Or­te­ga de­cla­ra ile­ga­les las pro­tes­tas en Ni­ca­ra­gua

El País (Nacional) - - INTERNACIONAL - CAR­LOS SA­LI­NAS, Ma­na­gua

Ma­ni­fes­tar­se en Ni­ca­ra­gua ya es un de­li­to. El Go­bierno que di­ri­ge, con mano du­ra, el san­di­nis­ta Da­niel Or­te­ga in­for­mó el vier­nes, a tra­vés de un co­mu­ni­ca­do emitido por la Po­li­cía Na­cio­nal, de la prohi­bi­ción de las pro­tes­tas que exi­gen el fin del ré­gi­men. Y ame­na­za, tam­bién, con en­jui­ciar a quie­nes or­ga­ni­cen nue­vas ma­ni­fes­ta­cio­nes. En los úl­ti­mos me­ses, la vio­len­cia se ha co­bra­do la vi­da de 326 per­so­nas, se­gún la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos (CIDH). La ma­yo­ría de ellas son ci­vi­les, víctimas de la re­pre­sión del Es­ta­do.

Pa­ra las au­to­ri­da­des del país cen­troa­me­ri­cano, in­mer­so en su peor cri­sis po­lí­ti­ca des­de el fin de la guerra ci­vil de la dé­ca­da de los ochen­ta, las pro­tes­tas son “ile­ga­les” y una ame­na­za a la paz y la se­gu­ri­dad.

“La Po­li­cía Na­cio­nal reite­ra que an­te cual­quier al­te­ra­ción y/o ame­na­za a la tran­qui­li­dad, el tra­ba­jo, la vi­da, y a los de­re­chos de las per­so­nas, fa­mi­lias y co­mu­ni­da­des, se­rán res­pon­sa­bles y res­pon­de­rán an­te la jus­ti­cia, las per­so­nas y or­ga­nis­mos que con­vo­can a es­tos des­pla­za­mien­tos ile­ga­les des­de los cua­les se han pro­mo­vi­do y se in­ten­ta pro­mo­ver ac­cio­nes de­lic­ti­vas, des­truc­ti­vas y cri­mi­na­les”, se lee en la no­ta emi­ti­da por la Po­li­cía y en­via­da a los co­rres­pon­sa­les ex­tran­je­ros por la pri­me­ra dama y vi­ce­pre­si­den­ta, Ro­sa­rio Mu­ri­llo.

El pre­ce­den­te de So­mo­za

Es­te úl­ti­mo mo­vi­mien­to es un in­ten­to de­ses­pe­ra­do del ré­gi­men por fre­nar el mo­vi­mien­to so­cial que des­de abril exi­ge el fi­nal de 11 años de Go­bierno au­to­ri­ta­rio, en los que Or­te­ga se ha he­cho con el con­trol de los po­de­res e ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do y ha ins­tau­ra­do un ré­gi­men fa­mi­liar con el ob­je­ti­vo de con­for­mar una nue­va di­nas­tía en Ni­ca­ra­gua. Hay un pre­ce­den­te: el so­mo­cis­mo, que go­ber­nó el país la­ti­noa­me­ri­cano du­ran­te más de 40 años y que ca­yó con la re­vo­lu­ción san­di­nis­ta de la que Or­te­ga for­mó par­te. El ré­gi­men de Or­te­ga pa­re­ce se­guir los pa­sos de aque­lla dictadura, que en 1979 ile­ga­li­zó las ma­ni­fes­ta­cio­nes en un país en ple­na efer­ves­cen­cia. Aquel año, So­mo­za tam­bién de­cla­ró ile­ga­les los pa­ros y las huel­gas.

El pa­sa­do sá­ba­do Or­te­ga aler­tó a los em­pre­sa­rios de que en­via­ría a la po­li­cía pa­ra man­te­ner abier­tos los ne­go­cios que de­ci­dan su­mar­se a un nue­vo pa­ro na­cio­nal. El man­da­ta­rio acu­sa a la ini­cia­ti­va pri­va­da de im­po­ner un “te­rro­ris­mo eco­nó­mi­co” en el país. La ad­ver­ten­cia de la Po­li­cía se da un día des­pués de que se anun­cia­ran nue­vas ma­ni­fes­ta­cio­nes pa­ra el fin de se­ma­na en Ni­ca­ra­gua, en­tre ellas una pro­tes­ta de­no­mi­na­da Ni­ca­ra­gua en Re­bel­día. El Go­bierno ha or­de­na­do a sus sim­pa­ti­zan­tes y a los tra­ba­ja­do­res del Es­ta­do man­te­ner una mo­vi­li­za­ción per­ma­nen­te co­mo for­ma de in­ti­mi­da­ción a los opo­si­to­res que des­de abril pro­tes­tan en Ma­na­gua y en va­rias ciu­da­des del in­te­rior del país.

/ INTI OCÓN (AFP)

Va­rias mu­je­res se en­fren­tan a la Po­li­cía du­ran­te una pro­tes­ta en Ma­na­gua el pa­sa­do día 23.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.