Ka­va­naugh o la éli­te cria­da en­tre ex­ce­sos, al­cohol y ma­chis­mo

Las acu­sa­cio­nes de abu­sos se­xua­les con­tra el can­di­da­to de Trump al Su­pre­mo po­nen el fo­co en el am­bien­te es­tu­dian­til en que se for­man cier­tos lí­de­res en EE UU

El País (Nacional) - - PORTADA - PA­BLO GUIMÓN / SAN­DRO POZZI Was­hing­ton / New Ha­ven

El pri­vi­le­gio se res­pi­ra en es­te co­le­gio, que se ex­tien­de por 38 hec­tá­reas de cés­ped per­fec­ta­men­te cortado y cuen­ta, en­tre otras ins­ta­la­cio­nes, con un cam­po de golf de nue­ve ho­yos, pa­be­llón de ba­lon­ces­to, cua­tro can­chas de en­tre­na­mien­to, cam­pos de béis­bol, de la­cros­se, de fút­bol y de fút­bol ame­ri­cano, así co­mo pis­ta de atle­tis­mo cu­bier­ta, pis­ci­na olím­pi­ca, zo­na de tram­po­li­nes y un es­tu­dio de gra­ba­ción pro­fe­sio­nal. En la es­cue­la de se­cun­da­ria Geor­ge­town Pre­pa­ra­tory, en­rai­za­da en la tra­di­ción jesuita, ca­da cla­se co­mien­za con una ora­ción y la ma­trí­cu­la se pa­ga a más de 32.000 eu­ros, ca­si el do­ble pa­ra los in­ter­nos. Si­tua­da en la zo­na de Mary­land, li­mí­tro­fe con Was­hing­ton DC, una de las más ri­cas del país, el cen­tro lle­va, co­mo re­cuer­dan los car­te­les re­par­ti­dos por su pe­rí­me­tro va­lla­do, for­man­do “hom­bres pa­ra los de­más des­de 1789”.

Aquí pa­só su ado­les­cen­cia Brett Ka­va­naugh, el hom­bre de­sig­na­do por Do­nald Trump pa­ra juez del Su­pre­mo y que el vier­nes, en­tre lá­gri­mas y mue­cas de ra­bia, com­par­tió con to­do el país sus in­ti­mi­da­des de la épo­ca. Lo que su­ce­dió o no su­ce­dió una no­che de ve­rano en esos tiem­pos, aho­ra que Ch­ris­ti­ne Bla­sey Ford acu­sa al juez de ha­ber in­ten­ta­do vio­lar­la, sigue co­pan­do el de­ba­te na­cio­nal.

Otra mujer, De­bo­rah Ra­mí­rez, acu­sa al juez de ha­ber­la agre­di­do se­xual­men­te en la uni­ver­si­dad de Ya­le, don­de am­bos es­tu­dia­ron. Y una más, Ju­lie Swet­nick, le se­ña­la por ha­ber es­ta­do pre­sen­te cuan­do la vio­la­ron en una fies­ta de se­cun­da­ria. A ellas se su­ma otra de­nun­cia anó­ni­ma. To­das tie­nen en co­mún un con­tex­to de in­ges­ta de al­cohol, cu­yos efec­tos des­cri­ben co­mo irres­pe­tuo­so con las mu­je­res. Las acu­sa­cio­nes con­tra Ka­va­naugh, que él en­glo­ba en una cam­pa­ña de di­fa­ma­ción or­ques­ta­da por los de­mó­cra­tas, po­nen el fo­co en la cul­tu­ra de ex­ce­sos y de abu­so a las mu­je­res en los ex­clu­si­vos cen­tros don­de se for­man las éli­tes del país.

“El mo­de­lo de doc­tor Jeckyll y mís­ter Hy­de es al­go muy co­mún en esos am­bien­tes”, ase­gu­ra Terry Ma­cMu­llan, pro­fe­sor de Fi­lo­so­fía de la Eas­tern Uni­ver­sity de Was­hing­ton, que se gra­duó en Geor­ge­town Pre­pa­ra­tory en 1990, sie­te años más tar­de que Ka­va­naugh. “Chi­cos es­tu­dio­sos, edu­ca­dos, píos en la igle­sia. Pe­ro to­ca­bas un bo­tón en su ca­be­za y, cuan­do se iban de fies­ta, se con­ver­tían en otros”.

Ma­cMu­llan se­ña­la dos fac­to­res que ex­pli­ca­rían esa es­pe­cie de “psi­co­sis”. “Allí, las pa­sio­nes eran exa­ge­ra­da­men­te al­tas”, di­ce. “En lo aca­dé­mi­co, to­do el mun­do se es­for­za­ba al má­xi­mo. No que­rías un no­ta­ble, que­rías la me­jor no­ta. En el cam­po de­por­ti­vo, igual. Era un an­he­lo cons­tan­te de ex­ce­len­cia. Y, al des­apa­re­cer la pre­sión, eso se re­pli­ca­ba en

com­por­ta­mien­tos ex­tre­mos cuan­do es­ta­bas de fies­ta. No va­lía con be­ber unas cer­ve­zas, te­nías que be­ber has­ta vo­mi­tar y lue­go se­guir be­bien­do. Era to­do al lí­mi­te, y eso te lle­va­ba a ver­te in­vo­lu­cra­do en com­por­ta­mien­tos muy ex­tre­mos y des­truc­ti­vos”.

El se­gun­do fac­tor tie­ne que ver con una de­ter­mi­na­da con­cep­ción de las mu­je­res. “Pe­sa­ba una idea arrai­ga­da en el ca­to­li­cis­mo de que las mu­je­res o son be­llas y per­fec­tas, co­mo la vir­gen Ma­ría, o son Je­za­bel”, ex­pli­ca. “No ha­bía

chi­cas en el co­le­gio, so­lo ha­blá­ba­mos de ellas, eran al­go mí­ti­co. Les ne­gá­ba­mos la opor­tu­ni­dad de ser per­so­nas. Eran so­lo el ob­je­to de nues­tros sen­ti­mien­tos, de nues­tros de­seos”.

