El men­sa­je y el men­sa­je­ro

Quejas por dos ar­tícu­los so­bre los ries­gos de la ho­meo­pa­tía, uno de ellos, re­su­men de un in­for­me in­terno de Sa­ni­dad

El País (Nacional) - - OPINIÓN -

La co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca, co­mo se­ña­la­ba en un ar­tícu­lo re­cien­te el dia­rio Le Mon­de, ha­ce tiem­po que de­jó de la­do el de­ba­te so­bre la ho­meo­pa­tía, ya que “apar­te de su efec­to pla­ce­bo, nin­gún es­tu­dio ha po­di­do de­mos­trar con ri­gor su efi­ca­cia”. Sin em­bar­go, es un he­cho que tan­to en Fran­cia (don­de la au­to­ri­dad com­pe­ten­te de­ci­di­rá en fe­bre­ro si re­ti­ra los me­di­ca­men­tos ho­meo­pá­ti­cos de la lista de los re­em­bol­sa­bles) co­mo en Es­pa­ña, don­de el Con­se­jo Ge­ne­ral de Co­le­gios Ofi­cia­les de Mé­di­cos la con­si­de­ra con­tra­ria a la “deon­to­lo­gía mé­di­ca” —pe­se a que un 5% de sus 245.000 co­le­gia­dos la prac­ti­ca—, la ho­meo­pa­tía sigue dan­do pie a ás­pe­ras po­lé­mi­cas.

Prue­ba de ello son las en­cen­di­das y nu­me­ro­sas quejas que han pro­vo­ca­do dos ar­tícu­los pu­bli­ca­dos en la sec­ción de So­cie­dad el sá­ba­do 22 de sep­tiem­bre.

Me re­fie­ro al re­por­ta­je de Ja­vier Sa­las, co­la­bo­ra­dor de Ma­te­ria, so­bre la muer­te de una mujer de 43 años, Ro­sa Mo­ri­llo, tras aban­do­nar el tra­ta­mien­to on­co­ló­gi­co pa­ra ser tra­ta­da con ho­meo­pa­tía, y al tex­to que fir­ma­ba el re­dac­tor de Barcelona Oriol Güell ti­tu­la­do Sa­ni­dad aler­ta a la UE del aban­dono de tra­ta­mien­tos por la ho­meo­pa­tía. Güell re­co­gía en él los pun­tos esen­cia­les de un do­cu­men­to in­terno de Sa­ni­dad al que tu­vo ac­ce­so es­te pe­rió­di­co, y en el que se de­nun­cia “la muer­te de pa­cien­tes on­co­ló­gi­cos tras op­tar por es­ta pseu­do­te­ra­pia”.

A lo lar­go de la se­ma­na, nu­me­ro­sos lec­to­res que se de­cla­ran usua­rios de la ho­meo­pa­tía y, en me­nor me­di­da, mé­di­cos que la uti­li­zan han lle­na­do mi bu­zón de men­sa­jes, al­gu­nos, fu­ri­bun­dos. Tam­bién han en­via­do cartas a la di­rec­to­ra, que me han si­do re­mi­ti­das. En la ma­yo­ría de los co­rreos, to­dos fir­ma­dos, se des­cri­ben ex­pe­rien­cias sa­tis­fac­to­rias con la ho­meo­pa­tía, y se de­nun­cian los ar­tícu­los co­mo par­te de “una cam­pa­ña” or­ques­ta­da con­tra es­ta prác­ti­ca.

Una de las po­cas quejas que abor­da as­pec­tos con­cre­tos de las in­for­ma­cio­nes es la que en­vió a la di­rec­to­ra Gon­za­lo Fer­nán­dez Qui­ro­ga, por­ta­voz de la Asam­blea Na­cio­nal de Ho­meo­pa­tía, que di­ce agru­par “a los mé­di­cos, ve­te­ri­na­rios y far­ma­céu­ti­cos” que tra­ba­jan con la ho­meo­pa­tía en Es­pa­ña.

El doc­tor Fer­nán­dez Qui­ro­ga ca­li­fi­ca de “par­cial” el tra­ta­mien­to da­do a los dos ar­tícu­los del 22 de sep­tiem­bre ya que, en opinión de la ANH, la muer­te de Ro­sa Mo­ri­llo pue­de muy bien tra­tar­se de un ca­so de “ma­la pra­xis”. Y echa en fal­ta da­tos en el fir­ma­do por Oriol Güell, “un su­pues­to in­for­me pre­sen­ta­do por el Go­bierno de Es­pa­ña an­te la Unión Eu­ro­pea”, en el que se ha­bla de pa­cien­tes on­co­ló­gi­cos fa­lle­ci­dos al aban­do­nar tra­ta­mien­tos con ba­se cien­tí­fi­ca por re­me­dios ho­meo­pá­ti­cos.

