Qué bien, la pla­ya

Na­cho Ale­gre Cuan­do Bar­ce­lo­na ga­nó el mar lo per­dió al mi­nu­to si­guien­te

El País - Icon Design - - RECIBIDOR MAR Y MONTAÑA -

Es­te agos­to re­leí La ciu­dad de los ar­qui­tec­tos, el li­bro don­de Llàt­zer Moix cuen­ta có­mo el ar­qui­tec­to Oriol Bohi­gas cons­tru­yó la Bar­ce­lo­na ac­tual, abrién­do­la al mar. Así que una tar­de, en­va­len­to­na­do por el sen­ti­mien­to de cul­pa por usar tan po­co ese fa­mo­so fren­te ma­rí­ti­mo, me fui a la pla­ya. Cru­zas el Born, pa­sas la Ciu­ta­de­lla y ba­jas We­lling­ton, una de las ca­lles más bo­ni­tas de Bar­ce­lo­na pe­se al olor a ca­ca de mono (pro­ce­den­te del zoo) y a un edi­fi­cio in­fa­me que di­se­ñó Na­va­rro Bal­de­weg. Atra­vie­sas las ron­das por el par­que que ro­dea Trías Far­gas, pre­cio­so si los es­tan­ques tu­vie­sen agua, y allí, a 500 me­tros de la pla­ya, ter­mi­na Bar­ce­lo­na. So­bre la are­na, dos chi­cas se sir­ven mo­ji­tos en va­sos de plás­ti­co que más tar­de aban­do­na­rán, ha­bien­do en­te­rra­do sus co­li­llas pre­via­men­te. Un ven­de­dor asiá­ti­co pa­tea una ra­ta que hur­ga en el es­con­di­te don­de guar­da las la­tas. Unos ma­to­nes fu­man shis­ha en un bar con te­má­ti­ca orien­tal. 30 ho­lan­de­ses cru­zan el pa­seo en seg­way. Un in­glés me­dio atur­di­do es des­va­li­ja­do por unos cha­va­les lo­ca­les. Pien­so en ir a de­cir­les al­go, pe­ro se ade­lan­ta otro in­glés más al­to, aun­que tam­po­co es­tá muy fino. Los cha­va­les le pe­gan y se van. Me da ra­bia pe­ro tam­bién pien­so que es una re­la­ción sim­bió­ti­ca que es me­jor no al­te­rar. Dos guar­dias ur­ba­nos pien­san lo mis­mo que yo y fu­man mien­tras co­men­tan la no­che ca­yen­do so­bre la pla­ya. Efec­ti­va­men­te, Bar­ce­lo­na ga­nó el mar, pe­ro tan rá­pi­do co­mo lo ga­nó lo per­di­mos los ciu­da­da­nos, igual que per­di­mos las Ram­blas. No hay que cul­par al turismo. El pro­ble­ma, me di­ce un ami­go ar­qui­tec­to, es que no hay te­ji­do ur­bano. No hay ve­ci­nos, no hay co­mer­cio de ba­rrio, no hay fa­mi­lias, no hay vi­da de ciu­dad. Y no to­dos los pro­ble­mas se pue­den so­lu­cio­nar im­po­nien­do nor­ma­ti­vas o con me­di­das so­cia­les. El li­bro de Llàt­zer Moix de­fien­de el po­der de un ar­qui­tec­to pa­ra in­fluir en la vi­da de la ciu­dad. Es ur­gen­te que Bar­ce­lo­na re­cu­pe­re la fi­gu­ra del ar­qui­tec­to je­fe, del gran pla­ni­fi­ca­dor con una vi­sión hu­ma­nis­ta que pue­da desa­rro­llar­se más allá de la ur­gen­cia po­lí­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.