Aniver­sa­rio de un re­cuen­to

Pe­dir un re­fe­rén­dum co­mo el de Que­bec es re­co­no­cer la inuti­li­dad del 1-O

El País (Nacional) - - PORTADA -

El pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, Quim To­rra, ha exi­gi­do del Go­bierno de Pe­dro Sán­chez la con­vo­ca­to­ria de un re­fe­rén­dum de au­to­de­ter­mi­na­ción co­mo los ce­le­bra­dos en Que­bec, des­pués de reivin­di­car el mo­de­lo de Es­co­cia. Lo más des­ta­ca­ble de la ini­cia­ti­va no es su es­ca­sa no­ve­dad, sino el he­cho de que ten­ga lu­gar ape­nas días an­tes de una fe­cha que las fuer­zas in­de­pen­den­tis­tas desean in­cor­po­rar a una mi­to­lo­gía na­cio­nal pa­ra uso ex­clu­si­vo de sus par­ti­da­rios. Ma­ña­na ha­rá un año que la Ge­ne­ra­li­tat ce­le­bró co­mo re­fe­rén­dum de au­to­de­ter­mi­na­ción lo que, en reali­dad, fue un re­cuen­to ex­tra­ofi­cial de sus par­ti­da­rios, a quie­nes ci­ta­ron an­te unas ur­nas traí­das en se­cre­to des­de Chi­na y con­ta­bi­li­za­ron se­gún un cen­so ob­te­ni­do vio­len­tan­do el se­cre­to de sus da­tos per­so­na­les. Los pro­pios par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas sa­ben que el prin­ci­pal pro­ble­ma de las ci­fras ofre­ci­das co­mo re­sul­ta­dos de aque­lla jor­na­da no es que ca­re­cie­ran de ga­ran­tías, sino que eran tau­to­ló­gi­cas, pues­to que lo úni­co que de­mos­tra­ron es que los par­ti­da­rios de la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña son, en efec­to, par­ti­da­rios de la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña.

El dis­cur­so man­te­ni­do has­ta ha­ce po­cas se­ma­nas por el pre­si­dent To­rra pre­ten­día fun­dar en el pri­me­ro de oc­tu­bre la su­pues­ta le­gi­ti­mi­dad, no ya de una efí­me­ra de­cla­ra­ción uni­la­te­ral de in­de­pen­den­cia que juz­ga­rán los tribunales, sino de la to­ta­li­dad de las de­ci­sio­nes de rup­tu­ra que anun­ció al co­mien­zo de su man­da­to, y de las que ha ido des­di­cién­do­se. De ahí que la re­cien­te in­vo­ca­ción al mo­de­lo de Que­bec so­lo ten­ga sig­ni­fi­ca­do si se in­ter­pre­ta en el sen­ti­do de que, fi­nal­men­te, el pre­si­dent To­rra ha re­co­no­ci­do que los par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas no pue­den ha­cer ri­gu­ro­sa­men­te na­da con los su­pues­tos re­sul­ta­dos del 1 de oc­tu­bre que se dis­po­nen a con­me­mo­rar ma­ña­na. Los ciu­da­da­nos que se opo­nen al pro­gra­ma po­lí­ti­co de la in­de­pen­den­cia nun­ca de­ja­ron de sa­ber­lo, co­mo tam­bién han co­men­za­do a sos­pe­char­lo mu­chos de los que lo apo­yan.

Unos y otros se me­re­cen, sin em­bar­go, que el pre­si­dent To­rra lo reconozca pú­bli­ca­men­te, en lu­gar de se­guir res­pal­dan­do ma­ni­fes­ta­cio­nes con las que ali­men­tar la fan­ta­sía de una re­pú­bli­ca que no exis­te y de una lu­cha épi­ca que, en reali­dad, se desa­rro­lla en el mar­co de una Cons­ti­tu­ción de­mo­crá­ti­ca. Ca­ta­lu­ña no es in­de­pen­dien­te, no por­que la as­fi­xie nin­gún Es­ta­do re­pre­sor, co­mo ase­gu­ran los par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas ha­cien­do pa­ra­dó­ji­ca­men­te uso de los de­re­chos y libertades de los que go­zan den­tro de él, sino por­que la ma­yo­ría de sus ciu­da­da­nos ha re­cha­za­do de­jar­se im­po­ner la se­ce­sión por vías de he­cho, ex­pre­san­do su vo­lun­tad a tra­vés de ur­nas ver­da­de­ras y de elec­cio­nes ce­le­bra­das con ga­ran­tías.

Ha­ce un año los cuer­pos de se­gu­ri­dad del Es­ta­do in­ter­vi­nie­ron por or­den del Go­bierno cen­tral, in­ten­tan­do im­pe­dir que los par­ti­da­rios de la in­de­pen­den­cia lle­ga­sen has­ta las ur­nas des­ple­ga­das ile­gal­men­te por la Ge­ne­ra­li­tat. No bas­ta con de­cir que la de­ci­sión po­lí­ti­ca fue un error; fue, ade­más, una te­me­ri­dad, en la me­di­da en que pu­so en peligro la in­te­gri­dad de ciu­da­da­nos cu­ya res­pon­sa­bi­li­dad se li­mi­ta­ba a ha­ber acu­di­do a la lla­ma­da de un Go­bierno aún más te­me­ra­rio, que los con­vo­có a co­me­ter una ile­ga­li­dad y que dio or­den a su pro­pia po­li­cía de que se in­hi­bie­ra an­te ella. Un úni­co con­tu­sio­na­do hu­bie­ra bas­ta­do pa­ra con­de­nar la ma­ne­ra en la que el Es­ta­do, del que tam­bién for­ma par­te la Ge­ne­ra­li­tat, arro­jó a las ca­lles un pro­ble­ma que de­bía ha­ber re­suel­to en las ins­ti­tu­cio­nes. Pe­ro la ma­ni­pu­la­ción de las ci­fras de per­so­nas aten­di­das en los hos­pi­ta­les, así co­mo de la gravedad de sus le­sio­nes, es un es­tig­ma que per­se­gui­rá a los lí­de­res in­de­pen­den­tis­tas ca­da vez que in­vo­quen una jor­na­da que ellos mis­mos quie­ren ol­vi­dar, pe­ro no sa­ben có­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.