En bus­ca del Do­ra­do

Ro­drí­guez Za­pa­te­ro dis­tor­sio­na ra­di­cal­men­te los he­chos y mues­tra una ce­gue­ra ideo­ló­gi­ca cuan­do sos­tie­ne que el éxo­do ve­ne­zo­lano es pro­duc­to de las res­tric­cio­nes eco­nó­mi­cas im­pues­tas por EE UU Las fan­ta­sías ideo­ló­gi­cas son en nues­tros días tan men­ti­ro­sas e

El País (Nacional) - - OPINIÓN - MA­RIO VAR­GAS LLO­SA — PIE­DRA DE TO­QUE De­re­chos mun­dia­les de pren­sa en to­das las len­guas re­ser­va­dos a Edi­cio­nes EL PAÍS, SL, 2018. © Ma­rio Var­gas Llo­sa, 2018.

Cuan­do era es­tu­dian­te uni­ver­si­ta­rio leí un li­bro del crí­ti­co nor­te­ame­ri­cano Ir­ving Leo­nard so­bre las no­ve­las de ca­ba­lle­rías y los con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les que, creo, es muy útil pa­ra en­ten­der la idea que mu­chos eu­ro­peos de nues­tros días se ha­cen de Amé­ri­ca La­ti­na. Se­gún Leo­nard, los con­quis­ta­do­res lle­ga­ron a Amé­ri­ca con la ca­be­za im­preg­na­da con las fan­ta­sías de ama­di­ses y pal­me­ri­nes y la muy ri­ca tra­di­ción mí­ti­ca ca­ba­lle­res­ca y cre­ye­ron ver en el nue­vo con­ti­nen­te la en­car­na­ción de aquel mun­do de­li­ran­te de pro­di­gios y ri­que­zas sin fin. Eso ex­pli­ca­ría có­mo, a lo lar­go y an­cho de Amé­ri­ca, lu­ga­res, ciu­da­des y re­gio­nes re­pi­ten has­ta el can­san­cio los nom­bres to­ma­dos de la tra­di­ción ca­ba­lle­res­ca y, tam­bién, las ex­pe­di­cio­nes in­ce­san­tes (y a me­nu­do trá­gi­cas, co­mo la de Lo­pe de Agui­rre por la sel­va ama­zó­ni­ca) en que se aven­tu­ra­ban los es­pa­ño­les en bus­ca de El Do­ra­do, las Sie­te Ciu­da­des de Cí­bo­la y El Paraíso Te­rre­nal.

Ne­gar­se a ver la reali­dad tal cual es y su­per­po­ner­le una ima­gen li­te­ra­ria pue­de dar mag­ní­fi­cos re­sul­ta­dos, des­de lue­go, y na­da me­nos que El Qui­jo­te es el ejem­plo su­pre­mo. En el cam­po po­lí­ti­co, sin em­bar­go, sue­le ser pe­li­gro­so y pro­vo­car ca­tás­tro­fes. Dí­ga­lo, si no, el li­bri­to que ma­nu­fac­tu­ró en los años se­sen­ta del si­glo pa­sa­do Ré­gis De­bray, Re­vo­lu­ción en la re­vo­lu­ción, con en­se­ñan­zas ex­traí­das de la Re­vo­lu­ción cu­ba­na y que era el per­fec­to ma­nual pa­ra ir­se a las mon­ta­ñas con un fu­sil, ins­ta­lar el fo­co gue­rri­lle­ro y de es­te mo­do ex­ten­der el so­cia­lis­mo re­vo­lu­cio­na­rio por to­da Amé­ri­ca La­ti­na. Mi­lla­res de jó­ve­nes se hi­cie­ron ma­tar por es­te dis­la­te ideo­ló­gi­co que, en vez de traer el Do­ra­do co­mu­nis­ta a Amé­ri­ca La­ti­na, de­pa­ró una epi­de­mia de dic­ta­du­ras mi­li­ta­res que cau­sa­ron los es­tra­gos con­sa­bi­dos y que, has­ta ha­ce re­la­ti­va­men­te po­cos años, fue­ron el gran obs­tácu­lo pa­ra la de­mo­cra­ti­za­ción y mo­der­ni­za­ción del con­ti­nen­te.

