Sán­chez ex­hor­ta a sus mi­nis­tros a aguan­tar un año más

El pre­si­den­te evo­ca su tra­yec­to­ria de su­per­vi­ven­cia po­lí­ti­ca pa­ra ani­mar al Go­bierno a ig­no­rar los ata­ques y cree que no hay peligro de rup­tu­ra con sus so­cios

El País (Nacional) - - PORTADA - CAR­LOS E. CUÉ, Los Án­ge­les

Con dos mi­nis­tros di­mi­ti­dos en los 100 pri­me­ros días de Go­bierno, Pe­dro Sán­chez ha tra­za­do una lí­nea ro­ja. No ha­brá más ce­ses. El Go­bierno pa­sa a la ofen­si­va con la idea de que es­ta vez re­sis­tir es ven­cer y de que el Eje­cu­ti­vo su­fre un aco­so per­ma­nen­te de la de­re­cha, que no asu­me que ha per­di­do el po­der. “He pen­sa­do en aban­do­nar, pe­ro mi­ro atrás y veo que la lu­cha me­re­ció la pe­na”, ha di­cho en sus char­las a es­tu­dian­tes en Es­ta­dos Uni­dos.

La lí­nea ro­ja es­tá en tres. Si con Car­men Mon­tón ya al­gu­nos en el Go­bierno pen­sa­ron que Pe­dro Sán­chez no po­día asu­mir dos di­mi­sio­nes en 100 días, es­ta vez to­dos en el Eje­cu­ti­vo y en el en­torno del pre­si­den­te tie­nen cla­ro que tres en me­nos de 120 días es al­go in­via­ble. Una di­mi­sión más con­so­li­da­ría la ima­gen que quie­re tras­la­dar la opo­si­ción, es­to es de un Go­bierno en des­com­po­si­ción. Des­de EEUU Sán­chez ha ha­bla­do a dia­rio con su equi­po de con­fian­za y con va­rios mi­nis­tros, en es­pe­cial los dos más ex­pues­tos -Do­lo­res Del­ga­do y Pe­dro Du­que­pa­ra tras­la­dar­les una idea que re­co­rre to­da su inau­di­ta ca­rre­ra po­lí­ti­ca: en Es­pa­ña, re­sis­tir es ven­cer, co­mo de­cía Ca­mi­lo Jo­sé Ce­la.

Sán­chez, sin em­bar­go, no cree en el con­cep­to de re­sis­ten­cia de Ma­riano Ra­joy, que tan bue­nos re­sul­ta­dos le dio has­ta que un día aca­bó con él. Si el pre­si­den­te del PP con­fia­ba so­lo en el pa­so del tiem­po has­ta ago­tar a sus ad­ver­sa­rios, el so­cia­lis­ta y su equi­po es­tra­té­gi­co, di­ri­gi­do por Iván Re­don­do, creen en la ac­ción pa­ra ocu­par to­do el es­pa­cio y do­mi­nar la agen­da, aun­que eso a ve­ces pro­vo­que pre­ci­pi­ta­ción y erro­res.

Por eso Sán­chez, que en su tra­yec­to­ria ha mos­tra­do ha­bi­li­dad pa­ra sa­car pro­ve­cho de los ata­ques

-su vic­to­ria en las úl­ti­mas pri­ma­rias tie­ne mu­cho que ver con su ima­gen de hom­bre de las ba­ses de­fe­nes­tra­do por la cú­pu­la so­cia­lis­ta­lan­za aho­ra a su Go­bierno a la ofen­si­va con la idea de que es­ta vez re­sis­tir es ven­cer. Pe­ro no que­dán­do­se quie­to, sino tra­tan­do de con­ven­cer a la iz­quier­da de que el Eje­cu­ti­vo vi­ve un aco­so por par­te de una de­re­cha que no asu­me ha­ber per­di­do el po­der y so­bre to­do lle­nan­do la agen­da con me­di­das pro­gre­sis­tas, que es don­de real­men­te se sien­te có­mo­do.

