El año per­di­do de la po­lí­ti­ca ca­ta­la­na

La di­vi­sión en­tre el in­de­pen­den­tis­mo mar­ca la le­gis­la­tu­ra

El País (Nacional) - - PORTADA - M. NO­GUER / C. S. BAQUERO

El pleno del Par­la­ment tie­ne pre­vis­to vol­ver a re­unir­se es­ta se­ma­na, tras un lap­so de más de 70 días, pa­ra el De­ba­te de Po­lí­ti­ca Ge­ne­ral. La ma­yo­ría in­de­pen­den­tis­ta ha man­te­ni­do blo­quea­da la Cá­ma­ra ca­ta­la­na du­ran­te to­do es­te tiem­po por desacuer­dos so­bre có­mo afron­tar la sus­pen­sión de Car­les Puig­de­mont y el res­to de diputados pro­ce­sa­dos por un su­pues­to de­li­to de re­be­lión y mal­ver­sa­ción. El he­mi­ci­clo va­cío du­ran­te más de diez se­ma­nas es la vi­va ima­gen de la parálisis que se ha apo­de­ra­do de las ins­ti­tu­cio­nes ca­ta­la­nas un año des­pués de la con­sul­ta del 1 de oc­tu­bre de 2017, de­cla­ra­da ile­gal por el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, y que de­ri­vó en la sus­pen­sión del au­to­go­bierno, el en­car­ce­la­mien­to o hui­do de bue­na par­te del Go­vern y unas elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das que po­co o na­da cla­ri­fi­ca­ron el pa­no­ra­ma po­lí­ti­co. Y na­da in­di­ca que el des­blo­queo es­té cer­ca.

El pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, Quim To­rra, ha op­ta­do por un es­ti­lo de go­bierno que con­sis­te en exa­cer­bar el sim­bo­lis­mo a fa­vor de los po­lí­ti­cos pre­sos y en el ex­tran­je­ro. In­sis­te en que “el man­da­to del 1-O” es el sus­ten­to de su Go­vern, pe­ro an­te la im­po­si­bi­li­dad de ha­cer efec­ti­va la re­pú­bli­ca se re­sig­na a ges­tio­nar la au­to­no­mía ase­gu­ran­do que ello tam­bién es “ha­cer re­pú­bli­ca”. De es­ta for­ma, in­ten­ta com­bi­nar asun­tos co­mo el tras­pa­so de los tre­nes de Cer­ca­nías con un in­con­cre­to pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te.

A To­rra no le in­tere­sa ‘ma­tar al pa­dre’ y se li­mi­ta a ejer­cer co­mo je­fe de un Eje­cu­ti­vo pro­vi­sio­nal a la es­pe­ra de un im­pro­ba­ble re­torno de Puig­de­mont, que sigue mo­vien­do los hi­los de la Ge­ne­ra­li­tat y la po­lí­ti­ca ca­ta­la­na des­de su mo­ra­da de Wa­ter­loo (Bél­gi­ca). Prue­ba de ello es que To­rra lle­va to­da la se­ma­na de­di­ca­do a con­me­mo­rar los acon­te­ci­mien­tos del pa­sa­do 1 de oc­tu­bre en una agen­da que ma­ña­na cul­mi­na­rá con una reunión de to­do su ga­bi­ne­te ni más ni me­nos que en Sant Ju­lià de Ra­mis (Gi­ro­na), el pue­blo del ex­pre­si­dent y des­de el cual, en di­rec­to por la te­le­vi­sión ca­ta­la­na, se pu­die­ron ver los de­ta­lles de las car­gas po­li­cia­les con las que el Go­bierno del PP in­ten­tó fre­nar la vo­ta­ción.

“Ya na­die es­pe­ra na­da de la Ge­ne­ra­li­tat” se que­ja amar­ga­men­te una im­por­tan­te al­cal­de­sa ca­ta­la­na in­có­mo­da con la ac­tual si­tua­ción po­lí­ti­ca en Ca­ta­lu­ña pe­ro tam­bién con la fal­ta de ini­cia­ti­va a to­dos los ni­ve­les que es­tá ex­hi­bien­do la Ge­ne­ra­li­tat. “El Go­vern has­ta ha acu­di­do a no­so­tros pa­ra pe­dir­nos man­tas pa­ra aten­der a los me­no­res in­mi­gran­tes indocumentados que lle­gan en ma­sa ca­da se­ma­na... ¡ni man­tas han pre­vis­to!”.

La fal­ta de cin­tu­ra pa­ra abor­dar la cri­sis de los me­no­res in­mi­gran­tes —acom­pa­ña­da de quejas cons­tan­tes por­que el Go­bierno cen­tral no per­mi­te que la Ge­ne­ra­li­tat aco­ja a mi­les de re­fu­gia­dos pe­se a es­tar “pre­pa­ra­dos”— es so­lo un ejem­plo de que la parálisis pro­vo­ca­da por el pro­cés y por el em­pe­ño de Puig­de­mont en man­te­ner su in­fluen­cia.

La si­tua­ción de pro­vi­sio­na­li­dad de la ra­dio y te­le­vi­sión pú­bli­ca de la Ge­ne­ra­li­tat es otra con­se­cuen­cia di­rec­ta. To­dos los miem­bros de la Cor­po­ra­ción Ca­ta­la­na de Me­dios Au­do­vi­sua­les (CCMA) tie­nen ven­ci­do su man­da­to y no hay un ca­len­da­rio pa­ra re­no­var­los por las re­sis­ten­cias del ex­pre­si­dent y su en­torno a ce­der más po­der a sus so­cios de go­bierno de Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na.

