La nue­va ley del PSOE

Los so­cia­lis­tas es­pa­ño­les ne­ce­si­tan un pro­yec­to de país, no re­van­chas in­ter­nas

El País (Nacional) - - OPINIÓN -

Ame­nos de año y medio de las pró­xi­mas elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les y au­to­nó­mi­cas, el PSOE pro­po­ne do­tar­se de re­glas que re­fuer­zan a la di­rec­ción fe­de­ral fren­te a las es­truc­tu­ras re­gio­na­les y lo­ca­les. El cam­bio se ins­cri­be en una re­for­ma más am­plia que, en lí­neas ge­ne­ra­les, otor­ga ma­yor po­der de de­ci­sión a los mi­li­tan­tes, que se­rán los que de­ci­dan los ca­be­zas de lis­ta me­dian­te pri­ma­rias y los úni­cos que, con su vo­to, po­drán po­ner y qui­tar al se­cre­ta­rio ge­ne­ral. Se res­ta po­der así a las es­truc­tu­ras in­ter­me­dias del par­ti­do (co­mo las fe­de­ra­cio­nes y el co­mi­té fe­de­ral) y se apues­ta por una ma­yor par­ti­ci­pa­ción di­rec­ta en de­tri­men­to de los me­ca­nis­mos de la de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va. Son cam­bios que pue­den me­nos­ca­bar el di­fí­cil equi­li­brio en­tre efi­ca­cia de ac­ción y par­ti­ci­pa­ción in­ter­na; en­tre una es­truc­tu­ra ce­rra­da a sus mi­li­tan­tes y una más abier­ta a sus vo­tan­tes, que son a la pos­tre los que de­ter­mi­nan su po­der y su ca­pa­ci­dad de fi­nan­cia­ción.

El PSOE, co­mo la ma­yo­ría de los par­ti­dos so­cial­de­mó­cra­tas eu­ro­peos, su­fre una cri­sis exis­ten­cial. Los so­cia­lis­tas fran­ce­ses han des­apa­re­ci­do prác­ti­ca­men­te del ma­pa po­lí­ti­co y el SPD ale­mán se de­ba­te en­tre las exi­to­sas ne­go­cia­cio­nes de sus lí­de­res pa­ra for­mar la Gran Coa­li­ción y unas ba­ses que pue­den des­ba­ra­tar to­da la es­tra­te­gia y su­mir al país (y a Eu­ro­pa) en una cri­sis po­lí­ti­ca de en­ver­ga­du­ra. Iden­ti­fi­car más de­mo­cra­cia con la par­ti­ci­pa­ción di­rec­ta de las ba­ses, abu­sar, so­bre to­do, de las con­sul­tas, pue­de lle­var a los par­ti­dos a una pa­rá­li­sis que re­per­cu­ta en la go­ber­na­bi­li­dad de un país. Ese es el má­xi­mo te­mor que sus­ci­tan las nuevas re­glas del PSOE, con­tra­dic­to­rias, además, con su vo­ca­ción plu­ri­na­cio­nal y fe­de­ral.

Los re­gla­men­tos in­ter­nos de los par­ti­dos no son, en to­do ca­so, lo que más preo­cu­pa del mo­men­to del PSOE. Lo im­por­tan­te es que los so­cia­lis­tas es­pa­ño­les sean ca­pa­ces de en­ri­que­cer el de­ba­te con pro­pues­tas que atrai­gan al elec­to­ra­do. Ha­ce tiempo que la so­cie­dad es­pa­ño­la ve en el PSOE un par­ti­do an­qui­lo­sa­do en el pa­sa­do, en­ce­rra­do en sus in­tere­ses elec­to­ra­les y ero­sio­na­do por sus dispu­tas in­ter­nas. Pe­ro el úl­ti­mo son­deo de Me­tros­co­pia arro­ja un re­sul­ta­do aún más alar­man­te: so­lo el 39% de los vo­tan­tes so­cia­lis­tas cree que su par­ti­do tie­ne un pro­yec­to de fu­tu­ro pa­ra España. El 43% de ellos in­clu­so per­ci­be con más cla­ri­dad la vi­sión de Ciu­da­da­nos. En re­su­men, el PSOE sim­ple­men­te no cuen­ta: ni co­mo al­ter­na­ti­va de Go­bierno ni co­mo opo­si­ción.

La ta­rea del PSOE pa­ra re­cu­pe­rar su cré­di­to es ti­tá­ni­ca. To­das sus ener­gías y su ima­gi­na­ción de­be­rían de es­tar con­cen­tra­das en esa la­bor. Sin em­bar­go, sus nuevas nor­mas des­pier­tan, inevi­ta­ble­men­te, la sos­pe­cha de que la di­rec­ción na­cio­nal reac­cio­na con­tra los lí­de­res re­gio­na­les y las es­truc­tu­ras que en su día des­ca­bal­ga­ron a su se­cre­ta­rio ge­ne­ral y a la par­te del apa­ra­to que le apo­ya­ba. Huir de la con­fron­ta­ción in­ter­na, atraer nue­vos ta­len­tos, ser más in­clu­si­vos y re­vi­ta­li­zar el par­ti­do de­be­ría im­po­ner­se a re­van­chas in­ter­nas que so­lo me­nos­ca­ban aún más la voz de los so­cia­lis­tas. El ob­je­ti­vo su­pre­mo re­quie­re otra for­ma de ha­cer po­lí­ti­ca y de ge­ne­rar li­de­raz­gos en torno a un pro­yec­to so­cial­de­mó­cra­ta de país que es­tá por ve­nir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.