Una ora­ción por el hor­mi­gón

Has­ta ha­ce muy po­co, el di­se­ño pro­me­tía un mun­do me­jor. Lo que apren­di­mos des­pués es que los pro­ble­mas del mun­do no se so­lu­cio­nan con ob­je­tos

El País - Icon Design - - ¿UNA LÁMPARA PARA SER FELIZ? - TEX­TO STEP­HEN BAY­LEY ILUSTRACIÓN JOHN HOLCROFT

Ten­go una fan­ta­sía re­cu­rren­te so­bre los Gran­des Di­se­ña­do­res. Es­tán en el Olim­po, có­mo­da­men­te sen­ta­dos, pro­te­gi­dos por su in­mor­ta­li­dad y es­cu­da­dos en la va­len­tía de sus propias res­tric­cio­nes. Pe­ro la Era del Di­se­ño re­sul­ta hoy tan re­mo­ta y mis­te­rio­sa co­mo los sa­cri­fi­cios ri­tua­les de los in­cas o las cos­tum­bres ma­ri­ta­les de los Tu­dor. La Era del Di­se­ño fue un pe­rio­do de cer­te­za mo­ral, y hoy te­ne­mos muy po­co de eso. La Era del Di­se­ño, po­de­mos ver­lo hoy, fue un mo­men­to his­tó­ri­co ca­si tan pre­ci­so co­mo lo fue­ron el Ba­rro­co o el Ro­co­có. Es de­cir, que tu­vie­ron un prin­ci­pio y un fi­nal. Pe­ro ya fue­ron.

Con es­to no pre­ten­do fal­tar­le el res­pe­to a los Gran­des Di­se­ña­do­res. Em­pe­zan­do por Ray­mond Loewy (el ge­nio ven­de­mo­tos que es­ta­ble­ció la pri­me­ra “con­sul­to­ría de di­se­ño” del mun­do en Nue­va York en 1927) y ter­mi­nan­do con Jony Ive (que im­plan­tó su lu­cra­ti­va ma­gia es­té­ti­ca en Ap­ple 70 años des­pués), los Gran­des Di­se­ña­do­res siem­pre han sa­bi­do to­mar­le el pul­so a su épo­ca dán­do­nos pro­duc­tos pa­ra la pos­te­ri­dad. En la Ale­ma­nia de des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, Hans Gu­ge­lot y Die­ter Rams cre­ye­ron que el di­se­ño po­día ser sis­te­má­ti­co. Que po­dían tras­cen­der el gus­to desa­rro­llan­do un sis­te­ma pseu­do­cien­tí­fi­co. En Es­ta­dos Uni­dos, Char­les Ea­mes creó a su al­re­de­dor un fo­to­gé­ni­co e in­for­mal cul­to a la per­so­na­li­dad, ade­más de des­ta­ca­bles pie­zas de mo­bi­lia­rio. Y mien­tras, en Ita­lia, los her­ma­nos Achi­lle y Pier Gia­co­mo Cas­ti­glio­ni, Joe Colombo, Mar­co Za­nu­so, Et­to­re Sot­tsass y otros con­fir­ma­ron el ta­len­to de ese país pa­ra la invención ar­tís­ti­ca y su amor por la for­ma es­cul­tu­ral: las edi­cio­nes ori­gi­na­les de la lám­pa­ra Ar­co, la má­qui­na de es­cri­bir Va­len­ti­ne (fa­bri­ca­da por Oli­vet­ti) o la te­le por­tá­til Al­gol de Brion­ve­ga, di­se­ña­das con bri­llan­tez por es­tos crea­do­res, hoy son te­so­ros de ar­queo­lo­gía de­sign. Los veo co­mo La me­lan­co­lía, ese gra­ba­do en el que Du­re­ro di­bu­jó una fi­gu­ra enig­má­ti­ca, dis­traí­da, de­pri­mi­da y ro­dea­da de lo que pa­re­ce el con­te­ni­do de una vie­ja bi­blio­te­ca que hu­bie­ra si­do sa­quea­da, sus res­tos es­par­ci­dos por el sue­lo. Así veo a los Gran­des Di­se­ña­do­res. Ro­dea­dos de sus es­fuer­zos fra­ca­sa­dos.

Su apa­bu­llan­te cer­te­za mo­ral es­ta­ba fun­da­men­ta­da en que pro­duc­tos me­jo­res me­jo­ra­rían la exis­ten­cia. Que una me­ce­do­ra bien di­se­ña­da po­día ser un re­me­dio con­tra la tris­te­za o que una ra­dio de plás­ti­co por­tá­til po­día cu­rar la me­lan­co­lía hu­ma­na. Pe­ro na­die en­con­tró nun­ca una de­fi­ni­ción ni me­dio sa­tis­fac­to­ria pa­ra el tér­mino bien di­se­ña­do. Usar los ma­te­ria­les co­mo for­ma de ex­pre­sión tam­bién fue ca­pi­tal pa­ra los Gran­des Di­se­ña­do­res. El plás­ti­co te­nía un sig­ni­fi­ca­do ca­si religioso. Y pa­ra los ar­qui­tec­tos el hor­mi­gón era un ar­tícu­lo de fe. In­sis­tían en “la ver­dad de los ma­te­ria­les”, pe­ro Li­na Bo Bar­di, la ar­qui­tec­ta cu­yo le­ga­do ha si­do re­cien­te­men­te re­cu­pe­ra­do, se hi­zo un nom­bre desafian­do la so­lem­ne gra­ve­dad del hor­mi­gón, no su “ver­dad”. Pue­de que esa ver­dad de los ma­te­ria­les ten­ga sen­ti­do si se re­fie­re a ele­men­tos co­mo la ma­de­ra, el hie­rro o la pie­dra, pe­ro ¿qué ti­po de ver­dad pue­de en­ce­rrar el po­li­te­tra­fluo­roe­ti­leno? Na­die lo sa­be.

Las creen­cias de los Gran­des Di­se­ña­do­res tam­po­co han so­bre­vi­vi­do a la fa­ti­ga de los con­su­mi­do­res ac­tua­les. La gen­te ya no se de­fi­ne en tér­mi­nos de com­prar más si­llas, por muy bo­ni­tas o úti­les que sean, y ni si­quie­ra sue­ñan con ellas. El di­se­ño no ofre­ce so­lu­cio­nes a los pro­ble­mas con­tem­po­rá­neos. Pe­ro lo con­mo­ve­dor de los Gran­des Di­se­ña­do­res era que ellos creían fer­vien­te­men­te que el Di­se­ño, así, con ma­yús­cu­la, po­día me­jo­rar la vi­da. ¡Gio Pon­ti pue­de ha­cer un co­che me­jor que Fiat! ¡Char­les Ea­mes, pre­si­den­te! ¡Sot­tsass sal­va los su­bur­bios! Aque­llas eran ele­va­das creen­cias, pe­ro no so­bre­vi­vie­ron a la du­re­za del mun­do. Hoy po­de­mos ver el Di­se­ño co­mo un mo­vi­mien­to re­cien­te en la his­to­ria del ar­te. No fue más que una bo­ni­ta fic­ción. Y la apre­cia­mos con su co­rres­pon­dien­te sen­ti­mien­to de pér­di­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.