Que­re­lla con­tra la cú­pu­la po­li­cial del PP por en­cu­brir a Vi­lla­re­jo

Un po­li­cía de­nun­ció la tra­ma del co­mi­sa­rio en 2015 y el ca­so se ar­chi­vó

El País (Nacional) - - PORTADA - J. M. RO­ME­RO / P. OR­DAZ, Ma­drid

La cú­pu­la po­li­cial du­ran­te el man­da­to de Jor­ge Fer­nán­dez Díaz al fren­te del Mi­nis­te­rio del In­te­rior ar­chi­vó en 2015 un in­for­me de Asun­tos In­ter­nos en el que se de­nun­cia­ban los ne­go­cios del en­ton­ces co­mi­sa­rio Jo­sé Ma­nuel Vi­lla­re­jo. El di­rec­tor ad­jun­to ope­ra­ti­vo (DAO) de la Po­li­cía era en ese mo­men­to Eu­ge­nio Pino, ami­go ín­ti­mo del co­mi­sa­rio. Ru­bén Ló­pez, el ins­pec­tor de Asun­tos In­ter­nos que des­cu­brió la tra­ma y la de­nun­ció, aca­ba de pre­sen­tar una que­re­lla con­tra la an­ti­gua cú­pu­la de In­te­rior.

La cú­pu­la po­li­cial del PP du­ran­te el man­da­to de Jor­ge Fer­nán­dez Díaz al fren­te del Mi­nis­te­rio del In­te­rior ar­chi­vó de un plu­ma­zo en abril de 2015 un ex­ten­so in­for­me del de­par­ta­men­to de Asun­tos In­ter­nos de la Po­li­cía en el que se de­nun­cia­ban los ne­go­cios pri­va­dos y su­pues­ta­men­te ilí­ci­tos del en­ton­ces co­mi­sa­rio Jo­sé Ma­nuel Vi­lla­re­jo. Pa­ra ello se sir­vió de otro in­for­me, muy bre­ve y ela­bo­ra­do sin ha­cer la más mí­ni­ma in­da­ga­ción, en­car­ga­do por el en­ton­ces Di­rec­tor Ad­jun­to Ope­ra­ti­vo (DAO) de la Po­li­cía, Eu­ge­nio Pino, ín­ti­mo ami­go de Vi­lla­re­jo. Ru­bén Ló­pez, el ins­pec­tor de Asun­tos In­ter­nos que des­cu­brió la tra­ma, y que fue des­pués apar­ta­do del ca­so y en­via­do a un pues­to de in­fe­rior ran­go, aca­ba de pre­sen­tar una que­re­lla con­tra la an­ti­gua cú­pu­la de In­te­rior.

Dos años des­pués de que In­te­rior mi­ra­ra pa­ra otro la­do en re­la­ción a los ne­go­cios pri­va­dos de Vi­lla­re­jo, la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción re­ci­bió un es­cri­to anó­ni­mo don­de se de­ta­lla­ban al­gu­nos de los tra­ba­jos del co­mi­sa­rio al mar­gen de su fun­ción po­li­cial. Ese es­cri­to des­en­ca­de­nó la de­ten­ción de Jo­sé Ma­nuel Vi­lla­re­jo en no­viem­bre de 2017 acu­sa­do de cohe­cho, blan­queo de ca­pi­ta­les y or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal.

Has­ta en­ton­ces, Vi­lla­re­jo ya ha­bía de­di­ca­do bue­na par­te de sus jor­na­das de tra­ba­jo a re­sol­ver cri­sis de em­pre­sa­rios mi­llo­na­rios que le con­tra­ta­ban. El co­mi­sa­rio uti­li­za­ba mé­to­dos ile­ga­les con­tra los ad­ver­sa­rios de sus clien­tes, gra­ba­ba y ha­cía se­gui­mien­tos ile­ga­les a per­so­nas o ma­ne­ja­ba ba­ses de da­tos de em­pre­sas de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes o en­ti­da­des ban­ca­rias que le fa­ci­li­ta­ban su­pues­ta­men­te otros po­li­cías con los que es­ta­ba com­pin­cha­do.

