Jimmy Mo­ra­les quie­re ce­rrar una ins­ti­tu­ción jus­ta

El Go­bierno gua­te­mal­te­co se en­fren­ta a la ONU y a otros po­de­res del país pa­ra clau­su­rar la Co­mi­sión In­ter­na­cio­nal con­tra la Im­pu­ni­dad y la Co­rrup­ción

El País (Nacional) - - IN­TER­NA­CIO­NAL -

Ha­bi­li­do­so con la pier­na de­re­cha, el hijo del pre­si­den­te de Gua­te­ma­la, Jimmy Mo­ra­les, as­pi­ra­ba a ocu­par al­gún día la ban­da del Real Madrid. Pe­ro a sus 23 años, Jo­sé Ma­nuel Mo­ra­les es más co­no­ci­do por los chis­tes que cir­cu­lan de bo­ca en bo­ca que por sus pa­ses en el Ber­na­béu. El humor áci­do lo­cal le re­cuer­da que ha pa­sa­do to­da su ca­rre­ra en el ban­qui­llo. Pri­me­ro en el del mo­des­to De­por­ti­vo Pe­ta­pa, pe­núl­ti­mo equi­po cla­si­fi­ca­do de la pri­me­ra di­vi­sión de Gua­te­ma­la, y des­pués en el de la cel­da gra­cias a la ac­tua­ción de la Co­mi­sión In­ter­na­cio­nal Con­tra la Co­rrup­ción y la Im­pu­ni­dad en Gua­te­ma­la (Ci­cig).

Crea­da en 2006, la Ci­cig fue un pro­yec­to de la ONU que se pu­so en mar­cha cuan­do Gua­te­ma­la (18 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes), pidió ayu­da an­te la po­si­bi­li­dad de con­ver­tir­se en un Es­ta­do fa­lli­do, se­cues­tra­do por em­pre­sa­rios, militares y po­lí­ti­cos co­rrup­tos. La res­pues­ta fue la crea­ción de una su­per­fis­ca­lía do­ta­da de in­ves­ti­ga­do­res de pri­mer ni­vel, fi­nan­cia­da por la coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal y blin­da­da del ex­te­rior, lejos de las ten­ta­cio­nes de so­borno. Des­de 2006 ha es­ta­do di­ri­gi­da por com­ba­ti­vos fis­ca­les, como el es­pa­ñol Car­los Cas­tre­sa­na o el ac­tual Iván Ve­lás­quez, co­lom­biano.

Do­ce años des­pués, el re­sul­ta­do ha si­do im­pen­sa­ble en un con­ti­nen­te ne­ce­si­ta­do de bue­nas no­ti­cias. Una ge­ne­ra­ción de jó­ve­nes ha cre­ci­do cre­yen­do en la jus­ti­cia al ver có­mo el ex­pre­si­den­te Ot­to Pé­rez Mo­li­na y su vi­ce­pre­si­den­ta Ro­sa­na Bal­det­ti en­tra­ban en la cár­cel por co­rrup­ción. Otro ex­man­da­ta­rio, Ál­va­ro Co­lom, es­tá en arres­to do­mi­ci­lia­rio y de­ce­nas de militares, em­pre­sa­rios o ma­gis­tra­dos de la Su­pre­ma Cor­te han si­do in­ves­ti­ga­dos por fi­nan­cia­ción ile­gal o víncu­los con el cri­men or­ga­ni­za­do.

Du­ran­te los úl­ti­mos cinco años de tra­ba­jo de la Ci­cig, 60 gru­pos cri­mi­na­les, mu­chos de ellos vin­cu­la­dos al Go­bierno, han si­do des­ar­ti­cu­la­dos y 680 per­so­nas, pro­ce­sa­das por co­rrup­ción. “Has­ta los gran­des em­pre­sa­rios, que has­ta aho­ra pa­re­cían in­to­ca­bles, han ter­mi­na­do con­fe­sa­do sus so­bor­nos”, se­ña­la el De­fen­sor del Pue­blo, Jor­dán Ro­das.

“No es­ta­mos pre­pa­ra­dos pa­ra vi­vir sin la Ci­cig. Gua­te­ma­la es un Es­ta­do muy dé­bil en me­dio de un hu­ra­cán. Gua­te­ma­la es el país que más mi­gran­tes ex­pul­sa, por aquí pa­sa el 80% de la dro­ga que va a Es­ta­dos Uni­dos y hay un in­ten­so tra­sie­go de mi­gran­tes ile­ga­les y pan­di­llas. To­da la mis­ce­lá­nea de­lic­ti­va pa­sa por Gua­te­ma­la y hay un dé­bil Es­ta­do de de­re­cho, aco­sa­do por ma­fias muy po­de­ro­sas”, di­ce Man­fre­do Ma­rro­quín, director de Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal. “La Ci­cig abrió una ventana a la es­pe­ran­za y nos hi­zo creer que na­die es in­to­ca­ble. Que no es­ta­mos con­de­na­dos a vi­vir siem­pre en una po­cil­ga”, aña­de Ma­rro­quín.