Creo que la sor­pren­den­te de­cla­ra­ción del ex­pre­si­den­te del Go­bierno es­pa­ñol Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro en Bra­sil, se­gún la cual las res­tric­cio­nes eco­nó­mi­cas im­pues­tas por Es­ta­dos Uni­dos a Ve­ne­zue­la ex­pli­ca­rían las mi­gra­cio­nes de mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos a Co­lom­bia, Ecua­dor, Bra­sil, Pe­rú y otros paí­ses, só­lo se en­tien­de por una des­na­tu­ra­li­za­ción de la reali­dad la­ti­noa­me­ri­ca­na se­me­jan­te a la que lle­vó ha­ce si­glos a tan­tos es­pa­ño­les a lan­zar­se a la ca­za del “reino de la le­che, el oro y la miel”, en arries­ga­das aventuras en las que, di­cho sea de pa­so, so­lían per­der la ra­zón y, a me­nu­do, tam­bién la vi­da.

Aque­lla de­cla­ra­ción ha pro­vo­ca­do fu­ror en­tre los mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos que han su­fri­do en car­ne pro­pia la au­to­des­truc­ción de su país por las in­sen­sa­tas po­lí­ti­cas de Chá­vez y Ma­du­ro y la ver­ti­gi­no­sa co­rrup­ción que las acom­pa­ña, y Ju­lio Bor­ges, uno de los lí­de­res de la opo­si­ción (aho­ra en el exi­lio), lo ha lla­ma­do “enemi­go de Ve­ne­zue­la”. Más du­ra ha si­do to­da­vía la reac­ción de Luis Al­ma­gro, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la OEA (Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos), que ha ca­li­fi­ca­do a Za­pa­te­ro de “mi­nis­tro ofi­cio­so de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res del Go­bierno de Ma­du­ro”, y, ex­ce­dién­do­se en las for­mas, le acon­se­jó “que no sea tan im­bé­cil”.

El se­ñor Al­ma­gro se equi­vo­ca; no hay ras­tro de im­be­ci­li­dad en las co­sas que di­ce Ro­drí­guez Za­pa­te­ro so­bre Ve­ne­zue­la; sí, en cam­bio, de enaje­na­ción ideo­ló­gi­ca, una dis­tor­sión ra­di­cal de unos he­chos por otros, que con­vier­ten a los de­ma­go­gos se­mi­anal­fa­be­tos que pro­vo­ca­ron el em­po­bre­ci­mien­to y la rui­na más ca­tas­tró­fi­ca de un país en to­da la his­to­ria de Amé­ri­ca La­ti­na, en me­ras víctimas del “im­pe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano”. És­te sería el cau­san­te de que el país po­ten­cial­men­te más ri­co de Amé­ri­ca La­ti­na, y aca­so del mun­do, sea en nues­tros días una so­cie­dad mi­se­ra­ble y pau­pé­rri­ma, sin co­mi­da, sin me­di­ci­nas, sin di­vi­sas, sal­vo pa­ra la muy pe­que­ña mi­no­ría de la­dro­nes des­afo­ra­dos que, mien­tras la in­men­sa ma­yo­ría se em­po­bre­cía, se lle­na­ban de ri­que­zas y las sa­ca­ban al ex­tran­je­ro. (Acon­se­jo a mis lec­to­res a es­te res­pec­to la muy se­ria in­ves­ti­ga­ción pu­bli­ca­da en EL PAÍS, de Es­pa­ña, el 10 de sep­tiem­bre de 2018, con el tí­tu­lo de El opu­len­to des­em­bar­co en Es­pa­ña de los mi­llo­na­rios ve­ne­zo­la­nos).

