Bru­se­las bus­ca for­mas de fre­nar el au­to­ri­ta­ris­mo de Po­lo­nia y Hun­gría

El País (Nacional) - - PORTADA - BER­NAR­DO DE MI­GUEL, Bru­se­las

Bru­se­las con­tra­ta­ca. Hun­gría y Po­lo­nia bor­dean los lí­mi­tes de­mo­crá­ti­cos a sa­bien­das de que re­sul­ta ca­si im­po­si­ble que la Unión Eu­ro­pea apli­que a sus tra­pi­cheos au­to­ri­ta­rios el má­xi­mo cas­ti­go pre­vis­to en el Tra­ta­do eu­ro­peo por­que re­quie­re la una­ni­mi­dad de los so­cios. Pe­ro la im­pu­ni­dad del pri­mer mi­nis­tro hún­ga­ro, Vik­tor Or­bán, o del po­la­co, Mat­heus Mo­ra­wiec­ki, to­ca a su fin. Las ins­ti­tu­cio­nes co­mu­ni­ta­rias ya en­sa­yan y ex­plo­ran vías dis­ci­pli­na­rias pa­ra de­mos­trar que la vul­ne­ra­ción de de­re­chos fun­da­men­ta­les tie­ne un al­to pre­cio en tér­mi­nos fi­nan­cie­ros, po­lí­ti­cos y de pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal.

La co­rrup­ción que ro­dea al ré­gi­men de Or­bán ya le ha cos­ta­do a Hun­gría el ma­yor re­cor­te de fon­dos es­truc­tu­ra­les de la UE en 2016 y 2017. Y la po­si­ción de Po­lo­nia en el es­pa­cio Schen­gen ha que­da­do en en­tre­di­cho tras una sen­ten­cia del tri­bu­nal eu­ro­peo que po­ne en cua­ren­te­na las ór­de­nes de de­ten­ción emi­ti­das por los jue­ces po­la­cos y tras la de­ci­sión del Go­bierno bel­ga y la Eu­ro­cá­ma­ra de ig­no­rar el ve­to de Var­so­via a la en­tra­da en Eu­ro­pa de una ac­ti­vis­ta crí­ti­ca con el ré­gi­men po­la­co.

Sin gran­des es­tri­den­cias pe­ro con cre­cien­te ro­tun­di­dad, Bru­se­las plan­ta ca­ra a la de­ri­va au­to­ri­ta­ria.

Fuen­tes co­mu­ni­ta­rias ase­gu­ran a es­te dia­rio que no se tra­ta de re­nun­ciar a la bom­ba nu­clear que su­po­ne el ar­tícu­lo 7 del Tra­ta­do (que im­pli­ca la sus­pen­sión del vo­to en el Con­se­jo), una hu­mi­lla­ción que ya pen­de so­bre Bu­da­pest y Var­so­via. Pe­ro la Co­mi­sión apuesta en pa­ra­le­lo por un im­pla­ca­ble go­ta a go­ta en la apli­ca­ción de la nor­ma­ti­va co­mu­ni­ta­ria que pue­de con­ver­tir a Go­bier­nos co­mo los de Hun­gría y Po­lo­nia en unos pa­rias de fac­to a la vis­ta de to­da la opinión pú­bli­ca, en par­ti­cu­lar, la de sus pro­pios paí­ses.