Las sos­pe­chas de Asun­tos In­ter­nos sur­gie­ron a raíz del “ca­so Ni­co­lás”, aquel jo­ven es­ta­fa­dor que se ha­cía pa­sar por ase­sor de Vi­ce­pre­si­den­cia del Go­bierno o agen­te del CNI. El nom­bre de Vi­lla­re­jo apa­re­ció en la do­cu­men­ta­ción que se le in­cau­tó al pe­que­ño Ni­co­lás. Asun­tos In­ter­nos ti­ró de ese hi­lo, sa­có con­clu­sio­nes y tras­la­dó a In­te­rior sus sos­pe­chas, que po­nían el én­fa­sis so­bre em­pre­sas con las que el co­mi­sa­rio ha­cía ac­ti­vi­da­des in­com­pa­ti­bles con su em­pleo de po­li­cía. Esas so­cie­da­des de Vi­lla­re­jo, cu­ya exis­ten­cia fue ade­lan­ta­da por EL PAÍS, son las mis­mas que aho­ra in­ves­ti­ga la Au­dien­cia Na­cio­nal y con las que per­pe­tró to­do ti­po de ile­ga­li­da­des, por lo que fi­na­men­te fue de­te­ni­do y en­car­ce­la­do el pa­sa­do 3 de no­viem­bre de 2017 acu­sa­do de cohe­cho, blan­queo de ca­pi­ta­les y or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal.

Fal­ta de co­la­bo­ra­ción

La Di­rec­ción Ge­ne­ral de la Po­li­cía, a cu­yo fren­te es­ta­ba Ig­na­cio Co­si­dó, hoy por­ta­voz del PP en el Se­na­do, no só­lo ar­chi­vó en 2015 aque­lla de­nun­cia de Asun­tos In­ter­nos, sino que obs­ta­cu­li­zó la in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial abier­ta a raíz del ca­so Ni­co­lás en to­do aque­llo que ame­na­za­ba con sal­pi­car al co­mi­sa­rio Vi­lla­re­jo. En va­rias oca­sio­nes, los res­pon­sa­bles de Asun­tos In­ter­nos, a las ór­de­nes del juez Ar­tu­ro Za­ma­rrie­go, se que­ja­ron al ins­truc­tor de que la Di­rec­ción Ge­ne­ral de la Po­li­cía no les fa­ci­li­ta­ba ni la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria pa­ra la cau­sa ni los me­dios ma­te­ria­les y hu­ma­nos pa­ra con­ti­nuar las pes­qui­sas.

In­te­rior acep­tó, sin em­bar­go, el in­for­me fir­ma­do por Jo­sé Án­gel Fuen­tes Ga­go, je­fe de ga­bi­ne­te del Di­rec­tor Ad­jun­to Ope­ra­ti­vo,

a fa­vor de que Vi­lla­re­jo si­guie­ra com­pa­ti­bi­li­zan­do su tra­ba­jo po­li­cial con las em­pre­sas pri­va­das don­de ven­día a sus clien­tes un equi­po pro­fe­sio­nal “con una di­la­ta­da ex­pe­rien­cia de más de trein­ta años en co­me­ti­dos de in­ves­ti­ga­ción po­li­cial, desa­rro­llos ope­ra­ti­vos así co­mo es­tra­te­gias de so­lu­ción de cri­sis”.

Vi­lla­re­jo es­ta­ba des­ti­na­do en­ton­ces “en co­mi­sión de ser­vi­cio” en la Di­rec­ción Ad­jun­ta Ope­ra­ti­va, el mis­mo de­par­ta­men­to que di­ri­gía su vie­jo ami­go Eu­ge­nio Pino y que fue el que le ab­sol­vió a ojos de sus su­pe­rio­res. Aun­que el en­ton­ces di­rec­tor ge­ne­ral de la Po­li­cía, Ig­na­cio Co­si­dó, ha pre­fe­ri­do no ha­cer de­cla­ra­cio­nes, fuen­tes de su en­torno más cer­cano han ex­pli­ca­do a es­te pe­rió­di­co que no abrió ex­pe­dien­te dis­ci­pli­na­rio a Jo­sé Ma­nuel Vi­lla­re­jo por­que el in­for­me ela­bo­ra­do por el DAO lo des­acon­se­ja­ba. So­bre la in­ves­ti­ga­ción de Asun­tos In­ter­nos, ale­gan que Co­si­dó no co­no­cía los de­ta­lles por­que no era de su com­pe­ten­cia sa­ber los de­ta­lles de una in­ves­ti­ga­ción or­de­na­da por un juez. Ase­gu­ran que el en­ton­ces di­rec­tor de la Po­li­cía no tu­vo ape­nas re­la­ción con Vi­lla­re­jo ni con sus asun­tos, que só­lo lo sa­lu­dó en una oca­sión, y que no tu­vo que ver con la con­ce­sión de la me­da­lla ni de­gra­dó a los po­li­cías que lo in­ves­ti­ga­ban por­que ce­só en su car­go en abril de 2016 y al ins­pec­tor Ru­bén lo en­via­ron a un pues­to de in­fe­rior ran­go en oc­tu­bre de 2017.

