Ac­tos de Bu­da­pest y Var­so­via que so­ca­van los de­re­chos

Pe­nas de cár­cel pa­ra el que ayu­da a in­mi­gran­tes o la in­je­ren­cia en la Jus­ti­cia es­tán en­tre las me­di­das más con­de­na­bles

El País (Nacional) - - INTERNACIONAL - MA­RÍA HERVÁS, Ma­drid

Has­ta aquí. Des­pués de años de ame­na­zas y re­pri­men­das, Bru­se­las ha pa­sa­do a la ac­ción pa­ra fre­nar la de­ri­va au­to­ri­ta­ria de Po­lo­nia y Hun­gría. Dos paí­ses cu­yos Go­bier­nos, de cor­te ul­tra­na­cio­na­lis­ta y xe­nó­fo­bo, han pues­to en ries­go el Es­ta­do de de­re­cho, se­gún Bru­se­las. Nor­mas que so­ca­van los va­lo­res fun­da­men­ta­les que ri­gen el club eu­ro­peo, se­gún el Eu­ro­par­la­men­to. Los dos paí­ses ex­co­mu­nis­tas han pa­sa­do de ser alum­nos mo­dé­li­cos en la in­te­gra­ción, a las ove­jas ne­gras de la UE. Es­te es un re­pa­so a las le­yes que han ori­gi­na­do el con­flic­to con Bru­se­las:

“Us­ted no sa­be lo que era le­van­tar­se, po­ner la ra­dio y es­cu­char to­dos los días men­sa­jes con­tra la or­ga­ni­za­ción en la que tra­ba­jas. Nos sen­tía­mos per­se­gui­dos. Co­mo en la épo­ca co­mu­nis­ta”. Csa­ba Cson­tos es uno de los por­ta­vo­ces de Fun­da­ción Open So­ciety, una or­ga­ni­za­ción pro­gre­sis­ta fi­nan­cia­da por el mul­ti­mi­llo­na­rio Geor­ge So­ros, a quien Or­bán ha con­ver­ti­do en su enemi­go pú­bli­co nú­me­ro uno. A fi­na­les de agos­to, la ma­yo­ría del per­so­nal de la ins­ti­tu­ción en Bu­da­pest se tras­la­dó a Ber­lín. “El aco­so y los ata­ques de las au­to­ri­da­des eran in­so­por­ta­bles”, re­co­no­ce Cson­tos, de 55 años. “Se­gui­mos man­te­nien­do las ac­ti­vi­da­des y los fon­dos, pe­ro no sa­be­mos cuán­do po­dre­mos vol­ver”. Or­bán se ha va­li­do de su ma­yo­ría ab­so­lu­ta en el Par­la­men­to pa­ra ver­ter su ira con­tra So­ros. El año pa­sa­do, apro­bó una ley edu­ca­ti­va que afec­ta a otra pres­ti­gio­sa or­ga­ni­za­ción fi­nan­cia­da por el mag­na­te: la Cen­tral Eu­ro­pean Uni­ver­sity (CEU). La nor­ma obli­ga a to­das las uni­ver­si­da­des ex­tran­je­ras que ope­ran en Hun­gría a te­ner un cam­pus en su país de ori­gen. La CEU es­tá acre­di­ta­da en el Es­ta­do de Nue­va York, pe­ro no tie­ne nin­gún cam­pus en te­rri­to­rio es­ta­dou­ni­den­se. El Go­bierno de Fi­desz (el par­ti­do de Or­bán) de­fen­dió que es­ta ley, que pue­de abo­car al cie­rre del cen­tro, era ne­ce­sa­ria pa­ra “lu­char con­tra las irre­gu­la­ri­da­des”. Pa­sa­do un año, el fu­tu­ro de la CEU sigue en el lim­bo.

