Cien­tos de mi­les de bra­si­le­ñas plan­tan ca­ra en la ca­lle a Bol­so­na­ro

El País (Nacional) - - INTERNACIONAL - TOM C. AVEN­DA­ÑO, São Pau­lo

El lí­der de las en­cues­tas por la pre­si­den­cia de Bra­sil, el ul­tra­de­re­chis­ta Jair Bol­so­na­ro, pu­do com­pro­bar ayer has­ta dón­de lle­ga el re­cha­zo que sus­ci­ta en bue­na par­te de la po­bla­ción. Cien­tos de mi­les de per­so­nas con­tra su dis­cur­so au­to­ri­ta­rio, ape­go por la dictadura mi­li­tar, ma­chis­mo, ra­cis­mo y ho­mo­fo­bia, se ma­ni­fes­ta­ron por to­do el país y or­ga­ni­za­das por el co­lec­ti­vo al que Bol­so­na­ro más ha des­pre­cia­do en la vi­da pú­bli­ca, las mu­je­res; y to­das uni­das ba­jo la pro­cla­ma #EleNão (#ÉlNo).

“Ten­go mie­do de las mul­ti­tu­des y es­ta ma­ña­na, cuan­do me he des­per­ta­do, he de­ba­ti­do mu­cho con­mi­go mis­ma so­bre si de­bía ve­nir o no. Pe­ro mi­ra, apar­te de mi vo­to, es­te ac­to va a ser el ges­to más im­por­tan­te que pue­do ha­cer en es­tas elec­cio­nes”, con­ta­ba ayer Betty, una mujer blan­ca de 69 años y ojos gri­ses tras unas enor­mes ga­fas de sol. A una dis­tan­cia pru­den­te, unos 20 me­tros, co­men­za­ba la mul­ti­tud de mu­je­res con pan­car­tas, pro­cla­mas y ba­tu­ca­das. “No quie­ro re­tro­ce­so, quie­ro un país me­jor. Un país en el que Jair Bol­so­na­ro no dé es­tos re­sul­ta­dos en las en­cues­tas”.

En el Lar­go da Ba­ta­ta, una de las prin­ci­pa­les pla­zas de São Pau­lo, hay con­gre­ga­das do­ce­nas de mi­les de mu­je­res es­gri­mien­do ar­gu­men­tos co­mo los de Betty. Pe­ro lle­gan a cien­tos de mi­les en to­do el país. Es­te­fa­ni, de 15 años, por ejem­plo, no pue­de vo­tar y se ma­ni­fies­ta así con­tra Bol­so­na­ro. O Ta­tia­na, una his­to­ria­do­ra en pa­ro que ha ve­ni­do des­de San­to An­dré, una ciu­dad ve­ci­na. O Fla­via, de 37, que quie­re que sus dos hi­jos, una de nue­ve y otro de ocho, vean lo que le pa­sa a la gen­te que va por ahí pro­cla­man­do el odio. O las cien­tos de mi­les que se han echa­do a las ca­lles no so­lo aquí sino en ciu­da­des por to­do Bra­sil, y en una do­ce­na de paí­ses ex­tran­je­ros. To­das par­ti­ci­pan en lo que su­po­ne la cul­mi­na­ción del mo­vi­mien­to #EleNão, es de­cir, el ma­yor fe­nó­meno po­lí­ti­co de es­ta fa­se fi­nal de las elec­cio­nes bra­si­le­ñas.

En po­cas se­ma­nas, lo que em­pe­zó co­mo un mo­des­to gru­po de Fa­ce­book pa­ra mu­je­res ha lo­gra­do nom­brar, gal­va­ni­zar y ca­ta­pul­tar un sen­ti­mien­to, el re­cha­zo a Bol­so­na­ro, que has­ta en­ton­ces es­ta­ba dis­per­so y que ayer re­ci­bió el al­ta hos­pi­ta­la­ria. Sin lí­de­res ni je­rar­quías, sino por cé­lu­las y de for­ma es­pon­tá­nea, do­ce­nas de mi­no­rías ra­cia­les, se­xua­les, re­li­gio­sas y po­lí­ti­cas se han ido va­lien­do de la in­fra­es­truc­tu­ra crea­da en re­des so­cia­les por la pá­gi­na Mul­he­res Uni­das con­tra Bol­so­na­ro. Si se ha po­di­do, es por­que esa in­fra­es­truc­tu­ra no era pe­que­ña: en cues­tión de una se­ma­na, la pá­gi­na te­nía un mi­llón de miem­bros. Aho­ra son tres. Y, a ocho días de la vo­ta­ción de la pri­me­ra vuel­ta, to­dos es­tán lla­ma­dos a sa­lir a la ca­lle pa­ra fre­nar a un can­di­da­to pre­si­den­cial po­pu­lis­ta, mi­li­ta­ris­ta y tam­bién im­pa­ra­ble.

