis­mo nom­bre, en el si­tio don­de, se­gún una tra­di­ción apó­cri­fa, Dan­te Alig­hie­ri se cru­zó por pri­me­ra vez con la ma­lo­gra­da Bea­tri­ce que le ins­pi­ra­ría su Di­vi­na co­me­dia. Los Spi­ni, que per­ma­ne­cie­ron en el pa­la­cio más de 300 años, eran gen­te or­gu­llo­sa. Por eso sem­bra­ron los te­chos con em­ble­mas es­pi­no­sos (eri­zos, plan­tas) y por eso pi­die­ron al pin­tor Ghir­lan­daio que, pues­to a re­crear un mi­la­gro atri­bui­do a San Fran­cis­co de Asís, lo hi­cie­ra su­ce­der fren­te a su pa­la­cio, in­mor­ta­li­za­do así por los si­glos de los si­glos en los fres­cos de una ca­pi­lla de la igle­sia ve­ci­na.

Más tar­de, cuan­do las va­cas fla­cas lle­ga­ron in­clu­so a los ban­que­ros pa­pa­les, lo ven­die­ron. Has­ta prin­ci­pios del si­glo XIX pa­só su­ce­si­va­men­te por las ma­nos de las fa­mi­lias Guas­co­ni, Da Bag­nano y Fe­ro­ni. En 1834 una da­ma fran­ce­sa lo com­pró pa­ra con­ver­tir­lo en un efímero ho­tel de lu­jo –el Hô­tel d’Eu­ro­pe– don­de per­noc­tó, por dar un nom­bre, Franz Liszt. El ne­go­cio, que no hu­bie­ra des­en­to­na­do en una no­ve­la de E.M. Forster o Henry Ja­mes, no du­ró mu­cho y en 1846 el edi­fi­cio se ven­dió al ayun­ta­mien­to flo­ren­tino, que ins­ta­ló en él sus ofi­ci­nas. Con los años, sus sa­lo­nes acogieron un ate­neo fi­lo­ló­gi­co, un club al­pino, tien­das y ta­lle­res. In­clu­so Os­car Wil­de pa­só allí al­gu­nos días en un apar­ta­men­to que al­qui­la­ba su aman­te, Lord Alfred Dou­glas. Cuan­do Sal­va­to­re Fe­rra­ga­mo lo vi­si­tó por pri­me­ra vez el Spi­ni Fe­ro­ni era una amal­ga­ma de par­ti­cio­nes y ves­ti­gios de dis­tin­tas épo­cas y, sin em­bar­go, era jus­to lo que él ne­ce­si­ta­ba pa­ra re­lan­zar su ne­go­cio. El crac fi­nan­cie­ro del 29 ha­bía di­na­mi­ta­do sus co­ne­xio­nes co­mer­cia­les con Es­ta­dos Uni­dos y, en 1933, el za­pa­te­ro de las di­vas de Holly­wood se de­cla­ró en ban­ca­rro­ta. La cul­pa era del cli­ma eco­nó­mi­co, pe­ro tam­bién, pen­sa­ba él, una con­se­cuen­cia de ha­ber des­cui­da­do to­do eso que hoy se de­no­mi­na ex­pe­rien­cia de com­pra. “Mi pa­dre ad­qui­rió es­te pa­la­cio en 1938 con una vi­sión muy am­bi­cio­sa”, ex­pli­ca ahora su hi­ja. “Sa­bía que su fu­tu­ro es­ta­ría li­ga­do al cal­za­do y que mu­chas per­so­nas ven­drían des­de otros paí­ses pa­ra en­car­gar­le za­pa­tos a me­di­da. Ne­ce­si­ta­ba un lu­gar pa­ra re­ci­bir­los. Y te­nía que es­tar a la al­tu­ra de su ta­len­to”.

Ya en los años cin­cuen­ta, un di­bu­jo del Spi­ni Fe­ro­ni de­co­ra­ba las ca­jas de za­pa­tos de Fe­rra­ga­mo, quien lo con­vir­tió en el sím­bo­lo de su ca­sa y em­pren­dió la len­ta reha­bi­li­ta­ción de la plan­ta no­ble del edi­fi­cio, la úni­ca que con­ser­va­ba ín­te­gro el in­te­rior ba­rro­co. Las clien­tas que acu­dían a Flo­ren­cia eran aten­di­das per­so­nal­men­te por Fe­rra­ga­mo en una gran sa­la que hoy to­dos co­no­cen co­mo la Sa­la Con­si­glio, por­que es don­de se reúne el Con­se­jo de Administración de la em­pre­sa y don­de Gio­van­na Gen­ti­le Fe­rra­ga­mo ha de­ci­di­do ex­po­ner las hor­mas de madera so­bre las que su pa­dre tra­ba­ja­ba. “Cuan­do era pe­que­ña ve­nía ca­da tar­de des­pués del co­le­gio, por­que vi­vía­mos a las afue­ras de Flo­ren­cia, así que es­pe­ra­ba aquí a que mi pa­dre ter­mi­na­ra de tra­ba­jar y me lle­va­ra a ca­sa”, re­cuer­da la em­pre­sa­ria. “Aquel era el mo­men­to en que él se de­di­ca-