La tra­ma de­lic­ti­va

El ins­pec­tor de la po­li­cía que in­ves­ti­gó a Vi­lla­re­jo den­tro del ca­so Ni­co­lás con­clu­yó que el co­mi­sa­rio di­ri­gía “un gru­po de so­cie­da­des de­di­ca­das a la in­ves­ti­ga­ción que ofre­cía ser­vi­cios ju­rí­di­cos, de co­mu­ni­ca­cio­nes y me­diá­ti­cos, orien­ta­das to­das ellas a la ges­tión de cri­sis en asun­tos mer­can­ti­les, po­li­cia­les, ju­di­cia­les en la que ade­más vin­cu­la­ban es­tos ser­vi­cios con fuer­zas de se­gu­ri­dad”. De­nun­ció a sus su­pe­rio­res y tras­la­dó sus in­for­mes al juz­ga­do, don­de sigue tra­mi­tán­do­se la cau­sa. Sus da­tos apun­ta­ban a una tra­ma de­lic­ti­va con mu­chos de los ele­men­tos por lo que, dos años des­pués, la Au­dien­cia Na­cio­nal or­de­nó la de­ten­ción e in­gre­so en pri­sión in­con­di­cio­nal del co­mi­sa­rio.

La in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial ya tie­ne acre­di­ta­do que Vi­lla­re­jo se de­di­có a tra­vés de sus em­pre­sas pri­va­das y cuan­do to­da­vía es­ta­ba en el ser­vi­cio ac­ti­vo de la po­li­cía a co­brar “dá­di­vas ilí­ci­tas” e in­clu­so a co­me­ter otros de­li­tos por cuen­ta de sus clien­tes co­mo el “ac­ce­so a do­cu­men­ta­ción res­trin­gi­da, uso de se­gui­mien­tos o prác-

ti­ca de in­ter­ven­cio­nes tec­no­ló­gi­cas sin co­ber­tu­ra le­gal”.

El po­li­cía de Asun­tos In­ter­nos que des­ta­pó las ac­tua­cio­nes ile­ga­les de Vi­lla­re­jo fue de­gra­da­do y apar­ta­do. En su que­re­lla re­la­ta que los má­xi­mos je­fes po­li­cia­les le ci­ta­ron a va­rias reunio­nes don­de le re­cri­mi­na­ron por in­vo­lu­crar al co­mi­sa­rio Vi­lla­re­jo en la in­ves­ti­ga­ción ade­más de cen­su­rar­le por in­cluir a es­te po­li­cía en las di­li­gen­cias de ma­ne­ra gra­tui­ta. Cuan­do les ex­pli­có que ha­bía si­do el pe­que­ño Ni­co­lás quien ci­tó a Vi­lla­re­jo en su de­cla­ra­ción, le in­di­ca­ron que de­bía ha­ber­se en­tre­vis­ta­do pre­via­men­te con el impu­tado pa­ra sa­ber lo que iba a de­cla­rar. “Pe­ro no se pue­de ci­tar al ins­truc­tor po­li­cial en una in­ves­ti­ga­ción ju­di­cia­li­za­da y que par­te se en­con­tra­ba se­cre­ta, pa­ra que in­for­me de­lan­te del po­si­ble in­ves­ti­ga­do si efec­ti­va­men­te se le es­tá in­ves­ti­gan­do y por qué”, ex­pli­ca el po­li­cía de Asun­tos In­ter­nos. Es­te de­par­ta­men­to pre­sen­tó un año des­pués una de­nun­cia si­mi­lar an­te la Fis­ca­lía de Ma­drid, que la ar­chi­vó por en­ten­der que no se po­día abrir una in­ves­ti­ga­ción pros­pec­ti­va en bus­ca de al­go.

El co­mi­sa­rio Vi­lla­re­jo re­ci­bió una me­da­lla con dis­tin­ti­vo ro­jo du­ran­te la eta­pa del mi­nis­tro Jor­ge Fer­nán­dez Díaz al fren­te de In­te­rior por sus tra­ba­jos en Ca­ta­lu­ña. Unos años an­tes, con el Go­bierno so­cia­lis­ta, Vi­lla­re­jo ha­bía re­ci­bi­do otra condecoración se­me­jan­te. Fer­nán­dez Díaz de­fen­dió a Vi­lla­re­jo cuan­do ya eran pú­bli­cas al­gu­nas de sus ac­tua­cio­nes po­lé­mi­cas: “Ha pres­ta­do re­le­van­tes ser­vi­cios en la lu­cha con­tra el te­rro­ris­mo y el cri­men or­ga­ni­za­do. Y eso no se pue­de ol­vi­dar en nin­gún mo­men­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.