“Re­sul­ta cuan­do me­nos cu­rio­so que un in­for­me que cuen­ta con el aval del Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad sea tan in­con­cre­to”, se­ña­la la car­ta. “¿Cuán­tos ca­sos se han re­gis­tra­do? ¿Fa­lle­cie­ron real­men­te por de­jar los tra­ta­mien­tos? ¿Qué ti­po de tra­ta­mien­tos re­ci­bían? ¿Con qué pro­duc­tos ho­meo­pá­ti­cos se trataban?”. Tam­bién la­men­ta que el re­dac­tor no se ha­ya di­ri­gi­do a la Asam­blea pa­ra re­ca­bar su opinión res­pec­to del do­cu­men­to.

Oriol Güell pre­ci­sa al res­pec­to: “La no­ti­cia, en reali­dad, ci­ta un ‘do­cu­men­to in­terno del Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad, al que ha te­ni­do ac­ce­so EL PAÍS, que re­su­me la po­si­ción que Es­pa­ña tras­la­dó a la Co­mi­sión Eu­ro­pea y al res­to de paí­ses”. En el tex­to se ex­pli­ca que Es­pa­ña “no re­par­tió el do­cu­men­to en­tre sus in­ter­lo­cu­to­res, pe­ro sí se ba­só en él pa­ra fi­jar la po­si­ción es­pa­ño­la”.

En cuan­to a las im­pre­ci­sio­nes que ve el por­ta­voz de la ANH en el do­cu­men­to, Güell pun­tua­li­za: “No so­mos no­so­tros quie­nes de­be­mos res­pon­der a eso. En to­do ca­so, que la ANH ele­ve sus quejas al Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad. Por nues­tra par­te, so­lo pue­do de­cir que, co­mo pe­rio­dis­tas, es evi­den­te que da­re­mos ma­yor cre­di­bi­li­dad al Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad que a una aso­cia­ción que ba­sa su exis­ten­cia en la uti­li­dad te­ra­péu­ti­ca de una prác­ti­ca cu­yos be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud no han si­do ava­la­dos por la li­te­ra­tu­ra cien­tí­fi­ca más allá del efec­to pla­ce­bo”.

Güell re­co­no­ce, por úl­ti­mo, que no se pu­so en con­tac­to con la ANH, pe­ro aña­de: “Sí se lla­mó

“No hay cam­pa­ña al­gu­na con­tra la ho­meo­pa­tía. So­lo un em­pe­ño en in­for­mar so­bre su al­can­ce te­ra­péu­ti­co real”, di­ce la re­dac­to­ra je­fa de So­cie­dad

y es­cri­bió por co­rreo elec­tró­ni­co a otras en­ti­da­des, co­mo la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Me­di­ci­na Ho­meo­pá­ti­ca, sin ob­te­ner res­pues­ta. En es­te ca­so, el pro­ble­ma ha si­do la di­fi­cul­tad de en­con­trar un in­ter­lo­cu­tor en­tre la do­ce­na lar­ga de en­ti­da­des que re­cla­man re­pre­sen­tar al sec­tor de la ho­meo­pa­tía”.

Por su par­te, Ma­ri­bel Ma­rín, re­dac­to­ra je­fa de So­cie­dad, se­ña­la: “La sec­ción de So­cie­dad no ha he­cho sino re­co­ger una in­for­ma­ción re­le­van­te. Que una au­to­ri­dad sa­ni­ta­ria co­mo el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad de­nun­cie en Eu­ro­pa que hay pa­cien­tes con en­fer­me­da­des gra­ves co­mo el cáncer que aban­do­nan tra­ta­mien­tos mé­di­cos de efi­ca­cia te­ra­péu­ti­ca pro­ba­da por otros que to­do lo más han de­mos­tra­do un efec­to pla­ce­bo tie­ne un in­du­da­ble in­te­rés pú­bli­co. No hay cam­pa­ña al­gu­na con­tra la ho­meo­pa­tía. So­lo hay un em­pe­ño en in­for­mar so­bre cuál es su al­can­ce te­ra­péu­ti­co real”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.