Se­ña­les preo­cu­pan­tes

La eco­no­mía tam­bién en­vía se­ña­les preo­cu­pan­tes. En el pri­mer se­mes­tre del año la in­ver­sión ex­tran­je­ra en Ca­ta­lu­ña ha caí­do un 41% fren­te al in­cre­men­to del 1,3% del con­jun­to de Es­pa­ña se­gún da­tos del Mi­nis­te­rio de In­dus­tria. La pri­me­ra co­mu­ni­dad es­pa­ño­la en nú­me­ro de tu­ris­tas tam­po­co ex­hi­be bue­nos in­di­ca­do­res y el sec­tor ase­gu­ra que ello no se ex­pli­ca so­lo por el ba­jón ge­ne­ra­li­za­do del tu­ris­mo de sol y pla­ya de los úl­ti­mos me­ses. El pro­cés ha in­flui­do, y no po­co se­gún el Gre­mio de Ho­te­le­ros de Barcelona, en que la fac­tu­ra­ción de sus es­ta­ble­ci­mien­tos ha­ya ba­ja­do un 14% es­te ve­rano. “Va­mos a una le­gis­la­tu­ra per­di­da” admite un al­to car­go del go­bierno ca­ta­lán ali­nea­do en las fi­las de ERC, par­ti­do que lu­cha pe­ro no con­si­gue, al me­nos de mo­men­to, ca­pi­ta­near el día a día de la Ge­ne­ra­li­tat. To­rra no so­lo no es­con­de, sino que ex­hi­be sin pu­dor que es Puig­de­mont quien man­da. Sus reunio­nes vía Sky­pe son cons­tan­tes y cuan­do no ha­bla con Puig­de­mont se reúne con los ex­con­se­je­ros pre­sos que tam­bién mar­can a su ma­ne­ra el día a día de la po­lí­ti­ca ca­ta­la­na. “Se ha­ce más po­lí­ti­ca den­tro de la pri­sión de Lle­do­ners que en el Pa­lau de la Ge­ne­ra­li­tat”, admite es­te al­to car­go.

El úni­co re­me­zón en so­bre el ta­ble­ro ha si­do el cam­bio de Go­bierno en La Mon­cloa. La aper­tu­ra del diá­lo­go en­tre el Eje­cu­ti­vo cen­tral y el de la Ge­ne­ra­li­tat ya em­pie­za a dar sus pri­me­ros fru­tos, en for­ma de com­pro­mi­sos

eco­nó­mi­cos por 1.400 mi­llo­nes de eu­ros por cua­tro años, los re­cur­sos que es­ta­ban com­pro­me­ti­dos en el Es­ta­tut de Au­to­no­mía y que nun­ca ha­bían si­do pa­ga­dos. El si­len­cio con el que Junts per Ca­ta­lun­ya re­ci­bió es­ta no­ti­cia —fue el vi­ce­pre­si­den­te, el re­pu­bli­cano Pe­re Ara­go­nès, quien lle­vó la rien­da de las ne­go­cia­cio­nes con Ha­cien­da la se­ma­na pa­sa­da— da una mues­tra del dis­tan­cia­mien­to en­tre am­bos so­cios.

La cer­ca­nía a las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les y eu­ro­peas tam­bién ha co­men­za­do a agrie­tar unas re­la­cio­nes ya de por sí mal­tre­chas. La lu­cha por la he­ge­mo­nía del in­de­pen­den­tis­mo y la de­ci­sión de Puig­de­mont de crear una for­ma­ción pa­nin­de­pen­den­tis­ta —la Cri­da— tie­ne ata­do de ma­nos al PDeCAT, cu­yos vo­tos son vi­ta­les pa­ra el Go­bierno de Pe­dro Sán­chez. Fuen­tes de Junts per Ca­ta­lun­ya y de Es­que­rra

se acu­san mu­tua­men­te de elec­to­ra­lis­mo y de desoír el clamor de en­ti­da­des so­be­ra­nis­tas co­mo la Asam­blea Na­cio­nal Ca­ta­la­na, que pi­den uni­dad de ac­ción.

Las elec­cio­nes eu­ro­peas son, de cier­ta ma­ne­ra, la ci­ta elec­to­ral en que ten­dría más sen­ti­do que el in­de­pen­den­tis­mo unie­ra fuer­zas pa­ra te­ner una voz uni­ta­ria en Eu­ro­pa de ca­ra a in­ter­na­cio­na­li­zar el con­flic­to. El anun­cio ayer de los re­pu­bli­ca­nos de un­gir a Oriol Jun­que­ras, en pri­sión pre­ven­ti­va y pro­ce­sa­do por un su­pues­to de­li­to de desobe­dien­cia, po­ne fin a es­ta po­si­bi­li­dad e im­pli­ca que Es­que­rra co­mien­za a te­ner la ini­cia­ti­va. La gran prue­ba de fue­go del Go­vern y el Par­la­ment se­rá abor­dar una in­cier­ta ne­go­cia­ción pre­su­pues­ta­ria, en la que la CUP y los co­muns son, en teo­ría, los so­cios pre­fe­ren­tes.

Puig­de­mont y Es­que­rra ya es­tán en ple­na ca­rre­ra elec­to­ral To­rra ha op­ta­do por cen­trar su Eje­cu­ti­vo en lo sim­bó­li­co

Al Go­vern le ex­plo­tó en la ca­ra la cri­sis de los ni­ños no acom­pa­ña­dos

/ N. MAETERLINCK (GTRES)

El pre­si­den­te de Ca­ta­lu­ña Quim To­rra jun­to a su an­te­ce­sor Car­les Puig­de­mont.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.