El mo­de­lo fin­lan­dés de Kai­ja Saa­riaho

La com­po­si­to­ra ga­na el pre­mio Fron­te­ras del Co­no­ci­mien­to del BBVA

El País (Nacional) - - CULTURA - J. FER­NÁN­DEZ GUE­RRA,

La con­ce­sión del pre­mio Fron­te­ras del Co­no­ci­mien­to del BBVA en la ca­te­go­ría de Com­po­si­ción a la crea­do­ra fin­lan­de­sa Kai­ja Saa­riaho brinda di­ver­sas lecturas. Se tra­ta de la se­gun­da mu­jer con­se­cu­ti­va que lo­gra es­te pres­ti­gio­so ga­lar­dón, tras la ru­sa So­fia Gu­bai­dú­li­na. Pe­ro hay más: am­bas vie­nen de paí­ses y reali­da­des mar­ca­das por di­ver­sas se­me­jan­zas. Rusia vi­vió la re­vo­lu­ción con que en­tró en el si­glo XX en 1917, el mis­mo año que Fin­lan­dia al­can­zó su in­de­pen­den­cia. No ha si­do un si­glo fá­cil pa­ra los dos paí­ses, pe­ro pa­re­ce que­dar cla­ro que cier­tos avan­ces han lle­ga­do allí con ma­yor in­ten­si­dad que a otros ám­bi­tos, y uno de ellos es jus­ta­men­te el pa­pel de la mu­jer y el de la mú­si­ca.

En el ca­so de Kai­ja Saa­riaho (Hel­sin­ki, 1952) y, por tan­to, de una ge­ne­ra­ción pos­te­rior a la de la ya ci­ta­da Gu­bai­dú­li­na (Chís­to­pol, 1931), su eclo­sión co­mo fi­gu­ra de re­nom­bre mun­dial no pue­de se­pa­rar­se del mi­la­gro edu­ca­ti­vo ope­ra­do en su país, con am­plias re­per­cu­sio­nes en la for­ma­ción mu­si­cal.

De he­cho, el éxi­to de la educación mu­si­cal finesa es tan gran­de que ape­nas pue­de ab­sor­ber­lo una po­bla­ción de al­re­de­dor de cin­co mi­llo­nes, y Kai­ja, co­mo su ami­go y co­le­ga EsaPek­ka Sa­lo­nen, han te­ni­do que desa­rro­llar su ca­rre­ra fue­ra, Pa­rís, en el ca­so de Saa­riaho y to­do el mun­do en el del di­rec­tor. Es lo que se po­dría lla­mar el exi­lio por ex­ce­so de éxi­to. No obs­tan­te, su po­pu­la­ri­dad eb su país na­tal es enor­me y sus dis­cos se en­cuen­tran en las tien­das del ae­ro­puer­to de Hel­sin­ki jun­to a los inevi­ta­bles ce­ni­ce­ros de Al­var Aal­to.

Se ci­ta fre­cuen­te­men­te la in­ten­sa re­la­ción de Kai­ja Saa­riaho con el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción Acús­ti­co Mu­si­cal (IRCAM) de Pa­rís, don­de vi­ve des­de 1982, e in­clu­so el co­mu­ni­ca­do de pren­sa de la Fun­da­ción BBVA alu­de a que “bo­rra las fron­te­ras en­tre mú­si­ca acús­ti­ca y elec­tró­ni­ca”. Es una ba­na­li­dad, ya que esa di­fu­mi­na­ción lle­va ope­rán­do­se des­de ha­ce dé­ca­das y tie­ne nu­me­ro­sí­si­mos apellidos. Pe­ro es cier­to que Saa­riaho ha desa­rro­lla­do una poé­ti­ca que tie­ne la de­li­ca­de­za del cris­tal de nie­ve.

Co­lo­res fríos

No po­cos crí­ti­cos la han si­tua­do en el ám­bi­to del es­pec­tra­lis­mo fran­cés en lo que se­ría su se­gun­da ge­ne­ra­ción. Al­go de ello hay, pe­ro co­mo pu­ro sen­ti­do co­mún de una crea­do­ra que ha ex­plo­ra­do las bo­rro­si­da­des del so­ni­do con los po­de­ro­sos me­dios téc­ni­cos de la mo­der­na in­for­má­ti­ca mu­si­cal.

Su ami­go el di­rec­tor ca­ta­lán Martínez Iz­quier­do, se­ña­la la im­por­tan­cia del co­lor en su mú­si­ca. Pe­ro no cual­quier co­lor: se mue­ve más bien en las ga­mas frías de los co­lo­res. Tam­po­co re­sul­ta aje­na a su pro­duc­ción la im­por­tan­cia de tra­ba­jar con in­tér­pre­tes es­pe­cí­fi­cos, ge­ne­ral­men­te bue­nos ami­gos, prác­ti­ca que de­bió im­plan­tar­se en su ADN en su pe­ri­plo por la for­mi­da­ble Aca­de­mia Si­be­lius.

Pe­ro lo que ha da­do un em­pu­jón for­mi­da­ble a su éxi­to mun­dial ha si­do su pa­so por la ópe­ra. Tras la em­ble­má­ti­ca L’amour de loin de 2000, en la que fi­jó un equi­po de co­la­bo­ra­do­res fiel con el es­cri­tor fran­co-li­ba­nés Amin Maa­louf y el di­rec­tor tea­tral Pe­ter Se­llars, has­ta su quin­ta ópe­ra en pre­pa­ra­ción, su tra­yec­to­ria es mo­dé­li­ca: Adria­na Ma­ter (2006), Émi­lie (2010) y Only the Sound Re­mains (2015). De he­cho, su apor­ta­ción lí­ri­ca cons­ti­tu­ye una de las pie­zas an­gu­la­res del ac­tual re­per­to­rio en fran­cés. Cu­rio­so mes­ti­za­je ope­rís­ti­co tra­tán­do­se de una com­po­si­to­ra fin­lan­de­sa y un es­cri­tor de ori­gen li­ba­nés.

Saa­riaho, en su­ma, mar­ca un pa­so ade­lan­te en la ac­tua­li­za­ción, len­ta pe­ro inevi­ta­ble, de un pre­mio que se es­ta­ba es­tan­can­do en la ge­ne­ra­ción sénior de los crea­do­res mu­si­ca­les. Con Saa­riaho se afir­ma la pre­sen­cia de la mu­jer co­mo un he­cho in­con­tro­ver­ti­ble, la ge­ne­ra­ción que he­re­dó los res­tos de la fies­ta de la van­guar­dia y ha te­ni­do que mol­dear­la has­ta con­ver­tir­la en un pla­to ar­tís­ti­co de­li­ca­do y sa­bro­so, y, qui­zá tam­bién, el pre­do­mi­nio de los paí­ses del Es­te, que siem­pre han te­ni­do una tra­di­ción mu­si­cal a prue­ba de ca­tás­tro­fes.

/ FUN­DA­CIÓN BBVA

Kai­ja Saa­riaho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.