Ma­drid y Atlé­ti­co em­pa­tan sin goles

A los ro­ji­blan­cos no les bas­ta su re­crea­ti­vo pri­mer tiem­po ni a los ma­dri­dis­tas su ar­do­ro­so se­gun­do ac­to en un der­bi con dos dis­tin­gui­dos: Cour­tois y Oblak

El País (Nacional) - - PORTADA - JO­SÉ SÁ­MANO,

A na­die le al­can­zó en Cha­mar­tín. Al Atlé­ti­co no le lle­gó con su re­crea­ti­vo pri­mer tiem­po con Ro­dri co­mo un re­loj. Al Ma­drid tam­po­co le bas­tó su ar­dien­te se­gun­do tra­mo con Ce­ba­llos co­mo cor­ne­ta. Co­mo re­sul­ta­do, un pun­to pa­ra ca­da ve­cino tras un par­ti­do con cur­vas pa­ra uno y otro, na­da que ver an­tes y des­pués del des­can­so. Un en­cuen­tro en el que los por­te­ros, pri­me­ro Cour­tois y lue­go Oblak, los dos me­jo­res del pla­ne­ta, frus­tra­ron a los de­lan­te­ros. En la in­ti­mi­dad, a so­las con los ata­can­tes, ellos im­pu­sie­ron su ley en un par­ti­do co­ra­ju­do, muy ca­chas y con mo­men­tos fluc­tuan­tes pa­ra ca­da cual.

Real Ma­drid y Atlé­ti­co di­ri­mie­ron un due­lo por ru­tas di­fe­ren­tes. De en­tra­da, más quie­tos los blan­cos, man­sos, afei­ta­dos con la pe­lo­ta. Más vi­vi­fi­can­tes y chis­po­sos los ro­ji­blan­cos, a los que el ba­lón ya no siem­pre les pa­re­ce un ar­te­fac­to sos­pe­cho­so. Con Ro­dri y Le­mar re­clu­ta­dos pue­de per­mi­tir­se una bue­na ra­ción de fút­bol al pie, geo­mé­tri­co. De en­tra­da, así lo hi­zo en Cha­mar­tín fren­te a un ad­ver­sa­rio for­mal, sin más. Un Ma­drid da­do al tras­teo con la pe­lo­ta, mo­ro­so y más cau­to pa­ra evi­tar el bir­le que atre­vi­do pa­ra el en­vi­te in­di­vi­dual o co­lec­ti­vo.

Has­ta el in­ter­me­dio, el Atlé­ti­co tu­vo otra mar­cha, siem­pre al com­pás de Ro­dri, con la pu­jan­za de Saúl, la ex­pan­si­vi­dad de Le­mar y la proa de Griez­mann. Fue el fran­cés el pri­me­ro en dar can­cha a Cour­tois, sos­tén ca­pi­tal de los de Ju­len Lo­pe­te­gui en dos es­ca­pa­das col­cho­ne­ras ha­cia el gol. Ya fue­ra con la ca­be­za —co­mo en su due­lo con Griez­mann— co­mo con la mano iz­quier­da —co­mo en su re­to es­gri­mis­ta con Die­go Cos­ta—. Dos ac­cio­nes sin­to­má­ti­cas de lo que fue el ini­ciá­ti­co con­jun­to de Si­meo­ne. Ja­ba­to co­mo siem­pre y sin des­dén por el jue­go tren­za­do, pe­ro di­rec­to y sin ata­jos ha­cia la me­ta. A la ca­rre­ra lle­ga­ron sus dos me­jo­res oca­sio­nes. Con el ba­lón tan de­te­ni­do co­mo par­si­mo­nio­so es­tu­vo el Real, lle­gó la me­jor opor­tu­ni­dad lo­cal an­tes de la tre­gua del des­can­so. Tras una fal­ta eje­cu­ta­da por Kroos, a Ba­le se le fue un dis­pa­ro con la zur­da por un me­ñi­que. Tan es­tá­ti­co se des­ple­ga­ba el Real Ma­drid que, has­ta que irrum­pió Ce­ba­llos al co­mien­zo del se­gun­do tiem­po, na­die tu­vo más pi­can­te que Car­va­jal. Co­mo sue­le, el la­te­ral aca­bó con el co­ra­zón en los hue­sos.

