Ny­man ul­ti­ma una ópe­ra so­bre la ma­le­ta me­xi­ca­na de Ca­pa

El com­po­si­tor, de gi­ra por España, se ins­pi­ra en fo­to­gra­fías de la Gue­rra Ci­vil que du­ran­te 70 años per­ma­ne­cie­ron iné­di­tas

El País (Nacional) - - CULTURA - JE­SÚS RUIZ MAN­TI­LLA,

Cuan­do en 2010, su ami­ga Tris­ha Ziff le con­ven­ció pa­ra que hi­cie­ra la mú­si­ca de su do­cu­men­tal La ma­le­ta me­xi­ca­na, Mi­chael Ny­man ape­nas co­no­cía de las pe­ri­pe­cias de Ro­bert Ca­pa y Ger­da Ta­ro. “No sabía na­da de la Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la, ni de los ex­tran­je­ros que com­ba­tie­ron allí, na­da de la diás­po­ra y el exi­lio y mu­cho me­nos de la ge­ne­ro­si­dad que tu­vo el Go­bierno me­xi­cano con los que per­die­ron la gue­rra en España”, ase­gu­ró el mú­si­co por te­lé­fono la pa­sa­da se­ma­na. Pe­ro en­tró a fon­do. Y que­dó atra­pa­do en el hi­lo de des­gra­cias que mar­có el si­glo XX has­ta el pun­to de no que­dar­se sa­tis­fe­cho so­lo con la ban­da so­no­ra del do­cu­men­tal. “Aho­ra pre­pa­ro una ópe­ra”, aún sin tí­tu­lo, anun­cia.

Lo di­ce cuan­do es­tá a pun­to de lle­gar al país don­de am­bos con­vi­vie­ron du­ran­te la gue­rra co­mo fo­tó­gra­fos y en el que Ta­ro mu­rió aplas­ta­da por un tan­que re­pu­bli­cano. Fue cer­ca de El Es­co­rial, en un ac­ci­den­te pro­vo­ca­do por la con­fu­sión de un vue­lo ra­san­te por par­te de la avia­ción fran­quis­ta. Te­nía en­ton­ces 26 años. Has­ta en­ton­ces, ella fue la mi­tad de Ca­pa. El seu­dó­ni­mo lo ocu­pa­ban dos: la ale­ma­na y En­dre Er­nö Fried­mann, su pa­re­ja y co­le­ga hún­ga­ro de pro­ce­den­cia ju­día, que fi­nal­men­te fir­ma­ría siem­pre co­mo tal has­ta su muer­te en 1957.

Da­vid Sey­mour fue el ter­ce­ro en es­ta his­to­ria que aca­ba en Mé­xi­co. Allí es don­de apa­re­ce en la dé­ca­da de los no­ven­ta una ma­le­ta con 4.000 ne­ga­ti­vos de los tres re­por­te­ros grá­fi­cos. Y de ese via­je da cuen­ta la ópe­ra de Ny­man. “En un mun­do en que ca­da vez se re­cla­man más fron­te­ras, es­ta es una his­to­ria ejem­plar”. Más pa­ra un ac­to ge­ne­ro­so, co­mo el que Mé­xi­co y el Go­bierno de Lá­za­ro Cár­de­nas de­mos­tra­ron con la aco­gi­da de los es­pa­ño­les des­te­rra­dos. “Que a un país que ha si­do ca­paz de dar tan­to con una aper­tu­ra co­mo aque­lla se le quie­ran po­ner tra­bas y ce­rrar el pa­so, es sig­ni­fi­ca­ti­vo”.

Es en Ciu­dad de Mé­xi­co don­de ha man­te­ni­do re­la­ción con exi­lia­dos es­pa­ño­les y sus des­cen­dien­tes: “Aque­lla ava­lan­cha ayu­dó a en­ri­que­cer la cul­tu­ra me­xi­ca­na. Si­gue sien­do al­go muy pre­sen­te y muy vi­vo to­da­vía hoy”, afir­ma. Co­mo lo son pa­ra él las ex­pe­rien­cias que le han ido mar­can­do. Aquel bal­bu­cien­te mi­ni­ma­lis­mo que lo atra­pó en Lon­dres ha­cia los años se­ten­ta, con re­fe­ren­tes co­mo Phi­lip Glass o Brian Eno. La alian­za, que ya es his­to­ria del ci­ne, en­tre él y Pe­ter Gree­na­way, dio pe­lí­cu­las tan in­quie­tan­tes co­mo El con­tra­to del di­bu­jan­te, El co­ci­ne­ro, el la­drón, su mu­jer y su aman­te… “Es­tán muy pre­sen­tes den­tro de es­ta gi­ra en que ce­le­bra­mos 40 años jun­tos con nues­tra ban­da”, anun­cia Ny­man. “Son obras en las que la mú­si­ca que hi­ce la sien­to mu­cho más pro­pia que en otras co­mo El piano”.

Ny­man ac­túa el do­min­go en Madrid, en el ci­clo del Cen­tro Na­cio­nal de Di­fu­sión Mu­si­cal. Pe­ro an­tes ha­ce pa­ra­da en Burgos (ma­ña­na) y Bar­ce­lo­na (el sá­ba­do). Du­ran­te sus con­cier­tos, el au­tor da­rá re­pa­so a sus ban­das so­no­ras, pe­ro tam­bién a sus pie­zas or­ques­ta­les. Las con­si­de­ra en cam­bio y trans­for­ma­ción cons­tan­te. “Uno de los as­pec­tos con los que más dis­fru­ta­mos es con la evo­lu­ción que afec­ta a las obras des­pués de to­car­las jun­tos tan­tas ve­ces”.

En eso en­fren­ta dos as­pec­tos de la na­tu­ra­le­za mu­si­cal en per­pe­tuo con­flic­to: “El egoís­mo de un com­po­si­tor y la ne­ce­si­dad de crear pa­ra com­par­tir”. Ny­man ha rea­li­za­do un via­je vi­tal y ar­tís­ti­co ali­men­ta­do tan­to por los orí­ge­nes co­mo por la ul­tra­van­guar­dia. “Me atra­je­ron tan­to el po­der de los ba­rro­cos y re­na­cen­tis­tas —Bach, Pur­cell o Fran­cis­co de Vi­to­ria y Ca­be­zón— co­mo las obras rompe­doras de Pie­rre Bou­lez o Stock­hau­sen”, ase­gu­ra.

/ DA­VID SEY­MOUR (MAG­NUM)

Má­qui­na de es­cri­bir des­tro­za­da tras un bom­bar­deo en Gi­jón en 1937. Es una de las imá­ge­nes en­con­tra­das en la ma­le­ta me­xi­ca­na con ne­ga­ti­vos de Ro­bert Ca­pa, Ger­da Ta­ro y Chim Sey­mour.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.