CAR­TA DEL DI­REC­TOR

El País - Icon Design - - PORTADA -

Co­no­cí a Jor­di La­ban­da, el au­tor de nues­tra por­ta­da, a fi­na­les de los no­ven­ta. Sus co­la­bo­ra­cio­nes en Vang, el año­ra­do su­ple­men­to ju­ve­nil de La Van­guar­dia, y las re­vis­tas Wo­man y AB lo con­vir­tie­ron en el pri­mer ilus­tra­dor que des­pun­ta­ba en Bar­ce­lo­na des­de los años dorados de Ma­ris­cal, Na­za­rio y Max. Por aquel en­ton­ces sus vi­ñe­tas no eran un pro­di­gio téc­ni­co, y es­ta­ban im­preg­na­das de ese es­pí­ri­tu re­tro y pop que abun­da­ba en los fl­yers de los clu­bes de mo­da de la épo­ca co­mo Ze­les­te y Spor­ting Club. Pe­ro el ca­ris­ma que res­pi­ra­ban, la iro­nía y esa le­ve­dad en el tra­zo ya pre­sa­gia­ban al­go dis­tin­to. Jor­di se me an­to­ja­ba en­ton­ces co­mo una es­pe­cie de jus­ti­cie­ro de la cau­sa pop. Un freak de las re­vis­tas for­ma­do en di­se­ño in­dus­trial en la Es­co­la Mas­sa­na que no dis­cri­mi­na­ba en­tre al­ta y ba­ja cul­tu­ra. Y que su­po dar con la do­sis jus­ta de ma­la le­che pa­ra, sin ofen­der en ex­ce­so, ba­jar los hu­mos a to­dos los que nos des­vi­vía­mos por pa­re­cer mo­der­nos.

Co­mo ce­le­bri­dad lo­cal se ga­nó cier­ta fa­ma de enig­má­ti­co. Tam­bién de juez im­pla­ca­ble. Le co­pia­ban tan­to co­mo le te­mían. Y las pri­me­ras ve­ces que me lo cru­cé pa­re­cía en­can­ta­do de ejer­cer ese pa­pel de Pe­pi­to Gri­llo en una Bar­ce­lo­na que re­cuer­do con mu­cho ca­ri­ño, pe­ro que en reali­dad es­ta­ba pla­ga­da de va­que­ros acam­pa­na­dos Lois, ca­mi­se­tas de ly­cra de pas­ti­lle­ro y unos res­tau­ran­tes ma­cro­bió­ti­cos bas­tan­te ma­los.

Des­co­noz­co có­mo pa­só de to­do aque­llo al ra­dar de Ty­ler Brû­lé, el edi­tor con más ojo de la dé­ca­da. Pe­ro re­sul­ta tan evi­den­te que ese en­cuen­tro le cam­bió la vi­da a Jor­di co­mo que sus ilus­tra­cio­nes se la cam­bia­ron a la pu­bli­ca­ción que di­ri­gía, Wall­pa­per*. Con su no­ve­do­sa re­ce­ta de di­se­ño, mo­da y tex­tos so­ca­rro­nes, la re­vis­ta se con­vir­tió en la bi­blia de to­do lo que era guay en la se­gun­da mi­tad de los no­ven­ta. Y Jor­di, con per­mi­so del fo­tó­gra­fo Matt­hias Vriens, fue su co­la­bo­ra­dor más des­ta­ca­do. El que me­jor li­gó to­dos los in­gre­dien­tes que apa­sio­na­ban a Ty­ler: Sui­za, el mo­bi­lia­rio es­can­di­na­vo de los cin­cuen­ta, las ae­ro­lí­neas pi­jas, las opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio en paí­ses ra­ros y esa afi­ción ma­ra­vi­llo­sa a cier­tas sin­gu­la­ri­da­des pop de ca­rác­ter lo­cal (en el ca­so de Es­pa­ña, las bol­sas del su­per­mer­ca­do de El Cor­te In­glés y la per­mi­si­vi­dad an­te el ta­ba­co en los vue­los de Ibe­ria fue­ron re­fe­ren­cias ha­bi­tua­les).

En esas pá­gi­nas, Jor­di se hi­zo enor­me. En cuan­to a téc­ni­ca, pers­pec­ti­va y com­po­si­ción, pe­ro tam­bién en to­do lo de­más. Sus per­so­na­jes naíf ma­du­ra­ron y se se­xua­li­za­ron. Las re­fe­ren­cias pop se mul­ti­pli­ca­ron; se con­vir­tió en to­do un re­to iden­ti­fi­car­las. Y al tiem­po que su fe­nó­meno se glo­ba­li­za­ba y los clien­tes lla­ma­ban a su puer­ta (mar­cas de agua, pa­pe­le­ría, li­cor, co­ches, per­fu­mes, res­tau­ran­tes…), arre­cia­ron tam­bién las pri­me­ras con­tro­ver­sias: que si las lla­ma­das chi­cas La­ban­da fo­men­ta­ban la anore­xia, que si era un eli­tis­ta que vi­vía en los mun­dos de Yu­pi, que si se es­ta­ba que­man­do… Lo ha­bi­tual en es­te país, va­mos. Y así es más o me­nos co­mo se con­vir­tió en un hé­roe pa­ra mí. Di­ría que a la al­tu­ra de otros co­mo Er­té, Ch­ris­tian Bé­rard, Re­né Gruau y Ed­mond Ki­raz, pe­ro me es­ta­ría so­bran­do: sal­van­do lo que Ki­raz pu­bli­ca­ba en ¡Ho­la!, yo no sa­bía de es­tos mi­tos de la ilustración has­ta que co­no­cí al pro­pio Jor­di.

Pon­ga­mos que to­do es­to ocu­rrió en 1999. No pue­do ga­ran­ti­zar­lo, pe­ro me en­ca­ja sim­bó­li­ca­men­te: co­no­cer a Jor­di mar­có el fi­nal de una eta­pa pa­ra mí y fue el pre­lu­dio de mu­chas de las me­jo­res co­sas que me han pa­sa­do en la vi­da.

Lo pri­me­ro que se nos ocu­rrió al pre­pa­rar es­te nú­me­ro fue ho­me­na­jear, tan­to des­de la por­ta­da co­mo en el in­te­rior, a nues­tros mue­bles fa­vo­ri­tos, que ca­sual­men­te tie­nen un ai­re es­can­di­na­vo. Tam­bién al Wall­pa­per* de aque­lla épo­ca (1996-2002, por si hay al­gún ar­chi­vis­ta en la sa­la), que a es­tas al­tu­ras es una cons­tan­te. Y por su­pues­to a Jor­di.

Me gus­ta­rá sa­ber qué opi­nas tú, lec­tor, so­bre las ilus­tra­cio­nes. En ICON DE­SIGN pen­sa­mos que son ex­tra­or­di­na­rias. Al­go de lo que sen­tir­se or­gu­llo­so, aun­que de lo que más or­gu­llo­so es­toy es que Jor­di, a es­tas al­tu­ras de 2018, es al­guien a quien pue­do lla­mar ami­go. Aun­que ha­ga co­sas que me po­nen de los ner­vios co­mo no te­ner What­sapp. Jor­di, des­de la ba­rre­ra del res­pe­to y la com­pren­sión te lo di­go, ¿a quién quie­res en­ga­ñar?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.