La in­cóg­ni­ta es si la res­pues­ta de Bru­se­las no lle­ga de­ma­sia­do tar­de. El com­ba­te de Bru­se­las con el Go­bierno hún­ga­ro y el po­la­co (con­tro­la­do por el ul­tra­con­ser­va­dor Ja­ros­law Kaczyns­ki) se ha con­ver­ti­do en una lu­cha con­tra el re­loj por­que los bro­tes au­to­ri­ta­rios, xe­nó­fo­bos o an­ti­de­mo­crá­ti­cos se mul­ti­pli­can por do­quier y los po­ten­cia­les alia­dos de Or­bán ya con­tro­lan va­rias ca­pi­ta­les. “Los na­cio­na­lis­tas des­fi­lan­do en Chem­nitz, la cam­pa­ña an­ti-So­ros en Hun­gría o la cre­cien­te re­tó­ri­ca an­ti­mu­sul­ma­na o an­ti­gi­ta­na son so­lo al­gu­nos ejem­plos de que te­ne­mos un pro­ble­ma”, ad­mi­tía es­ta se­ma­na la co­mi­sa­ria eu­ro­pea de Jus­ti­cia, Ve­ra Jou­ro­vá.

La vio­la­ción de los va­lo­res fun­da­men­ta­les de la UE pue­de pa­sar de ex­cep­ción a nor­ma si Bru­se­las fra­ca­sa en su nue­va ofen­si­va. Es­ta mis­ma se­ma­na tras­cen­día que el Mi­nis­te­rio del In­te­rior de Aus­tria (go­ber­na­da por una coa­li­ción de de­re­cha y ex­tre­ma de­re­cha) ha da­do ins­truc­cio­nes pa­ra res­trin­gir la in­for­ma­ción a al­gu­nos me­dios, in­clui­do uno de los prin­ci­pa­les pe­rió­di­cos del país, Der Standard.

Y el vier­nes, la Co­mi­sión re­co­no­cía que ha pe­di­do ex­pli­ca­cio­nes a Ro­ma so­bre el cen­so de po­bla­ción gi­ta­na anun­cia­do por el mi­nis­tro del In­te­rior, Matteo Salvini. El Go­bierno ita­liano ha co­mu­ni­ca­do “que no hay pla­nes de lle­var a ca­bo un cen­so de la po­bla­ción gi­ta­na con in­ten­ción de ex­pul­sar­la”, se­gún in­di­ca Jou­ro­vá en una res­pues­ta a la eu­ro­par­la­men­ta­ria li­be­ral Bea­triz Be­ce­rra.

La co­mi­sa­ria eu­ro­pea de Jus­ti­cia advierte, sin em­bar­go, que “la Co­mi­sión se­gui­rá su­per­vi­san­do la si­tua­ción en los Es­ta­dos miem­bros, in­clui­da Ita­lia, y es­tá dis­pues­ta a uti­li­zar to­dos los me­dios dis­po­ni­bles, en el ám­bi­to de sus com­pe­ten­cias, en ca­so de de­tec­tar cla­ras in­frac­cio­nes de la le­gis­la­ción eu­ro­pea”. Una ad­ver­ten­cia que ya se ha he­cho reali­dad con Hun­gría y Po­lo­nia

Las ins­ti­tu­cio­nes co­mu­ni­ta­rias han es­tre­na­do con esos dos paí­ses unos va­ra­pa­los de al­can­ce des­co­no­ci­do. Los es­tra­gos fi­nan­cie­ros y po­lí­ti­cos de la tác­ti­ca co­mu­ni­ta­ria re­sul­tan ca­da vez más evi­den­tes. Y el cer­co eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co pa­re­ce lla­ma­do a con­ver­tir­se en el mo­de­lo a se­guir con­tra la ten­ta­ción an­ti­de­mo­crá­ti­ca que la­te en va­rias ca­pi­ta­les eu­ro­peas.

El Go­bierno de Vik­tor Or­bán ha si­do el pri­me­ro en re­ci­bir una den­te­lla­da eco­nó­mi­ca, en for­ma de re­ti­ra­da de fon­dos es­truc­tu­ra­les, co­mo con­se­cuen­cia de la co-

rrup­ción. “Los pro­gra­mas de los fon­dos es­truc­tu­ra­les en Hun­gría han si­do ob­je­to de la ma­yor ci­fra de co­rrec­ción fi­nan­cie­ra de to­da la UE en 2016 y 2017”, re­cor­da­ba el vi­ce­pre­si­den­te de la Co­mi­sión, Frans Tim­mer­mans, en el ale­ga­to de car­gos con­tra Or­bán que le­yó el pa­sa­do 11 de sep­tiem­bre en el Par­la­men­to Eu­ro­peo.

