“Las so­lu­cio­nes po­lí­ti­ca y ju­di­cial no de­ben cru­zar­se nun­ca”

F. GRAN­DE-MAR­LAS­KA Mi­nis­tro de In­te­rior

El País (Nacional) - - PORTADA - P. OR­TE­GA DOLZ Ó. LÓ­PEZ-FON­SE­CA, Ma­drid

El mi­nis­tro del In­te­rior, Fernando Gran­de-Mar­las­ka (Bilbao, 56 años), con­si­de­ra que en Ca­ta­lu­ña “hay una si­tua­ción po­lí­ti­ca que re­sol­ver” al mar­gen de la jus­ti­cia. Pre­gun­ta­do so­bre la po­si­bi­li­dad de que el co­mi­sa­rio Jo­sé Ma­nuel Vi­lla­re­jo, en pri­sión, ame­na­ce al Es­ta­do con la di­fu­sión de con­ver­sa­cio­nes pri­va­das de jue­ces y po­lí­ti­cos, Mar­las­ka afir­ma: “No hay nin­gu­na per­so­na que pue­da po­ner en ries­go las ins­ti­tu­cio­nes”.

Fernando Gran­de-Mar­las­ka (Bilbao, 56 años) fue uno de los nom­bra­mien­tos sor­pre­sa de Pe­dro Sán­chez. Juez de la Au­dien­cia Na­cio­nal y vo­cal del Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial a pro­pues­ta del PP, en es­tos me­ses ha te­ni­do que afron­tar los sal­tos ma­si­vos de migrantes, los pri­me­ros acer­ca­mien­tos de pre­sos de ETA y un nue­vo des­plie­gue po­li­cial en Ca­ta­lu­ña. Sin em­bar­go, su pro­ta­go­nis­mo es­ta se­ma­na se lo han da­do unos co­men­ta­rios que so­bre él hi­zo en 2009 su com­pa­ñe­ra de Eje­cu­ti­vo y an­tes en la Au­dien­cia Na­cio­nal Do­lo­res Del­ga­do —una con­ver­sa­ción pri­va­da en la que su­pues­ta­men­te se re­fie­re a él co­mo “ma­ri­cón”— y que han sa­li­do aho­ra a la luz en una gra­ba­ción del co­mi­sa­rio Jo­sé Ma­nuel Vi­lla­re­jo.

Pre­gun­ta. ¿Qué ex­pli­ca­cio­nes le ha da­do su com­pa­ñe­ra?

Res­pues­ta. Lo que he ha­bla­do con ella no ten­go por qué ha­cer­lo pú­bli­co. Lo im­por­tan­te son los he­chos y las ac­ti­tu­des, y en ese sen­ti­do, y co­no­cien­do a mi com­pa­ñe­ra des­de ha­ce mu­cho tiem­po, he de de­cir que no me sen­tí ofen­di­do.

P. El pre­si­den­te ha ase­gu­ra­do que esas fil­tra­cio­nes pro­ve­nían del co­mi­sa­rio ju­bi­la­do, ¿qué cons­tan­cia tie­nen de que eso es así?

R. No ten­go cons­tan­cia al­gu­na. La úni­ca con­clu­sión que po­de­mos sa­car es que pro­vie­nen de al­guien que quie­re cau­sar da­ño al Es­ta­do en ge­ne­ral y a es­te Go­bierno en par­ti­cu­lar.

P. ¿En­ton­ces el pre­si­den­te apun­tó a Vi­lla­re­jo sin da­tos?

R. A mí no me gus­ta ha­cer impu­tacio­nes si no ten­go da­tos. Por el con­te­ni­do, el mo­men­to de las fil­tra­cio­nes y la for­ma en la que se di­fun­de —en me­dios crea­dos ex pro­fe­so—, la vo­lun­tad es in­to­xi­car al Es­ta­do.

P. ¿Aún exis­ten las cloa­cas del Es­ta­do?

R. No hay nin­gún ele­men­to o gru­po de per­so­nas, re­la­cio­na­das o no re­la­cio­na­das con el Es­ta­do en el pre­sen­te o en el pa­sa­do, que pue­da po­ner en ries­go nin­gu­na de sus ins­ti­tu­cio­nes.

P. Anun­ció re­cien­te­men­te que iba a re­ti­rar las me­da­llas al po­li­cía tor­tu­ra­dor Billy el Ni­ño, ¿có­mo y cuán­do lo va a ha­cer?