Ma­cMu­llan, que advierte de que “no era una cul­tu­ra mo­no­lí­ti­ca” y apun­ta que la co­sa cam­bió cuan­do en 1986 se ele­vó la edad mí­ni­ma de con­su­mo de al­cohol, es uno de los 300 exa­lum­nos de es­cue­las pri­va­das eli­tis­tas de la zo­na que han fir­ma­do una car­ta abier­ta a Ford. “Te cree­mos”, le es­cri­ben. “He­mos es­cu­cha­do tu his­to­ria y a nin­guno nos sor­pren­dió. Es la his­to­ria de nues­tras vidas y de las vidas de nues­tros ami­gos”.

En me­dio del re­vue­lo, el pre­si­den­te del co­le­gio, el re­ve­ren­do Ja­mes R. Van Dy­ke, es­cri­bió una car­ta a la co­mu­ni­dad es­co­lar en la que ad­mi­tía que es ho­ra de “ha­blar ho­nes­ta y fran­ca­men­te” con los alum­nos “so­bre el res­pe­to a los otros, es­pe­cial­men­te a las mu­je­res y a otras per­so­nas mar­gi­na­das”. Es ho­ra, aña­dió, de pro­mo­ver “una com­pren­sión sa­lu­da­ble de la mas­cu­li­ni­dad, en con­tras­te con mu­chos de los mo­de­los cul­tu­ra­les y ca­ri­ca­tu­ras que ven”.

Geor­ge­town Pre­pa­ra­tory po­dría sa­car pe­cho en la era Trump. El hom­bre que co­lo­có al fren­te de la Re­ser­va Fe­de­ral, Je­ro­me Po­well, es an­ti­guo alumno. Tam­bién lo se­rán, si el Se­na­do aprue­ba el nom­bra­mien­to de Ka­va­naugh, dos de los nue­ve jue­ces del Su­pre­mo. Y cua­tro de ellos son li­cen­cia­dos en Ya­le, la pres­ti­gio­sa uni­ver­si­dad de Con­nec­ti­cut en cu­ya facultad de De­re­cho in­gre­só Ka­va­naugh en 1983.

Las fra­ter­ni­da­des son in­cu­ba­do­ras de am­bi­cio­nes y Ka­va­naugh se unió a la Del­ta Kap­pa Ep­si­lon (DKE), fun­da­da en 1844, en­tre cu­yos ilus­tres miem­bros se en­cuen­tran Geor­ge Bush pa­dre e hi­jo. Los her­ma­nos de la fra­ter­ni­dad son co­no­ci­dos co­mo los meat heads (ca­be­zas de car­ne), co­men­ta Dan, que pre­fie­re no dar su ape­lli­do y que es­tu­dió en Ya­le an­tes de que sur­gie­ra el mo­vi­mien­to con­tra los abu­sos se­xua­les en las uni­ver­si­da­des. “Les lla­man así por­que eran una pan­da de bru­tos”, ex­pli­ca. “A las es­tu­dian­tes les da­ba mie­do acer­car­se a sus fies­tas. Se be­bía mu­cho”.

La fra­ter­ni­dad es­tá aho­ra prác­ti­ca­men­te des­man­te­la­da. Una de sus dos pro­pie­da­des, si­tua­da a me­nos de cin­co mi­nu­tos an­dan­do de la es­cue­la de De­re­cho, aca­ba de ser re­con­ver­ti­da en re­si­den­cia pa­ra es­tu­dian­tes. “La ven­die­ron an­tes del ve­rano”, se­ña­la una in­qui­li­na. La fra­ter­ni­dad no anuncia ya ac­ti­vi­da­des. En el cam­pus ex­pli­can que se de­be a las múl­ti­ples de­nun­cias que hay con­tra sus miem­bros. DKE ya fue ob­je­to de una san­ción, por la que la uni­ver­si­dad cor­tó víncu­los con la fra­ter­ni­dad du­ran­te cin­co años, es­pe­ran­do un cam­bio de con­duc­ta y de cul­tu­ra.

El juez lle­gó a Ya­le 15 años des­pués de que se per­mi­tie­ra el ac­ce­so de las mu­je­res a la facultad. “To­do es muy di­fe­ren­te aho­ra”, ase­gu­ra Joy­ce May­nard, que se ma­tri­cu­ló por pri­me­ra vez en Ya­le en 1971, pe­ro tu­vo que aban­do­nar la ca­rre­ra en el se­gun­do cur­so. A los 64 años ha vuel­to a in­ten­tar­lo. Lo que vio el vier­nes en te­le­vi­sión, ase­gu­ra, “re­pre­sen­ta el pa­sa­do”. “Aho­ra la mi­tad de las es­tu­dian­tes son mu­je­res y hay mu­cha di­ver­si­dad”, ex­pli­ca. “Eso con­tri­bui­rá a que Ya­le de­je de ser vis­ta co­mo una es­cue­la so­lo de ma­chos y re­ser­va­da a las éli­tes”.

300 exa­lum­nos de es­cue­las pri­va­das han fir­ma­do una car­ta de apo­yo a Ford

“Cuan­do se iban de fies­ta, se con­ver­tían en otros”, afir­ma un exa­lumno

/ C. A. (AP)

Es­tu­dian­tes de Ya­le par­ti­ci­pan en una pro­tes­ta en el cam­pus el miér­co­les con­tra la can­di­da­tu­ra de Ka­va­naugh.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.