El pre­si­den­te ita­liano pi­de que el dé­fi­cit sea equi­li­bra­do

El País (Nacional) - - INTERNACIONAL - LO­RE­NA PA­CHO, Ro­ma

El pre­si­den­te de la re­pú­bli­ca ita­lia­na, Ser­gio Mat­ta­re­lla, po­co pro­pen­so a co­men­tar en pú­bli­co las de­ci­sio­nes del Eje­cu­ti­vo, ha en­tra­do en jue­go abier­ta­men­te en la cues­tión pre­su­pues­ta­ria y por pri­me­ra vez des­de que se ini­ció el de­ba­te. Ayer ad­vir­tió de que la Cons­ti­tu­ción exi­ge unas cuen­tas pú­bli­cas en or­den, “res­pe­to al equi­li­brio pre­su­pues­ta­rio y un ni­vel de deu­da sostenible”. Lo hi­zo des­pués de que el Go­bierno de coa­li­ción del Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas y la Li­ga apro­ba­ran el pa­sa­do jue­ves un au­men­to del dé­fi­cit has­ta el 2,4% del PIB, que es el tri­ple de lo que man­tu­vo el an­te­rior Go­bierno de Pao­lo Gen­ti­lo­ni, del Par­ti­do De­mo­crá­ti­co. Y un desafío pa­ra la UE y los mer­ca­dos.

Mat­ta­re­lla ape­ló al ar­tícu­lo 97, que es­ti­pu­la la ne­ce­si­dad de “ase­gu­rar un pre­su­pues­to equi­li­bra­do y la sos­te­ni­bi­li­dad de la deu­da pú­bli­ca”, en un en­cuen­tro pú­bli­co con una de­le­ga­ción de jó­ve­nes ita­lia­nos.

Y con­ti­nuó su avi­so: “La Cons­ti­tu­ción lo es­ta­ble­ce así pa­ra tu­te­lar los aho­rros de nues­tros ciu­da­da­nos, los re­cur­sos pa­ra las fa­mi­lias y pa­ra las em­pre­sas, pa­ra de­fen­der las pen­sio­nes, pa­ra ha­cer po­si­bles in­ter­ven­cio­nes so­cia­les con­cre­tas y efi­ca­ces”. Tam­bién sub­ra­yó que te­ner unas cuen­tas pú­bli­cas só­li­das y or­de­na­das “es una con­di­ción in­dis­pen­sa­ble de se­gu­ri­dad so­cial”.

Pro­me­sas elec­to­ra­les

La apro­ba­ción del plan pre­su­pues­ta­rio desató una ba­ta­lla cam­pal en el Go­bierno. Por un la­do los so­cios Matteo Salvini y Lui­gi Di Maio pe­dían au­men­tar el gas­to pa­ra te­ner mar­gen fis­cal pa­ra cum­plir sus pro­me­sas, co­mo la ren­ta de ciu­da­da­nía del Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas o la re­duc­ción de im­pues­tos y de la edad de ju­bi­la­ción que pro­me­tió la Li­ga. Por el otro, el mi­nis­tro de Eco­no­mía, el téc­ni­co in­de­pen­dien­te, Gio­van­ni Tria, no era par­ti­da­rio de so­bre­pa­sar el 1,6% de dé­fi­cit res­pec­to al PIB. Mat­ta­re­lla lla­mó en el úl­ti­mo mo­men­to a Tria y le su­gi­rió que ce­die­ra pa­ra evi­tar una cri­sis que pu­sie­ra en ja­que al Eje­cu­ti­vo, pe­ro has­ta aho­ra, nun­ca ha­bía to­ma­do una po­si­ción tan cla­ra en la cues­tión en pú­bli­co.

El vi­ce­pre­si­den­te y lí­der de la ul­tra­de­re­chis­ta Li­ga, Matteo Salvini, que ya ad­vir­tió el vier­nes de su in­ten­ción de con­ti­nuar ade­lan­te, aun­que Bru­se­las pu­sie­ra ob­je­cio­nes, no tar­dó en reac­cio­nar al aper­ci­bi­mien­to del pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca. “Me ne fre­go”, re­mar­có, “me im­por­ta un ble­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.