"No es re­sis­tir, es avan­zar, to­ma­mos me­di­das y te­ne­mos apo­yo par­la­men­ta­rio, ga­na­mos vo­ta­cio­nes, ha­ce­mos acuer­dos, y eso es lo que de­ses­pe­ra a la opo­si­ción. To­ma­mos de­ci­sio­nes pa­ra ba­jar la luz, pa­ra ac­tua­li­zar las pen­sio­nes, pa­ra re­sol­ver las VTC. Avan­za­mos. In­clu­so los in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes es­tán por la la­bor de aguan­tar la le­gis­la­tu­ra. Y con el ata­que de la de­re­cha aún más", ma­ti­zan en el Go­bierno. No so­lo hay me­di­das eco­nó­mi­cas. Tam­bién ges­tos pa­ra ocu­par la agen­da y res­pon­der a las po­lé­mi­cas, co­mo la de­ci­sión ayer de ha­cer pú­bli­cos los da­tos de bie­nes de to­dos los al­tos car­gos.

Sán­chez es­tá apro­ve­chan­do su pro­pia tra­yec­to­ria pa­ra de­fen­der esa na­rra­ti­va de la re­sis­ten­cia, en la que con­fía cie­ga­men­te. El vier­nes, en la Uni­ver­si­dad del Sur de Ca­li­for­nia, en Los Án­ge­les, fue pre­sen­ta­do al pú­bli­co co­mo un hé­roe que de­ci­dió de­jar su es­ca­ño y via­jar por to­da Es­pa­ña pa­ra re­cu­pe­rar el po­der des­de las ba­ses. Él, fe­liz con esa ima­gen de su­per­vi­vien­te que ha re­pe­ti­do en

to­das sus char­las en el via­je a EEUU, in­clu­so di­ce que es co­mo mu­chos otros es­pa­ño­les que ca­ye­ron en la cri­sis eco­nó­mi­ca y des­pués su­pie­ron le­van­tar­se. "Yo he pen­sa­do en aban­do­nar, pe­ro hoy mi­ro atrás y veo que la lu­cha me­re­ció la pe­na", di­jo a los es­tu­dian­tes. In­clu­so ti­ra del ex pri­mer mi­nis­tro ita­liano Giu­lio An­dreot­ti y su idea de que el po­der des­gas­ta, pe­ro so­bre to­do a la opo­si­ción que no lo tie­ne.

En La Mon­cloa ad­mi­ten que la tor­men­ta es muy fuer­te. El ries­go es que al­guno de los mi­nis­tros que es­tá ba­jo el fue­go de la opo­si­ción ti­re la toa­lla. So­bre to­do per­so­nas con el per­fil de Del­ga­do o Du­que, que no son po­lí­ti­cos con

re­sis­ten­cia sino pro­fe­sio­na­les re­cién lle­ga­dos a es­te mun­do. Pe­ro Sán­chez y su equi­po tra­tan de fre­nar­los a ellos y a otros que pue­dan ver­se sal­pi­ca­dos por más po­lé­mi­cas -los mi­nis­tros es­tán muy ner­vio­sos pen­san­do quién se­rá el si­guien­te y re­vi­san­do to­dos sus po­si­bles pun­tos dé­bi­les- con la idea de que hay que aguan­tar por­que el tiem­po jue­ga a su fa­vor.

El pre­si­den­te es­tá con­ven­ci­do de que la opo­si­ción quie­re de­rri­bar­lo aho­ra por­que ma­ne­ja en­cues­tas pa­re­ci­das a las que tie­nen ellos y sa­be que se es­tá con­so­li­dan­do un blo­que de cen­tro iz­quier­da, en el que el PSOE y Po­de­mos ya no com­pi­ten tan­to co­mo an­tes. Al re­vés, pue­den ser com­ple­men­ta­rios en mu­chas co­mu­ni­da­des y do­mi­nar ca­si to­do el po­der en Es­pa­ña en 2019. El PP y Ciu­da­da­nos, en su guerra por con­tro­lar el es­pa­cio de la de­re­cha y fre­nar a Vox, ca­da vez más fuer­te, se es­tán anu­lan­do y no lo­gran re­cu­pe­rar po­si­cio­nes ni si­quie­ra pe­se a las pé­si­mas no­ti­cias pa­ra el Go­bierno de las úl­ti­mas tres se­ma­nas, se­gún la vi­sión del Eje­cu­ti­vo.