R. Te­ne­mos una nor­ma­ti­va que es pre­cons­ti­tu­cio­nal y en la que no se pre­veía la po­si­bi­li­dad de pér­di­da de la condecoración. Ya te­ne­mos una re­dac­ción que es­tá muy avan­za­da y que en las pró­xi­mas se­ma­nas se co­no­ce­rá.

P. ¿Se le po­drá apli­car a Vi­lla­re­jo y que su re­ti­ra­da su­pon­ga tam­bién la pér­di­da del pre­mio eco­nó­mi­co que tie­nen es­tas me­da­llas?

R. Si se re­ti­ra una condecoración, se re­ti­ra en su in­te­gri­dad.

P. Han di­mi­ti­do dos mi­nis­tros y otros dos es­tán en aprie­tos por in­for­ma­cio­nes pe­rio­dís­ti­cas. La vi­ce­pre­si­den­ta Car­men Cal­vo ha­bló el jue­ves de la ne­ce­si­dad de re­gu­lar la li­ber­tad de ex­pre­sión. ¿Con­si­de­ra que es ne­ce­sa­rio?

R. La li­ber­tad de ex­pre­sión es­tá en la ba­se del Es­ta­do de de­re­cho, pe­ro en­ten­de­mos que en la ac­tua­li­dad hay mo­vi­mien­tos preo­cu­pan­tes que quie­ren per­tur­bar­la. Mu­chos, en el ám­bi­to di­gi­tal so­bre to­do, se han con­ver­ti­do en vo­ce­ros de lo que les lle­ga, sin ver si es cier­to o no. ¿Con qué fi­na­li­dad? ¿Quié­nes es­tán de­trás? He ha­bla­do con la vi­ce­pre­si­den­ta y creo que lo que ma­ni­fies­ta es esa preo­cu­pa­ción. En mo­do al­guno es una vo­lun­tad de li­mi­tar.

P. ¿Es­tá de acuer­do con que se re­vi­se el Có­di­go Pe­nal en los de­li­tos de abu­so y agre­sión se­xual tal y co­mo se de­man­dó so­cial­men­te des­pués del jui­cio de La Ma­na­da?

R. Ab­so­lu­ta­men­te. La cues­tión del con­sen­ti­mien­to no pue­de ge­ne­rar in­se­gu­ri­dad. Tie­ne que ha­ber una de­fi­ni­ción que no dé la po­si­bi­li­dad de in­ter­pre­ta­cio­nes.

P. ¿Cuál va a ser la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria de In­te­rior, la de aco­gi­da del Aqua­rius o la de los re­cha­zos en la va­lla de Ceu­ta?

R. El pri­mer Aqua­rius era un to­que de aten­ción a Eu­ro­pa. En los paí­ses de ori­gen de los migrantes (Se­ne­gal, Argelia, Ma­rrue­cos...) nos trans­mi­ten que son cons­cien­tes de que no­so­tros no po­de­mos asu­mir esos flu­jos y tam­bién que ellos no pue­den que­dar­se sin ju­ven­tud. Te­ne­mos que lle­gar a un acuer­do de coope­ra­ción ba­jo el prin­ci­pio de so­li­da­ri­dad.

P. ¿Y có­mo se ac­tua­rá si hay otro sal­to ma­si­vo a la va­lla?

R. No se pue­de en­ten­der que un ata­que vio­len­to a una fron­te­ra no ten­ga con­se­cuen­cias le­ga­les.

P. ¿Sa­be el Go­bierno qué ha pa­sa­do con los 116 migrantes que ex­pul­só a Ma­rrue­cos en agos­to?

R. El Tri­bu­nal Eu­ro­peo de De­re­chos Hu­ma­nos se ha pro­nun­cia­do en dis­tin­tas oca­sio­nes se­ña­lan­do que Ma­rrue­cos es un país se­gu­ro.

P. El PSOE pi­dió aca­bar con las de­vo­lu­cio­nes en ca­lien­te des­de la opo­si­ción y aho­ra las ha de­fen­di­do en Es­tras­bur­go. ¿A qué se es­pe­ra pa­ra aca­bar con ellas?

R. Es­ta­mos es­pe­ran­do, pre­ci­sa­men­te, esa re­so­lu­ción del Tri­bu­nal de De­re­chos Hu­ma­nos.

P. ¿Los Cen­tros de In­ter­na­mien­to de Ex­tran­je­ros (CIE) tie­nen que ser ce­rra­dos?

R. Son ce­rra­dos por im­pe­ra­ti­vo le­gal. Otra cues­tión es que hay que me­jo­rar la fi­lo­so­fía de los CIE, pe­ro no pue­den des­apa­re­cer.

