Or­gu­llo­so de ser un hom­bre blan­co

El País (Nacional) - - OPINIÓN -

Qué di­fí­cil adap­tar­se a es­tos tiem­pos en que las ma­las ar­tes se han le­gi­ti­ma­do. Me re­cuer­do a mí mis­ma, ha­ce ape­nas tres años, co­men­tan­do los pri­me­ros pa­sos de la cam­pa­ña de Trump. Pen­sa­ba que ca­da vez que es­cu­pía al­gu­na bar­ba­ri­dad ra­cis­ta en los mí­ti­nes, o se des­ve­la­ba al­go más so­bre su pro­ver­bial des­pre­cio a las mu­je­res, los vo­tan­tes que aún con­ser­va­ran un atis­bo de hu­ma­ni­dad le da­rían de la­do. Cuan­do ga­nó creía que lo ha­bían vo­ta­do a pe­sar de esa ba­su­ra, ob­vián­do­la por­que les en­ga­tu­sa­ba con su re­tó­ri­ca del éxi­to y la pa­tria. Y era jus­to lo con­tra­rio. Si le vo­ta­ron fue en gran par­te por ese dis­cur­so ab­yec­to. Es así co­mo hay que em­pe­zar a com­pren­der es­ta épo­ca que lle­va ma­ce­rán­do­se al­gu­nas dé­ca­das. En vir­tud de la re­tó­ri­ca mi­só­gi­na, ho­mó­fo­ba y ra­cis­ta se ha he­cho un hue­co en­tre las cla­ses me­dias Bol­so­na­ro en Bra­sil. Y así ocu­rre con Or­bán o Kaczyns­ki. Ca­da uno de ellos pres­ta su voz al sec­tor de la po­bla­ción pro­cli­ve al re­sen­ti­mien­to.

Con­mo­vía es­cu­char el tes­ti­mo­nio de Ch­ris­ti­ne Bla­sey Ford en el Se­na­do ame­ri­cano so­bre la agre­sión que su­frió a ma­nos del pro­ba­ble fu­tu­ro miem­bro del Tri­bu­nal Su­pre­mo, Brett Ka­va­naugh, en sus años de es­tu­dian­te. Con­tem­pla­mos la de­cla­ra­ción de una mujer va­lien­te, que de­cía no guiar­se por la ven­gan­za sino por su de­ber co­mo ciu­da­da­na, pres­tan­do su trau­má­ti­ca ex­pe­rien­cia pa­ra im­pe­dir que la má­xi­ma ins­ti­tu­ción de su país se entregue ab­so­lu­ta­men­te al po­der reac­cio­na­rio. Esa con­mo­ción que mu­chos sen­ti­mos por un re­la­to en­tre­cor­ta­do por so­llo­zos, a otros les pro­vo­có el efec­to con­tra­rio: ¿por qué ha de pa­gar un hom­bre por un epi­so­dio ocu­rri­do en su pri­me­ra ju­ven­tud? ¿Có­mo lla­mar vio­la­ción a un for­ce­jeo que tie­ne lu­gar en­tre miem­bros de la mis­ma fies­ta?

Pues bien, son pre­ci­sa­men­te las acu­sa­cio­nes de ín­do­le se­xual las que en prin­ci­pio han lle­va­do a sus pa­res a ce­rrar fi­las en torno a él con fu­ria; desean de­mos­trar que has­ta aquí han lle­ga­do con se­me­jan­tes ni­mie­da­des. Al fin y al ca­bo, es pro­ba­ble que la his­to­ria de mu­chos de los hom­bres de esa ge­ne­ra­ción, cria­da al ca­lor de las fra­ter­ni­da­des de ni­ños pi­jos, ins­ta­la­dos en sus pri­vi­le­gios des­de la cu­na, sea muy si­mi­lar a la de Ka­va­naugh. La fra­ter­ni­dad del fu­tu­ro juez del TS se lla­ma­ba Del­ta Kap­pa Ep­si­lon y te­nía por le­ma: “Or­gu­llo­so de ser un hom­bre blan­co”. Los mu­cha­chos, ins­pi­ra­dos en aque­lla ce­le­bra­da pe­lí­cu­la de gam­be­rra­das es­tu­dian­ti­les, Des­ma­dre a la ame­ri­ca­na, eran po­pu­la­res por ir a sa­co con las chi­cas, y cuan­do el al­cohol cum­plía su efec­to des­in­hi­bi­dor aco­rra­lar­las sin mi­ra­mien­tos. Te­nían muy cla­ro que for­ma­ban par­te de la fu­tu­ra éli­te po­lí­ti­ca y ju­di­cial. Su éxi­to es­ta­ba es­cri­to des­de la ca­si­lla de sa­li­da. La era Rea­gan fa­ci­li­tó esa sen­sa­ción de le­gi­ti­mi­dad del pri­vi­le­gio y fue­ron, cuen­ta un es­tu­dian­te no blan­co de esa épo­ca que ob­ser­va­ba el fe­nó­meno, bue­nos tiem­pos pa­ra aque­lla lí­ri­ca ju­ve­nil su­pre­ma­cis­ta.

Han pa­sa­do 30 años des­de aque­llo. Hay un mo­vi­mien­to de dig­ni­fi­ca­ción de las víctimas de agre­sio­nes se­xua­les, pe­ro la reac­ción a ese in­ten­to de sub­ver­tir el vie­jo or­den de las co­sas es­tá sien­do ya bru­tal. Na­die des­alo­ja tan fá­cil­men­te a un se­ño­ri­to. Pue­de pa­re­cer que es­ta his­to­ria in­cum­be so­lo a un mun­do se­pa­ra­do por un océano. Pe­ro esa reac­ción de­fen­si­va ya ha ca­la­do en­tre no­so­tros. Cuan­do es­cu­cha­mos, por ejem­plo, a una fis­cal, ha­ce ocho años, con­tar có­mo pre­sen­ció una fies­te­ci­lla de fis­ca­les y jue­ces en Co­lom­bia li­gan­do con me­no­res, en­ten­de­mos por qué al­gu­nos pien­san que hoy, más que nun­ca, hay que de­fen­der el fuer­te.

La reac­ción de­fen­si­va an­te el Me Too ha ca­la­do en­tre no­so­tros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.