La Mon­cloa es­tá con­ven­ci­da de que la opo­si­ción se equi­vo­ca al ju­gár­se­lo to­do a la car­ta de elec­cio­nes ya, que es una ba­za per­de­do­ra con el re­sis­ten­te Sán­chez. El Go­bierno cree que al PP y Ciu­da­da­nos les va a cos­tar más de lo que pien­san jus­ti­fi­car que es­tán blo­quean­do la lle­ga­da de 6.000 mi­llo­nes más pa­ra gas­to so­cial pac­ta­dos con la Co­mi­sión Eu­ro­pea.

El es­ce­na­rio ideal que ma­ne­ja La Mon­cloa, y que aún aho­ra ven muy fac­ti­ble, in­clu­ye una vic­to­ria cla­ra del PSOE en las an­da­lu­zas, un éxi­to no­ta­ble del cen­tro iz­quier­da en las au­to­nó­mi­cas y mu­ni­ci­pa­les de ma­yo de 2019, que lle­va­ría a ocu­par un po­der inédito si fi­nal­men­te ga­na­se tam­bién la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, pa­ra afron­tar des­de ahí con mu­chas más ga­ran­tías unas elec­cio­nes ge­ne­ra­les que po­drían ser en oto­ño de 2019. Por eso creen que la opo­si­ción es­tá apre­tan­do aho­ra, an­tes de que se re­fuer­ce esa ten­den­cia de con­so­li­da­ción del cen­tro iz­quier­da.

Sán­chez ni se plan­tea ade­lan­tar an­tes de oto­ño de 2019 -en reali­dad él in­sis­te en que quie­re lle­gar a 2020- y en cual­quier ca­so nun­ca lo ha­ría por pre­sión de la opo­si­ción sino si los in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes blo­quea­ran to­do. So­lo ahí se po­dría es­tu­diar un ade­lan­to a mar­zo o fu­sio­nar las ge­ne­ra­les en un su­per­do­min­go con las au­to­nó­mi­cas y mu­ni­ci­pa­les, al­go que no le gus­ta ni a La Mon­cloa ni a los ba­ro­nes so­cia­lis­tas.

Hay otro ele­men­to im­por­tan­te pa­ra no ade­lan­tar. Sán­chez es­tá muy có­mo­do con un Go­bierno mo­no­co­lor. El pre­si­den­te ha­ce y des­ha­ce a su an­to­jo en el Con­se­jo de Mi­nis­tros, to­ma y anuncia en so­le­dad y cuan­do quie­re to­das las de­ci­sio­nes im­pac­tan­tes, co­mo la aco­gi­da del Aqua­rius o la ex­hu­ma­ción de Fran­co. Se lle­va los mé­ri­tos y con­so­li­da su ima­gen, tam­bién en los via­jes co­mo el de Ca­na­dá y EEUU. Pe­ro si hay elec­cio­nes, es­ta ano­ma­lía se aca­bó: Pa­blo Igle­sias, gra­cias a sus es­ca­ños, pe­di­rá la vi­ce­pre­si­den­cia y va­rios mi­nis­te­rios. Una in­ves­ti­du­ra es muy di­fe­ren­te a una mo­ción de cen­su­ra, y Sán­chez tie­ne asu­mi­do que lo que vie­ne es un Go­bierno de coa­li­ción clá­si­co con sus pro­ble­mas y re­par­tien­do el pro­ta­go­nis­mo y las de­ci­sio­nes. Por eso, tam­bién, lo re­tra­sa­rá mien­tras pue­da. To­dos los ca­mi­nos con­du­cen pues al mis­mo pun­to pa­ra el Eje­cu­ti­vo "de gra­ni­to" que des­cri­bió la por­ta­voz, Isa­bel Ce­laá: re­sis­tir, una vez más, es ven­cer.

El ries­go es que al­guno de los mi­nis­tros ba­jo pre­sión ti­re la toa­lla

Sán­chez ni se plan­tea ade­lan­tar elec­cio­nes por los ata­ques de la opo­si­ción

/ BALLESTEROS (EFE)

Pe­dro Sán­chez, ayer du­ran­te una con­fe­ren­cia en la Uni­ver­si­dad del Sur de Ca­li­for­nia, en Los Án­ge­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.