P. ¿En qué va a con­sis­tir ese cam­bio de fi­lo­so­fía?

R. Apar­te de una se­gu­ri­dad ex­te­rior por par­te de la po­li­cía, en el in­te­rior de­be ha­ber gen­te que se­pa ges­tio­nar... fun­cio­na­rios, asis­ten­tes so­cia­les. Es­ta­mos ha­cien­do un es­tu­dio y a fi­na­les de oc­tu­bre ten­dre­mos lis­to un pro­yec­to.

P. Los pri­me­ros acer­ca­mien­tos de pre­sos de ETA no han pro­vo­ca­do la con­tes­ta­ción de las aso­cia­cio­nes de víctimas que se au­gu­ra­ba des­de el PP. ¿Han asu­mi­do las víctimas que era ne­ce­sa­ria una nue­va po­lí­ti­ca pe­ni­ten­cia­ria?

R. To­das las aso­cia­cio­nes de víctimas con las que he tra­ba­ja­do du­ran­te años lo úni­co que desean de su in­ter­lo­cu­tor es trans­pa­ren­cia, sin­ce­ri­dad y hon­ra­dez, que les in­for­mes y que les ex­pli­ques.

P. En los úl­ti­mos días, miem­bros del Go­bierno han ma­ni­fes­ta­do que si el jui­cio a los lí­de­res del pro­cés se retrasa, no sería ló­gi­co que per­ma­ne­cie­sen en pri­sión.

R. La pri­sión pro­vi­sio­nal es una me­di­da cau­te­lar ex­cep­cio­na­lí­si­ma, pe­ro su apli­ca­ción la de­ter­mi­na el juez o el tri­bu­nal com­pe­ten­te.

P. ¿La so­lu­ción pa­ra Ca­ta­lu­ña tie­ne que ser po­lí­ti­ca o ju­di­cial?

R. Son ám­bi­tos com­ple­ta­men­te dis­tin­tos. En Ca­ta­lu­ña hay una si­tua­ción po­lí­ti­ca que re­sol­ver. Hay que ge­ne­rar un am­bien­te de tran­qui­li­dad, siem­pre den­tro del mar­co cons­ti­tu­cio­nal, y lue­go dar sa­tis­fac­ción al con­jun­to de los in­vo­lu­cra­dos. Si hay he­chos de na­tu­ra­le­za de­lic­ti­va, eso co­rres­pon­de a la jus­ti­cia. Ca­da co­sa tie­ne su ám­bi­to de ac­tua­ción. Lo que de­be que­dar cla­ro es que tie­nen que ir por ca­mi­nos dis­tin­tos, pa­ra­le­los, no cru­zar­se nun­ca.

P. Co­mo juez, ¿ve de­li­to de re­be­lión en el pro­cés?

R. Quién tie­ne que de­ci­dir eso es el tri­bu­nal com­pe­ten­te.

P. ¿Cuál es la pre­vi­sión de se­gu­ri­dad an­te el pró­xi­mo 1-O?

R. Los Mos­sos d’Es­qua­dra tie­nen la com­pe­ten­cia en ma­te­ria de se­gu­ri­dad pú­bli­ca y nues­tra con­fian­za en ellos es má­xi­ma. No­so­tros va­mos a es­tar con el áni­mo de co­la­bo­rar si sur­ge al­gún in­ci­den­te. La gen­te quie­re so­sie­go.

P. Mu­chos creen que la ex­car­ce­la­ción de los po­lí­ti­cos del pro­cés po­dría traer ese so­sie­go.

R. De­je­mos que quien de­ci­da eso sea a quien com­pe­te en el ám­bi­to ju­di­cial.

“Hay mo­vi­mien­tos preo­cu­pan­tes pa­ra per­tur­bar la li­ber­tad de ex­pre­sión”

“No hay nin­gu­na per­so­na que pue­da po­ner en ries­go el Es­ta­do”

“No se en­tien­de que un ata­que vio­len­to a la fron­te­ra no ten­ga con­se­cuen­cia le­gal”

/JAI­ME VI­LLA­NUE­VA

Fernando Gran­de-Mar­las­ka, el pa­sa­do vier­nes en la se­de del Mi­nis­te­rio del In­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.