Cho­que ins­ti­tu­cio­nal

Pe­ro no es la úni­ca vía dis­ci­pli­na­ria que ha em­pe­za­do a ex­plo­tar la Co­mi­sión. El pa­sa­do lu­nes, Bru­se­las pi­dió al Tri­bu­nal de Jus­ti­cia eu­ro­peo la sus­pen­sión cau­te­lar de la re­for­ma del Tri­bu­nal Su­pre­mo apro­ba­da por el Par­la­men­to po­la­co, por en­ten­der que so­ca­va la in­de­pen­den­cia ju­di­cial. La me­di­da del quie­re re­ba­jar la edad de ju­bi­la­ción obli­ga­to­ria de los jue­ces del Tri­bu­nal Su­pre­mo de 70 a 65 años, y pue­de im­pli­car la sa­li­da de 27 de sus 72 jue­ces. Tres días des­pués, el Tri­bu­nal eu­ro­peo acep­ta­ba tra­mi­tar por pro­ce­di­mien­to de ur­gen­cia una con­sul­ta en el mis­mo sen­ti­do cur­sa­da por el Su­pre­mo po­la­co, lo que in­di­ca que los jue­ces co­mu­ni­ta­rios son par­ti­da­rios de in­ter­ve­nir en el asun­to y re­sol­ver­lo cuan­to an­tes.

Si Lu­xem­bur­go des­ha­ce la re­for­ma del Su­pre­mo po­la­co se tra­ta­ría de una in­ter­ven­ción en el or­den ju­di­cial de un país miem­bro de tal al­can­ce que Var­so­via, a pe­sar de la in­sis­ten­cia de Tim­mer­mans, se ha ne­ga­do a con­fir­mar si aca­ta­ría la sen­ten­cia. El cho­que ins­ti­tu­cio­nal po­dría desem­bo­car en san­cio­nes por desaca­to. “Y las mul­tas o se pa­gan o se des­cuen­tan de los fon­dos es­truc­tu­ra­les”, su­su­rra una fuen­te en Bru­se­las.

Var­so­via, ade­más, ha em­pe­za­do a des­col­gar­se del es­pa­cio ju­di­cial eu­ro­peo, uno de los ám­bi­tos de in­te­gra­ción más im­por­tan­te jun­to a la Unión Mo­ne­ta­ria (a la que no per­te­ne­cen ni Hun­gría ni Po­lo­nia). El Tri­bu­nal eu­ro­peo sen­ten­ció el pa­sa­do ju­lio a fa­vor de es­cru­tar con lu­pa las or­de­nes eu­ro­peas de de­ten­ción y en­tre­ga cur­sa­das por Po­lo­nia, pa­ra ga­ran­ti­zar que el acu­sa­do dis­fru­ta­ra de to­das las ga­ran­tías ju­di­cia­les. Y fa­lla­ba a fa­vor de no tra­mi­tar­las si el Con­se­jo de la UE con­fir­ma la apli­ca­ción del ar­tícu­lo 7 co­mo ha pro­pues­to la Co­mi­sión. Po­lo­nia es el país de la UE que cur­sa más ór­de­nes de de­ten­ción (2.390 en 2015, úl­ti­mo año con da­tos. Es el do­ble que Fran­cia y cua­tro ve­ces más que Es­pa­ña), pe­ro el ve­re­dic­to de Lu­xem­bur­go ame­na­za con con­ver­tir­las en papel mo­ja­do.

/ F. F. (AFP)

El pri­mer mi­nis­tro hún­ga­ro, Vik­tor Or­bán, du­ran­te el de­ba­te en la Eu­ro­cá­ma­ra so­bre la si­tua­ción en el país, el 11 de sep­tiem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.