Un tsu­ma­ni cau­sa ca­si 400 muertos en In­do­ne­sia

El País (Nacional) - - INTERNACIONAL - XA­VIER FONTDEGLÒRIA / AGEN­CIAS,

Las au­to­ri­da­des in­do­ne­sias in­for­ma­ron ayer de la muer­te de al me­nos 384 per­so­nas en la ciu­dad de Pa­lu, una de las más afec­ta­das por un seís­mo de mag­ni­tud 7,5 en la es­ca­la Rich­ter re­gis­tra­do el vier­nes y el tsu­na­mi pos­te­rior, que lle­vó a la cos­ta olas de has­ta tres me­tros. Aún se des­co­no­cen los da­ños en otros nú­cleos ur­ba­nos to­da­vía in­co­mu­ni­ca­dos y se te­me que otros cien­tos de per­so­nas ha­yan que­da­do atra­pa­das ba­jo los es­com­bros de las mi­les de ca­sas que se han de­rrum­ba­do. El ba­lan­ce de he­ri­dos, tam­bién pro­vi­sio­nal, as­cien­de a 540.

El área cen­tral de la cos­ta occidental de is­la de Cé­le­bes (Su­la­we­si, en in­do­ne­sio) su­frió el vier­nes dos seís­mos: uno de mag­ni­tud 6, que cau­só un muer­to y al­gu­nos he­ri­dos más, y otro mu­cho más po­ten­te de 7,5. Es­te úl­ti­mo tem­blor des­en­ca­de­nó un tsu­na­mi que, se­gún se apre­cia en los ví­deos pu­bli­ca­dos en las re­des so­cia­les, se lle­vó por de­lan­te va­rios edi­fi­cios en Pa­lu mien­tras los ha­bi­tan­tes huían pa­ra re­fu­giar­se en las zo­nas al­tas.

El por­ta­voz de la Agen­cia Na­cio­nal de Ges­tión de Desas­tres, Su­to­po Pur­wo Nu­groho, ase­gu­ró que los da­ños por el tsu­na­mi son “ex­ten­sos”, se­gún re­co­ge la agen­cia Reuters. La ci­fra de fa­lle­ci­dos in­clu­ye so­la­men­te los cuer­pos ha­lla­dos cer­ca de la ciu­dad de Pa­lu, pe­ro no los del dis­tri­to cos­te­ro de Dong­ga­la, tam­bién muy afec­ta­do por la ca­tás­tro­fe, pe­ro cu­yos da­ños no se han po­di­do eva­luar aún. En Pa­lu y Dong­ga­la vi­ven unas 600.000 per­so­nas. Las au­to­ri­da­des, que es­tán tra­ba­jan­do pa­ra res­ta­ble­cer las co­mu­ni­ca­cio­nes y el su­mi­nis­tro de elec­tri­ci­dad, han ad­ver­ti­do de que la ci­fra de víctimas irá en au­men­to a me­di­da que se abra el ac­ce­so a es­tas otras áreas afec­ta­das. Más de 16.000 per­so­nas han si­do eva­cua­das a 24 cen­tros de aten­ción en Pa­lu.

“Cuan­do sur­gió la ame­na­za, mu­chas per­so­nas per­ma­ne­cie­ron en la pla­ya y no co­rrie­ron a re­fu­giar­se in­me­dia­ta­men­te”, di­jo el por­ta­voz de la agen­cia. “Se en­con­tra­ron mu­chos cuer­pos a lo lar­go de la cos­ta, pe­ro la ci­fra exac­ta se des­co­no­ce”, aña­dió. La agen­cia me­teo­ro­ló­gi­ca del país emi­tió una aler­ta de tsu­na­mi tras el seís­mo más po­ten­te, que se pro­du­jo apro­xi­ma­da­men­te a las cin­co de la tar­de, ho­ra lo­cal (on­ce de la ma­ña­na en la Es­pa­ña pe­nin­su­lar). El avi­so se can­ce­ló me­dia ho­ra des­pués. La pron­ti­tud con la que se le­van­tó la aler­ta fue cri­ti­ca­da por la po­bla­ción, es­pe­cial­men­te por­que las au­to­ri­da­des tar­da­ron ca­si tres ho­ras en con­fir­mar que el tsu­na­mi ha­bía ocu­rri­do, y los ví­deos de los des­tro­zos pro­vo­ca­dos por las olas lle­va­ban tiem­po com­par­tién­do­se en las re­des so­cia­les. La agen­cia sos­tie­ne que el ma­re­mo­to lle­gó a la cos­ta an­tes de que la aler­ta fue­ra de­sac­ti­va­da. “Co­men­cé a co­rrer cuan­do vi las olas que lle­ga­ban a la cos­ta”, ex­pli­có a la Agen­cia Fran­ce Pres­se (Afp) Ru­si­dan­to, un ve­cino de Pa­lu.