En su cru­za­da con­tra la in­mi­gra­ción, Or­bán apro­bó en ju­nio la ley Stop So­ros, que cas­ti­ga con pe­nas de has­ta un año de cár­cel a gru­pos o in­di­vi­duos que ayu­den —o ase­so­ren— a los in­mi­gran­tes irre­gu­la­res. El Go­bierno tam­bién tie­ne pen­dien­te apli­car una ta­sa a las ONG que re­ci­ben fi­nan­cia­ción ex­tran­je­ra. Una de las or­ga­ni­za­cio­nes afec­ta­das es el Co­mi­té Hel­sin­ki, que pro­te­ge los de­re­chos hu­ma­nos en Hun­gría. “No ha­ce­mos na­da ile­gal. Así que nues­tros abo­ga­dos si­guen re­pre­sen­tan­do a so­li­ci­tan­tes de asi­lo y re­fu­gia­dos co­mo an­tes”, di­ce Gá­bor Gyu­lai, di­rec­tor del pro­gra­ma de asi­lo.

En la pri­me­ra mi­tad del año, Hun­gría re­gis­tró 430 so­li­ci­tu­des de asi­lo. La úl­ti­ma re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción prohí­be reasen­tar en el país “po­bla­ción ex­tran­je­ra”. Tam­bién de­cla­ra que la com­po­si­ción de la po­bla­ción no pue­de ser mo­di­fi­ca­da por “vo­lun­tad ex­ter­na”. Ape­nas el 1,5% de la po­bla­ción de Hun­gría (10 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes) es ex­tran­je­ra. Pe­ro el dis­cur­so an­tin­mi­gra­ción de Or­bán y su de­fen­sa de una Eu­ro­pa cris­tia­na ha ino­cu­la­do el odio y el te­mor ha­cia el fo­rá­neo. El país ma­giar re­cha­za por com­ple­to el re­par­to por cuo­tas de re­fu­gia­dos de la UE. Al igual que Po­lo­nia.

Dos me­ses des­pués de que el par­ti­do Ley y Jus­ti­cia (PiS) ga­na­ra con ma­yo­ría ab­so­lu­ta las elec­cio­nes de 2015 en Po­lo­nia, el nue­vo Go­bierno, di­ri­gi­do en la som­bra por el ul­tra­na­cio­na­lis­ta ca­tó­li­co Ja­ros­law Kaczyns­ki, sa­ca­ba ade­lan­te la re­for­ma del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal. Des­de en­ton­ces los fa­llos que emi­te el tri­bu­nal po­la­co ne­ce­si­tan el apo­yo de dos ter­cios pa­ra sa­lir ade­lan­te, lo que di­fi­cul­ta lle­gar a un con­sen­so pa­ra sus re­so­lu­cio­nes.

Em­pe­za­ba así una ba­ta­lla por el con­trol del po­der ju­di­cial que ha di­na­mi­ta­do la di­vi­sión de po­de­res de la sex­ta eco­no­mía de la UE. En 2017 si­guió la re­for­ma de la jus­ti­cia or­di­na­ria, que da vía li­bre al mi­nis­tro de Jus­ti­cia pa­ra de­sig­nar y des­ti­tuir a los pre­si­den­tes de los tribunales or­di­na­rios y que cau­só el des­pi­do de cen­te­na­res de jue­ces. “Cual­quier juez que fa­lle con­tra la vo­lun­tad del Go­bierno pue­de es­pe­rar la reac­ción del mi­nis­tro de Jus­ti­cia”, la­men­ta Mo­ni­ka Frac­ko­wiak, miem­bro de Ius­ti­tia, una aso­cia­ción pro­fe­sio­nal de jue­ces de Po­lo­nia. Aho­ra le ha to­ca­do el turno al Su­pre­mo. La nue­va re­for­ma re­ba­ja la edad de ju­bi­la­ción de los jue­ces del Su­pre­mo de 70 a 65 años, lo que pue­de im­pli­car la sa­li­da de 27 de sus 72 ma­gis­tra­dos y da vía li­bre pa­ra nue­vos nom­bra­mien­tos.

Las uni­ver­si­da­des ex­tran­je­ras es­tán en la mi­ra del Go­bierno de Or­bán

Las re­for­mas del Eje­cu­ti­vo po­la­co han di­na­mi­ta­do la di­vi­sión de po­de­res

Am­bos paí­ses han pa­sa­do de ser alum­nos mo­dé­li­cos a ove­jas ne­gras

/ BERNADETT SZABO (REUTERS)

Pro­tes­ta con­tra el pri­mer mi­nis­tro hún­ga­ro, Vik­tor Or­bán, en Bu­da­pest el pa­sa­do 16 de sep­tiem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.