ba a in­ven­tar nue­vos mo­de­los. Era fas­ci­nan­te ob­ser­var­lo”. Bue­na par­te de la in­ter­ven­ción rea­li­za­da du­ran­te es­tos úl­ti­mos años con­sis­te pre­ci­sa­men­te en con­se­guir que la his­to­ria del edi­fi­cio y la de su fa­mi­lia se en­tre­te­jan de ma­ne­ra ar­mó­ni­ca. La plan­ta ba­ja y el só­tano aco­gen un mu­seo cor­po­ra­ti­vo des­de 1995 –fue una de las pri­me­ras fir­mas de mo­da ita­lia­na en ha­cer­lo–, pe­ro tam­bién hay in­di­cios de la obra de Fe­rra­ga­mo en las es­tan­cias del primer pi­so. Los mue­bles de épo­ca –al­gu­nos ori­gi­na­les y otros ad­qui­ri­dos en an­ti­cua­rios– con­vi­ven con fo­to­gra­fías his­tó­ri­cas, bo­ce­tos, pre­mios, es­cul­tu­ras y pro­to­ti­pos des­ta­ca­dos siem­pre de for­ma dis­cre­ta. “Es­te pa­la­cio tie­ne una his­to­ria lar­guí­si­ma, de va­rios si­glos, y ha su­fri­do va­rias trans­for­ma­cio­nes”, apun­ta. “Por eso no es un lu­gar im­pro­vi­sa­do. Ca­da vez que al­guien de­ci­de uti­li­zar una de es­tas es­tan­cias, de­be ha­cer­lo con un gran res­pe­to. Son intervenciones su­ti­les, no de ar­qui­tec­to”. Su tra­ba­jo ha con­sis­ti­do en des­ve­lar fres­cos blan­quea­dos, res­tau­rar es­tu­cos, re­pli­car de­ta­lles his­tó­ri­cos y ca­ta­lo­gar obras de arte pa­ra de­te­ner el tiem­po en al­gún pun­to en­tre los ini­cios del si­glo XVII, fe­cha de la que da­ta la pri­me­ra re­no­va­ción de la plan­ta no­ble y los fres­cos ma­nie­ris­tas de Ber­nar­dino Poc­cet­ti, y me­dia­dos del XVIII, cuan­do Ra­nie­ri del Pa­ce y Pie­tro Dan­di­ni lle­na­ron los te­chos de pin­tu­ras ale­gó­ri­cas y sun­tuo­sos tram­pan­to­jos. Gen­ti­le Fe­rra­ga­mo ha lle­va­do a ca­bo un tra­ba­jo mi­nu­cio­so (“una vez que empie­zas, es co­mo un vi­rus”) que, de mo­men­to, con­si­de­ra con­clui­do. “De to­do lo que me en­se­ñó mi pa­dre, me acuer­do es­pe­cial­men­te de que un día me di­jo que nun­ca ha­bía que dejar na­da a me­dias”. Ahora, el pa­la­cio agra­de­ce un res­pi­ro tras sie­te si­glos de tra­jín.

Gio­van­na Gen­ti­le Fe­rra­ga­mo ca­pi­ta­neó en 1967 la pri­me­ra lí­nea de mo­da fe­me­ni­na de la ca­sa. Hoy es vi­ce­pre­si­den­ta de Sal­va­to­re Fe­rra­ga­mo S.p.A. y for­ma par­te del Con­se­jo de Administración de va­rias em­pre­sas del gru­po.Aba­jo, una fotografía his­tó­ri­ca de Sal­va­to­re Fe­rra­ga­mo. Na­po­li­tano de ori­gen, se ins­ta­ló en Flo­ren­cia a fi­na­les de los años vein­te, tras re­gre­sar de Es­ta­dos Uni­dos.

Arriba a la iz­quier­da, la Sa­la di Bac­co e Arian­na, lla­ma­da así por el fres­co de Ra­nie­ri del Pa­ce, ‘Trion­fo di Arian­na’ (1714). A la de­re­cha, gra­ba­dos per­te­ne­cien­tes a la se­rie que el em­pe­ra­dor chino Quian­long en­car­gó en 1765 pa­ra con­me­mo­rar sus vic­to­rias mi­li­ta­res. En la pá­gi­na si­guien­te se apre­cia el ‘cotto fio­ren­tino’ (ba­rro co­ci­do) con que es­tá pa­vi­men­ta­do el pa­la­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.