Ais­la­do Ben­ze­ma y con Asen­sio sin el au­xi­lio de Na­cho por la ori­lla iz­quier­da, el equi­po de Lo­pe­te­gui ape­nas tu­vo vue­lo, por más que Oblak pi­fia­ra un des­pe­je con el pie que re­bo­tó en Mar­co Asen­sio y, tal que una ca­ram­bo­la, el ba­lón ca­yó en ma­nos del es­lo­veno.

Un sim­ple cam­bio al des­can­so al­te­ró la tra­ma. Ce­ba­llos, re­le­vo de Ba­le, con mo­les­tias, hi­zo de so­na­je­ro. El Ma­drid en­con­tró en el an­da­luz al in­su­rrec­to que ne­ce­si­ta­ba. Al­guien que se re­be­la­ra con­tra tan­ta rec­ti­tud, con­tra un fút­bol ex­ce­si­va­men­te car­te­siano. Apa­re­ció Ce­ba­llos y el par­ti­do dio un vuel­co. No so­lo el Real ya tu­vo una vía por la iz­quier­da, don­de se ubi­có el ex­bé­ti­co, sino que en su ra­dar se ac­ti­vó mu­cho más Asen­sio, co­gió vo­lu­men Kroos y ja­más se con­tu­vo Car­va­jal. Co­mo con­se­cuen­cia, se fun­dió el di­cha­ra­che­ro Atlé­ti­co del pri­mer pe­rio­do. A los co­fra­des de Si­meo­ne ya les que­ma­ba la pe­lo­ta, me­nos obe­dien­te a sus pies por el ma­yor pul­so lo­cal. Ro­dri per­dió el an­cla y los de­lan­te­ros no da­ban con la sa­li­da. So­bre to­do, Die­go Cos­ta, au­sen­te en Cha­mar­tín sal­vo en aquel ca­ra a ca­ra en el que le ven­ció el agi­gan­ta­do Cour­tois.

Pen­du­lar el par­ti­do, de los fo­cos de Cour­tois al plano de Oblak. En una no­che de por­te­ros, el es­lo­veno tam­bién tu­vo su ins­tan­te de glo­ria. Y, al igual que su co­le­ga bel­ga, en un asal­to en so­li­ta­rio. Oblak ga­nó el desafío a Asen­sio.

El cua­dro del Me­tro­po­li­tano ya no col­ga­ba de Ro­dri o Le­mar, sino de las pin­zas de Gi­mé­nez. No se de­mo­ró Si­meo­ne, que, vis­to el achi­que de los su­yos, echó el la­zo a Co­rrea por el ya di­lui­do Le­mar y a Tho­mas por el irre­le­van­te Cos­ta. El Atlé­ti­co no dio con el re­me­dio, es­cla­vi­za­do en su ran­cho por un ri­val mu­cho más ca­te­gó­ri­co y de­ci­di­do. A los ro­ji­blan­cos so­lo les que­da­ba so­por­tar la trom­ba.

En ple­na cre­ci­da ma­dri­dis­ta, la gen­te del Ber­na­béu re­cla­mó a Ma­riano, lo que fue­ra an­tes que Ben­ze­ma. Efer­ves­cen­te el Ma­drid, el equi­po re­que­ría un pe­ga­dor, al­guien que ati­za­ra el área, al­guien en com­bus­tión. Lo­pe­te­gui no aten­dió la pe­ti­ción y se in­cli­nó por el de­bú de Vi­ni­cius, por las cié­na­gas de Se­gun­da B des­de su ate­rri­za­je en Val­de­be­bas. El chi­co no tu­vo mi­nu­tos su­fi­cien­tes en un Real Ma­drid que ce­rró el der­bi con Lu­cas, Vi­ni­cius y Asen­sio co­mo de­lan­te­ra. Con ellos o los ti­tu­la­res, el equi­po ha se­lla­do un re­gis­tro de dos goles en los cua­tro úl­ti­mos par­ti­dos li­gue­ros. Al otro la­do, el Atlé­ti­co no tu­vo con­ti­nui­dad: de la ola del pri­mer tra­mo a la re­sis­ten­cia es­par­ta­na del se­gun­do. A nin­guno le bas­tó con me­dio tiem­po. Y por el ca­mino, Cour­tois y Oblak. Pa­la­bras ma­yo­res.

/ ÁL­VA­RO GAR­CÍA

Thi­baut Cour­tois sal­va con la ca­be­za un mano a mano con An­toi­ne Griez­mann, en pre­sen­cia de Rap­hael Va­ra­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.