El se­ñor Ro­drí­guez Za­pa­te­ro desem­pe­ñó ya un tris­te papel, co­mo per­so­na su­pues­ta­men­te neu­tral, en el diá­lo­go en­tre el Go­bierno de Ma­du­ro y la opo­si­ción, que tu­vo lu­gar en la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, y en el que tra­tó de que las fuer­zas po­lí­ti­cas opo­si­to­ras par­ti­ci­pa­ran en unas elec­cio­nes pa­ra le­gi­ti­mar­las, pe­se a que, co­mo era ob­vio pa­ra to­do el mun­do, es­ta­ban ama­ña­das de an­te­mano por un Go­bierno que tie­ne aho­ra, por lo me­nos, a tres cuar­tas par­tes del país en con­tra su­ya. ¿Por qué han hui­do de Ve­ne­zue­la si no esos dos mi­llo­nes y me­dio de ve­ne­zo­la­nos, se­gún ci­fras de la ONU? La in­sen­si­bi­li­dad y la ce­gue­ra que pro­du­ce el fa­na­tis­mo po­lí­ti­co im­pi­den al ex­go­ber­nan­te es­pa­ñol con­mo­ver­se con esas mi­les de ma­dres que, ca­mi­nan­do cien­tos de ki­ló­me­tros, van a pa­rir a Co­lom­bia, Bra­sil y el Pe­rú por­que en los hos­pi­ta­les ve­ne­zo­la­nos ya no hay ni si­quie­ra agua —no se di­ga me­di­ci­nas— pa­ra aten­der­las. ¿Por qué tie­ne Ve­ne­zue­la la más al­ta in­fla­ción del mun­do? ¿Por qué es el país que tam­bién ha ba­ti­do to­dos los ré­cords de cri­mi­na­li­dad? El mis­mo día que el ex­pre­si­den­te Za­pa­te­ro pre­sen­ta­ba a Ve­ne­zue­la co­mo una po­bre víc­ti­ma del im­pe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano, otro or­ga­nis­mo de las Na­cio­nes Uni­dos acu­sa­ba al Go­bierno ve­ne­zo­lano de prac­ti­car la tor­tu­ra sis­te­má­ti­ca a los pri­sio­ne­ros po­lí­ti­cos y lle­var a ca­bo cien­tos de eje­cu­cio­nes ex­tra­ju­di­cia­les. ¿Es igual­men­te to­do eso obra de la vi­lla­nía de los Es­ta­dos Uni­dos?

En Es­pa­ña, Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro era so­cia­lis­ta, y aun­que su Go­bierno no fue na­da exi­to­so —su em­pe­ño en ne­gar la cri­sis du­ran­te un año im­pi­dió que se to­ma­ran los co­rrec­ti­vos ne­ce­sa­rios y só­lo se adop­ta­ran de ma­ne­ra tar­día y con un cos­to so­cial ma­yor— res­pe­tó las libertades pú­bli­cas y las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas. ¿Có­mo es que, en Amé­ri­ca La­ti­na, de­fien­de a un ré­gi­men co­mu­nis­ta que es ya una se­gun­da Cu­ba? Por­que, al igual que sus muy re­mo­tos an­ces­tros, an­da bus­can­do allá, en tie­rras ame­ri­ca­nas, El Do­ra­do o las Sie­te Ciu­da­des de Cí­bo­la, des­va­ríos que la Eu­ro­pa de nues­tros días, de paí­ses de­mo­crá­ti­cos em­pe­ña­dos en la am­bi­cio­sa po­lí­ti­ca de la in­te­gra­ción, ya no per­mi­te.

Ellos son igual­men­te anacró­ni­cos en la Amé­ri­ca La­ti­na con­tem­po­rá­nea. En ella han des­apa­re­ci­do los re­gí­me­nes mi­li­ta­res que hi­cie­ron tan­to da­ño y cau­sa­ron tan­tas in­jus­ti­cias y su­fri­mien­tos. Y han des­apa­re­ci­do tam­bién las ro­mán­ti­cas gue­rri­llas que, en vez de traer la jus­ti­cia, sir­vie­ron pa­ra jus­ti­fi­car a los re­gí­me­nes cas­tren­ses e im­pi­die­ron a las frá­gi­les de­mo­cra­cias asen­tar­se y pro­gre­sar. Hoy en día hay de­mo­cra­cias (im­per­fec­tas, por su­pues­to) en ca­si to­do el con­ti­nen­te, y las ano­ma­lías son, pre­ci­sa­men­te, Cu­ba, Ve­ne­zue­la y Ni­ca­ra­gua, con sus go­bier­nos to­ta­li­ta­rios, que han pul­ve­ri­za­do to­das las libertades y con­tra los que la re­sis­ten­cia sig­ni­fi­ca arries­gar­se a la tor­tu­ra y la muer­te. Las fan­ta­sías ideo­ló­gi­cas son en nues­tros días tan írri­tas y men­ti­ro­sas en Amé­ri­ca La­ti­na co­mo en la Eu­ro­pa don­de na­cie­ron y des­apa­re­cie­ron ha­ce ya mu­cho tiem­po.

Hoy en día hay de­mo­cra­cias en ca­si to­do el con­ti­nen­te, y las ano­ma­lías son Cu­ba, Ve­ne­zue­la y Ni­ca­ra­gua

EULOGIA MERLÉ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.