¿Va us­ted a per­der su tra­ba­jo?

El País (Nacional) - - INTERNACIONAL - MOISÉS NAÍM En Twit­ter @moi­ses­naim

El te­mor de que la au­to­ma­ti­za­ción pro­du­ce des­em­pleo apa­re­ció con la re­vo­lu­ción in­dus­trial

Ha­ce po­co par­ti­ci­pé en un ejer­ci­cio cu­yo pro­pó­si­to era eva­luar la ca­pa­ci­dad de gran­des or­ga­ni­za­cio­nes pa­ra an­ti­ci­par los cam­bios ex­ter­nos que más las im­pac­ta­ron. Pa­ra ello, se com­pa­ra­ron sus an­te­rio­res pla­nes es­tra­té­gi­cos y sus pre­su­pues­tos anua­les con lo que en reali­dad pa­só. El ejer­ci­cio re­ve­ló mu­chas co­sas, pe­ro hay tres que va­le la pe­na des­ta­car. La pri­me­ra es que nin­gu­na de las or­ga­ni­za­cio­nes es­tu­dia­das vio ve­nir gran­des even­tos co­mo la cri­sis fi­nan­cie­ra de 2008, el Bre­xit o la elec­ción de Do­nald Trump. La se­gun­da es que, aun las que iden­ti­fi­ca­ron co­rrec­ta­men­te las ten­den­cias que las afec­ta­rían, se equi­vo­ca­ron en sus cálcu­los de cuán­to tar­da­rían en sen­tir sus con­se­cuen­cias. To­do pa­só más rá­pi­do. La ter­ce­ra es que una de las ten­den­cias cu­ya ve­lo­ci­dad más se sub­es­ti­mó fue la re­vo­lu­ción di­gi­tal. (La otra fue el cam­bio cli­má­ti­co).

El im­pac­to de las nue­vas tec­no­lo­gías di­gi­ta­les se ha am­pli­fi­ca­do gra­cias a la rá­pi­da di­se­mi­na­ción de la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial, la ro­bo­ti­za­ción, Block­chain, el big da­ta, y de­más in­no­va­cio­nes en es­te área. Es­tas nue­vas tec­no­lo­gías pro­du­ci­rán cam­bios enor­mes y muy pron­to.

Pe­ro el con­sen­so que hay acer­ca de los cam­bios y su ve­lo­ci­dad de­sa­pa­re­ce al ha­blar de las con­se­cuen­cias que ten­drán. Pa­ra unos, la re­vo­lu­ción di­gi­tal abre po­si­bi­li­da­des iné­di­tas pa­ra la hu­ma­ni­dad. Pa­ra otros, es­tas tec­no­lo­gías cons­ti­tu­yen una de las prin­ci­pa­les ame­na­zas de es­tos tiem­pos.

La preo­cu­pa­ción es que la re­vo­lu­ción di­gi­tal va a des­truir una enor­me can­ti­dad de pues­tos de tra­ba­jo y que, en las pró­xi­mas dé­ca­das, se crea­rá lo que el his­to­ria­dor Yu­val Ha­ra­ri ha lla­ma­do “la cla­se inú­til”, un gru­po so­cial per­ma­nen­te­men­te des­em­plea­do al cual el res­to de la so­cie­dad de­be­rá man­te­ner.

Es­ta no es una preo­cu­pa­ción nue­va. El te­mor de que la au­to­ma­ti­za­ción pro­du­ce des­em­pleo apa­re­ció con la re­vo­lu­ción in­dus­trial y no ha men­gua­do. El pre­si­den­te John F. Ken­nedy aler­tó de que uno de los prin­ci­pa­les re­tos de la dé­ca­da de los se­sen­ta sería man­te­ner el ni­vel de em­pleo al mis­mo tiem­po que “las má­qui­nas re­em­pla­zan hom­bres”. Es­tas an­sie­da­des re­sul­ta­ron in­fun­da­das ya que las nue­vas tec­no­lo­gías, no so­lo “re­em­pla­za­ron hom­bres” sino que tam­bién crea­ron em­pleos en nue­vas in­dus­trias, com­pen­san­do así con cre­ces los em­pleos per­di­dos.

¿Pa­sa­rá lo mis­mo con la re­vo­lu­ción di­gi­tal? ¿Crea­rá más em­pleos de los que des­trui­rá? Jo­seph Schum­pe­ter lla­mó a es­te pro­ce­so la “des­truc­ción crea­ti­va”.

