Tiem­po al tiem­po

Jo­sep Font ¿Pue­de un di­se­ño de hoy ser tan atem­po­ral co­mo el ras­ca­cie­los más icó­ni­co de Nue­va York?

El País - Icon Design - - RECIBIDOR PENSAR LAS COSAS -

Es­te ve­rano me he en­con­tra­do re­fle­xio­nan­do so­bre el tiem­po. Es un te­ma que me in­quie­ta: ese ele­men­to in­tan­gi­ble que to­dos sen­ti­mos e in­clu­so su­fri­mos, y que, ca­da vez más, nos cues­ta per­ci­bir, in­mer­sos en la so­cie­dad fu­gaz en la que vi­vi­mos. To­do va más y más rá­pi­do. To­do se mue­ve con más ve­lo­ci­dad. No te­ne­mos ni tiem­po pa­ra di­ge­rir el mo­do en que el pro­pio tiem­po des­apa­re­ce en­tre nues­tras ma­nos. La ex­plo­sión de las re­des so­cia­les nos ha he­cho pi­sar el ace­le­ra­dor y cual­quier ti­po de con­te­ni­do es en­gu­lli­do co­mo un prin­ci­pio sin fin. Una ima­gen da la vuel­ta al mun­do en un ins­tan­te y se eva­po­ra de la mis­ma for­ma que emer­ge. To­do a la me­ra dis­tan­cia de un clic. Eso ha con­du­ci­do al to­do va­le. A la can­ti­dad fren­te a la ca­li­dad. Al rui­do sin sus­tan­cia.

Co­mo di­se­ña­dor, evo­lu­cio­nas y tie­nes que dar ese golpe de efec­to di­gi­tal. No so­la­men­te du­ran­te más de dos ho­ras des­pués de pre­sen­tar una nue­va colección, sino pa­ra po­der aguan­tar el má­xi­mo de tiem­po y no des­apa­re­cer del feed de las re­des so­cia­les de­jan­do pa­so al si­guien­te. An­ta­ño, pa­ra que sa­lie­ran pu­bli­ca­das las co­lec­cio­nes, ha­bía que es­pe­rar la tem­po­ra­da en sí, pe­ro aho­ra si se pu­bli­ca so­lo una ho­ra des­pués, ya lle­gas tar­de. Las re­des so­cia­les nos han co­nec­ta­do, pe­ro tam­bién nos han dis­tan­cia­do. Nos han ale­ja­do de la aten­ción al de­ta­lle, del tra­ba­jo es­me­ra­do, del re­co­no­ci­mien­to del es­fuer­zo. So­lo ha­ce fal­ta fi­jar­se en el Chrysler Buil­ding de Nue­va York. Fue uno de los pri­me­ros ras­ca­cie­los y ca­si un si­glo des­pués si­gue im­ba­ti­ble co­mo uno de los edi­fi­cios más mo­der­nos y vi­gen­tes de la ciu­dad. En la Al­ta Cos­tu­ra su­ce­de lo mis­mo. Por eso me gus­ta, por­que per­mi­te apre­ciar el va­lor del tiem­po. La ca­li­dad so­bre la can­ti­dad, por­que la ca­li­dad re­sis­te al tiem­po, e in­clu­so lo­gra que el tiem­po jue­gue a su fa­vor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.