En Pa­lu se te­me que ha­ya cien­tos de per­so­nas atra­pa­das ba­jo los es­com­bros. Se­gún la agen­cia de no­ti­cias ofi­cial in­do­ne­sia An­ta­ra, el ma­yor cen­tro co­mer­cial de la ciu­dad, va­rias clí­ni­cas e in­clu­so un ho­tel de ocho plan­tas que es­ta­ba prác­ti­ca­men­te lleno se des­plo­ma­ron con de­ce­nas de per­so­nas en su in­te­rior. Se des­co­no­ce tam­bién la suerte de otros cien­tos de re­si­den­tes que se agru­pa­ban en las pla­yas con mo­ti­vo de un fes­ti­val anual y que co­men­za­ba el vier­nes.

La ci­fra de des­apa­re­ci­dos es con­fu­sa, di­cen las au­to­ri­da­des, por­que hay per­so­nas que si­guen re­fu­gia­das en lu­ga­res se­gu­ros y han evi­ta­do vol­ver a sus ca­sas an­te las fuer­tes ré­pli­cas que se han pro­du­ci­do. La es­ca­sez de mé­di­cos, jun­to a la des­truc­ción par­cial o com­ple­ta de va­rias clí­ni­cas, ha pro­vo­ca­do que de­ce­nas de he­ri­dos no ha­yan re­ci­bi­do aún tra­ta­mien­to.

Ac­ce­so a la ayu­da

Se­gún se ob­ser­va en las imá­ge­nes de te­le­vi­sión, mu­chos se agol­pan a la in­tem­pe­rie a la es­pe­ra de ser aten­di­dos. Ya­kar­ta ha en­via­do efec­ti­vos del Ejér­ci­to y ayu­da hu­ma­ni­ta­ria a la zo­na afec­ta­da, pe­ro su lle­ga­da es com­pli­ca­da por los da­ños que ha su­fri­do la pis­ta del ae­ro­puer­to de Pa­lu, en el que no pue­den ate­rri­zar gran­des ae­ro­na­ves.

El seís­mo pro­vo­có ade­más cor­tes en las re­des de elec­tri­ci­dad y co­mu­ni­ca­cio­nes por lo que las di­fi­cul­ta­des pa­ra co­no­cer el al­can­ce de la de­vas­ta­ción son ma­yo­res.

Es­te ve­rano, una se­rie de seís­mos aso­ló la is­la de Lom­bok, si­tua­da al su­r­oes­te de Cé­le­bes, y de­jó más de 500 muertos, 400.000 des­pla­za­dos y más de 80.000 edi­fi­cios da­ña­dos. En 2004, un fuer­te te­rre­mo­to en el nor­te de la is­la de Su­ma­tra ge­ne­ró un tsu­na­mi que ma­tó a unas 280.000 per­so­nas en una do­ce­na de na­cio­nes ba­ña­das por el océano Ín­di­co, la gran ma­yo­ría de ellas en In­do­ne­sia. El país se en­cuen­tra en el lla­ma­do ani­llo de fue­go del Pa­cí­fi­co, una zo­na de fuer­te ac­ti­vi­dad sís­mi­ca.

/ RIFKI (AP)

Un hom­bre lle­va en bra­zos el cuer­po de un ni­ño muer­to co­mo con­se­cuen­cia del tsu­na­mi, ayer en la ciu­dad in­do­ne­sia de Pa­lu.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.