Hay quie­nes ar­gu­men­tan que es­ta vez es dis­tin­to y que el shock tec­no­ló­gi­co se­rá más am­plio y más ve­loz. De ser así y, en efec­to, se nos vie­ne en­ci­ma un tsu­na­mi de de­socu­pa­ción la­bo­ral, ¿qué ha­cer? Has­ta aho­ra hay so­lo cua­tro ideas.

La pri­me­ra es el pro­tec­cio­nis­mo di­gi­tal.

Si los nue­vos em­pleos no apa­re­cen a tiem­po, es­ta­re­mos en­fren­tan­do uno de los ma­yo­res re­tos de es­te si­glo

Con­sis­te en en­ca­re­cer a tra­vés de im­pues­tos, aran­ce­les y otros me­ca­nis­mos, el uso de ro­bots y tec­no­lo­gías di­gi­ta­les que re­du­cen el em­pleo. Es­ta es una muy ma­la idea. Las eco­no­mías que des­in­cen­ti­van la adop­ción de nue­vas tec­no­lo­gías pier­den com­pe­ti­ti­vi­dad y su­fren im­por­tan­tes re­za­gos y dis­tor­sio­nes eco­nó­mi­cas.

La se­gun­da idea es la de re­edu­car a quie­nes han per­di­do su tra­ba­jo. Es­te es un en­co­mia­ble ob­je­ti­vo y la ma­yo­ría de los paí­ses ya cuen­tan con pro­gra­mas pa­ra dar­le a los des­em­plea­dos nue­vas des­tre­zas. La­men­ta­ble­men­te, los re­sul­ta­dos han si­do li­mi­ta­dos. No hay nin­gu­na ex­pe­rien­cia exi­to­sa de re­edu­ca­ción a gran es­ca­la.

Pe­ro, sin du­da, hay que se­guir per­fec­cio­na­do es­tas ini­cia­ti­vas y ha­cer lo po­si­ble pa­ra do­tar a los tra­ba­ja­do­res con ca­pa­ci­da­des más acor­des a las que de­man­da el mer­ca­do la­bo­ral.

La ter­ce­ra idea no es nue­va: el em­pleo pú­bli­co. Ca­da vez que una so­cie­dad ex­pe­ri­men­ta un au­men­to drás­ti­co en su ta­sa de de­socu­pa­ción, el Go­bierno in­ten­ta pa­liar la si­tua­ción crean­do pues­tos de tra­ba­jo que, si bien no son ne­ce­sa­rios, sir­ven pa­ra dar­le un in­gre­so a quie­nes lo han per­di­do. Es­to pue­de fun­cio­nar co­mo una me­di­da de emer­gen­cia tem­po­ral, pe­ro su adop­ción co­mo po­lí­ti­ca per­ma­nen­te es one­ro­sa, con­tra­pro­du­cen­te e in­sos­te­ni­ble a lar­go pla­zo.

La cuar­ta pro­pues­ta es la de ga­ran­ti­zar un in­gre­so bá­si­co uni­ver­sal. Es­to quie­re de­cir que to­dos los adul­tos ten­drán un in­gre­so mí­ni­mo ase­gu­ra­do y per­ma­nen­te, in­de­pen­dien­te­men­te de si tra­ba­jan o no. Es­ta idea es muy cos­to­sa y pue­de des­in­cen­ti­var el tra­ba­jo. Pe­ro si se usa pa­ra re­em­pla­zar sub­si­dios in­efi­cien­tes sus cos­tos pue­den ser re­du­ci­dos. Ade­más, la gen­te no so­lo tra­ba­ja pa­ra ob­te­ner un in­gre­so, sino que tie­ne otras mo­ti­va­cio­nes no mo­ne­ta­rias.

La bue­na no­ti­cia es que qui­zás na­da de es­to ha­ga fal­ta. Has­ta aho­ra no hay sín­to­mas de que la des­truc­ción crea­ti­va de Schum­pe­ter ha­ya des­apa­re­ci­do. Es per­fec­ta­men­te po­si­ble que es­tas nue­vas tec­no­lo­gías pro­duz­can más y me­jo­res em­pleos de los que des­trui­rán.

Pe­ro, si es­ta vez es di­fe­ren­te y los nue­vos em­pleos no apa­re­cen a tiem­po, es­ta­re­mos en­fren­tan­do uno de los ma­yo­res re­tos de es­te si­glo. Por eso es ur­gen­te ir pen­san­do en qué ha­cer si eso su­ce­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.