To­do el po­der pa­ra el clic

El País (Nacional) - - PÁGINA 2 - José Ig­na­cio To­rre­blan­ca @ji­to­rre­blan­ca

Keith Weed, di­rec­tor de mar­ke­ting de Uni­le­ver, uno de los ma­yo­res anun­cian­tes del mun­do, ha ame­na­za­do con re­ti­rar sus anun­cios de pla­ta­for­mas di­gi­ta­les co­mo Goo­gle, Fa­ce­book y You­Tu­be “si crean di­vi­sión, fo­men­tan el odio y no to­man me­di­das pa­ra pro­te­ger a nues­tros hi­jos”. Un anun­cian­te, ha di­cho, no pue­de in­ser­tar pu­bli­ci­dad en un en­torno en “el que los con­su­mi­do­res no con­fían en lo que ven on­li­ne”.

El im­pac­to que ha te­ni­do es­ta fra­se re­cuer­da al de la pro­nun­cia­da por Mario Drag­hi en ju­lio de 2012 en ple­na cri­sis de deu­da so­be­ra­na cuan­do di­jo que el BCE ha­ría to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra pre­ser­var el eu­ro y aña­dió: “Créan­me, se­rá su­fi­cien­te”. Con esas pa­la­bras, Drag­hi sal­vó el eu­ro. Pe­ro no fue­ron sus pa­la­bras las que lo lo­gra­ron, sino el he­cho de que quien las pro­nun­cia­ba te­nía la cre­di­bi­li­dad que le con­ce­día el po­der im­pri­mir tan­tos mi­llo­nes de eu­ros co­mo fue­ra ne­ce­sa­rio pa­ra obli­gar­les a desis­tir de ha­cer­lo caer. “En la ru­le­ta, la ban­ca siem­pre ga­na”, vino a re­cor­dar.

Gra­cias a su ca­pa­ci­dad de in­no­va­ción y al fa­vor de los con­su­mi­do­res, Goo­gle y Fa­ce­book han lo­gra­do ha­cer­se con el 80% del mer­ca­do pu­bli­ci­ta­rio di­gi­tal mun­dial. Pe­ro la uti­li­za­ción frau­du­len­ta de es­tas pla­ta­for­mas por ter­ce­ros pa­ra di­se­mi­nar no­ti­cias fal­sas, con­te­ni­do inapro­pia­do, in­ci­tar el odio o jus­ti­fi­car la vio­len­cia ha­ce pe­li­grar la con­fian­za de los con­su­mi­do­res y anun­cian­tes.

Has­ta aho­ra los Go­bier­nos han te­ni­do po­co éxi­to en sus in­ten­tos de re­gu­lar es­tas pla­ta­for­mas: además de la es­ca­sa trans­pa­ren­cia que mues­tran, mu­chas ca­re­cen de me­ca­nis­mos de aten­ción al clien­te pa­ra que los usua­rios pue­dan co­mu­ni­car­se con ellas o no dis­po­nen de se­des le­ga­les en los paí­ses don­de ope­ran pa­ra que los jue­ces que in­ves­ti­gan de­li­tos pue­dan re­ca­bar su coope­ra­ción.

Pe­ro co­mo de­mues­tra Uni­le­ver, don­de los Go­bier­nos es­tán fra­ca­san­do, los con­su­mi­do­res se es­tán im­po­nien­do. Los 193 miem­bros de Na­cio­nes Uni­das ja­más se pon­drán de acuer­do pa­ra re­gu­lar el sec­tor. Y sin em­bar­go, pa­ra­do­ja, va­rios mi­les de mi­llo­nes de usua­rios van a po­der ha­cer­lo con sus bi­llo­nes de clics por­que las com­pa­ñías es­cu­cha­rán sus preo­cu­pa­cio­nes le­gí­ti­mas. La glo­ba­li­za­ción es­cri­be rec­to con ren­glo­nes tor­ci­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.