Mo­ra­les in­sis­tió es­ta se­ma­na an­te la Asam­blea Ge­ne­ral de la ONU que no de­ja­rá en­trar al país al jefe de la mi­sión y que en 2019 se pon­drá fin a una Co­mi­sión que “ex­ce­de en sus fun­cio­nes y es una ame­na­za pa­ra la paz en el país”. Las úl­ti­mas en­cues­tas re­ve­lan que un 70% de los gua­te­mal­te­cos aprue­ba el tra­ba­jo de la Co­mi­sión fren­te al 15% que res­pal­da a Mo­ra­les, su ni­vel más ba­jo des­de que lle­gó al po­der ha­ce más de dos años.

Pa­ra el pe­rio­dis­ta Juan Luis Font, la Ci­cig ha cam­bia­do el ros­tro del país. Aun­que cri­ti­ca al­gu­nos ex­ce­sos de Ve­lás­quez, como la es­pec­ta­cu­la­ri­dad de las de­ten­cio­nes, el abu­so de la pri­sión pre­ven­ti­va o el ex­ce­si­vo cas­ti­go que re­ci­bió el hijo del pre­si­den­te, con­si­de­ra que su tra­ba­jo ha si­do “tras­cen­den­tal” pa­ra des­mon­tar las ma­fias que con­tro­lan el país.

El 70% de los ciu­da­da­nos res­pal­da el tra­ba­jo del or­ga­nis­mo

Ca­na­li­zar la ra­bia

680 per­so­nas han si­do pro­ce­sa­das en sus cinco años de tra­ba­jo

Gran par­te del éxi­to de la Ci­cig ra­di­ca en ha­ber crea­do una nue­va ge­ne­ra­ción de ju­ris­tas dis­pues­tos a en­fren­tar­se al po­der. To­da una no­ve­dad en Amé­ri­ca La­ti­na, don­de la jus­ti­cia es una de las ins­ti­tu­cio­nes me­nos res­pe­ta­das por la po­bla­ción. “La Ci­cig ca­na­li­zó la ra­bia de la po­bla­ción an­te tan­ta co­rrup­ción”, aña­de Font.

En 2017 el jo­ven fut­bo­lis­ta y su tío Sammy Mo­ra­les, her­mano del pre­si­den­te, fue­ron de­cla­ra­dos cul­pa­bles por un frau­de de com­pra­ven­ta de fac­tu­ras, por lo que pa­sa­ron tres me­ses en­car­ce­la­dos. Pa­ra un pre­si­den­te evan­gé­li­co, or­gu­llo­so de la “fa­mi­lia tra­di­cio­nal”, aque­llo fue el punto de in­fle­xión de un pa­dre har­to de las hu­mi­lla­cio­nes de la Co­mi­sión en­ca­be­za­da por un fis­cal “ex­tran­je­ro y co­mu­nis­ta”, como de­fi­ne su en­torno al co­lom­biano Ve­lás­quez.

Aun­que la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal ha exi­gi­do su re­gre­so al país, Mo­ra­les ha des­obe­de­ci­do la or­den y se nie­ga a per­mi­tir su en­tra­da, lo que su­po­ne “un gol­pe de Es­ta­do téc­ni­co”, se­gún la ex fis­cal ge­ne­ral Thel­ma Al­da­na.

Pe­ro la cri­sis gua­te­mal­te­ca tam­bién se jue­ga en el ta­ble­ro in­ter­na­cio­nal. Se­gún los ana­lis­tas con­sul­ta­dos, cuan­do la No­che­bue­na de 2017 Jimmy Mo­ra­les anun­ció que Gua­te­ma­la se unía a EE UU y tras­la­da­ría su Em­ba­ja­da a Je­ru­sa­lén es­ta­ba pre­pa­ran­do la de­mo­li­ción de la Ci­cig. Gua­te­ma­la se con­vir­tió en el úni­co país la­ti­noa­me­ri­cano en tras­la­dar su se­de di­plo­má­ti­ca —tras la mar­cha atrás de Pa­ra­guay— y con esa ju­ga­da Mo­ra­les se acer­có a Is­rael y se ga­nó la sim­pa­tía del lobby ju­dío, que le per­mi­tió ex­ten­der por los des­pa­chos de Was­hing­ton la idea de que la Ci­cig es una má­qui­na de “ate­rro­ri­zar” a las éli­tes. De he­cho, Es­ta­dos Uni­dos, mos­tró un ti­bio apo­yo al pe­dir la con­ti­nui­dad de una Co­mi­sión “re­no­va­da”.

La po­si­bi­li­dad de que de­je el país en 2019 la úni­ca ins­ti­tu­ción en la que con­fían, pro­yec­ta una sen­sa­ción de or­fan­dad en uno de los paí­ses más po­bres y de­sigua­les del con­ti­nen­te, don­de la mi­tad de los ni­ños no desa­rro­lla ple­na­men­te el ce­re­bro por ham­bre y un pu­ña­do de ape­lli­dos se re­par­te el PIB del país des­de la co­lo­nia.

/ JOHAN ORO­NEZ (AFP)

De­ce­nas de ma­ni­fes­tan­tes se con­cen­tran fren­te a la se­de de la Co­mi­sión con­tra la Im­pu­ni­dad en Gua­te­ma­la el pa­sa­do día 24.

Comments

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.