Nun­ca se pen­só que la pá­gi­na lle­ga­ría a con­ver­tir­se en un arma po­lí­ti­ca de se­me­jan­te en­ver­ga­du­ra. Al me­nos nun­ca lo pen­só su crea­do­ra, una pu­bli­cis­ta au­tó­no­ma del Es­ta­do de Bahía, Lu­di­mi­lla Tei­xei­ra, de 36 años. “Vi que ha­bía un cli­ma de in­dig­na­ción in­di­vi­dual con­tra es­te per­so­na­je, y su dis­cur­so de odio. Es un peligro lo cer­ca que es­tá de ser pre­si­den­te, pa­ra la po­bla­ción, pe­ro so­bre to­do pa­ra mí co­mo mujer. Un día es­ta­ba ha­blan­do por Fa­ce­book con una ami­ga so­bre có­mo to­da es­ta in­dig­na­ción de­be­ría mo­vi­li­zar­se, por­que las ideas en las re­des pue­den ser de al­can­ce muy li­mi­ta­do si se usan de for­ma in­di­vi­dual.

Y pen­sa­mos: ‘Va­mos a abrir un gru­po y con­vo­car una ma­ni­fes­ta­ción’. Era 29 de agos­to por la no­che. Mi ami­ga, que es más re­fle­xi­va que yo, di­jo que lo pen­sá­se­mos. A las 6.30 de la ma­ña­na del 30 de agos­to yo es­ta­ba crean­do el gru­po. En 48 ho­ras te­nía­mos 6.000 miem­bros. Me con­mo­ví y sen­tí es­pe­ran­za”.

Otros co­lec­ti­vos más tra­di­cio­na­les, co­mo in­te­lec­tua­les o sin­di­ca­tos, pu­bli­ca­ron tam­bién sus ma­ni­fies­tos con­tra Bol­so­na­ro. Pe­ro nin­guno tu­vo el re­co­rri­do que han te­ni­do las mu­je­res y su #EleNão. En par­te por­que ellas han si­do el blan­co de las peo­res bar­ba­ri­da­des que el ul­tra­de­re­chis­ta ha di­cho du­ran­te 30 años de vi­da po­lí­ti­ca. La úni­ca vez que ha si­do mul­ta­do por in­sul­tar a al­guien fue por de­cir­le, en 2003, a una diputada: “Yo a ti no te vio­lo por­que no te lo me­re­ces”. Tam­bién des­cri­bió así a su fa­mi­lia: “Ten­go cin­co hi­jos. Cua­tro va­ro­nes y en la úl­ti­ma ya tu­ve un mo­men­to de de­bi­li­dad y sa­lió ni­ña”.

“Él en­car­na al pa­triar­ca­do. ¿Has vis­to có­mo se re­fie­re a su pro­pia hi­ja? ‘Fue una de­bi­li­dad”, se la­men­ta des­de Bahía Maí­ra Mot­ta, pro­fe­so­ra de Fi­lo­so­fía de 40 años y una de las pri­me­ras mo­de­ra­do­ras que tu­vo el gru­po an­tes de que su cre­ci­mien­to se dis­pa­ra­se. “No­so­tras no so­mos de­bi­li­da­des, eso es lo que le es­ta­mos res­pon­dien­do aho­ra. Mi­ra cuán­tas mu­je­res, cuán­tas dé­bi­les, nos es­ta­mos unien­do y mos­tran­do que él es la ima­gen del fas­cis­mo en Bra­sil. Cuan­do vie­ron el gru­po qui­sie­ron es­tar en él, ser es­cu­cha­das, te­ner voz. No po­de­mos que­dar a mer­ced de un tío así”.

MÁS IN­FOR­MA­CIÓN EN EL SU­PLE­MEN­TO IDEAS

/ M. S. (EFE)

Ma­ni­fes­ta­ción con­tra Jair Bol­so­na­ro or­ga­ni­za­da por co­lec­ti­vos de mu­je­res, ayer en Río de Ja­nei­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.