Un año des­pués

El País (Nacional) - - OPINIÓN -

Ha­ce tiem­po que par­te del dis­cur­so pú­bli­co es­tá in­fec­ta­do de una suerte de áni­mo de­fen­si­vo. En un mun­do que per­ci­bi­mos ca­bal­gan­do en re­gre­sión, nos ve­mos obli­ga­dos a de­fen­der el li­be­ra­lis­mo an­te el em­ba­te po­pu­lis­ta, la UE an­te el avan­ce ul­tra, o el mul­ti­la­te­ra­lis­mo de la ONU fren­te a una re­tó­ri­ca po­lí­ti­ca que, a dies­tra y si­nies­tra, se re­go­ci­ja en el so­be­ra­nis­mo reac­cio­na­rio y el cie­rre de fron­te­ras. Las gran­des ideo­lo­gías han de­ja­do de ca­na­li­zar los con­flic­tos, con­vir­tién­do­se en fe­ti­ches con los que con­fron­ta­mos los nue­vos vien­tos de cam­bio, y se nos aca­ban los re­cur­sos epis­te­mo­ló­gi­cos pa­ra pau­tar el hi­lo de la his­to­ria que dé sen­ti­do al tiem­po que ha­bi­ta­mos.

La pér­di­da de la fe en el pro­gre­so tam­po­co nos ayu­da, a pe­sar de que el mun­do nun­ca ha es­ta­do tan col­ma­do de po­der hu­mano. La so­cial­de­mo­cra­cia re­du­ce su pro­yec­to al re­gre­so de un Es­ta­do de bie­nes­tar que es irre­cu­pe­ra­ble tal y co­mo lo co­no­ci­mos, y el li­be­ra­lis­mo, con­ver­ti­do en ideo­lo­gía re­fu­gio, es in­ca­paz de re­for­mu­lar­se y pro­po­ner un or­den al­ter­na­ti­vo. Pa­re­ce que, en es­te es­ce­na­rio, cual­quier co­sa que desafíe el sta­tu quo sus­ci­ta an­sie­dad an­te lo que se vi­ve co­mo una pér­di­da, o se des­pre­cia co­mo una mo­da pa­sa­je­ra que se eva­po­ra­rá. Por lo vis­to, vol­ve­re­mos a reha­bi­tar el au­tén­ti­co or­den de las co­sas ve­lan­do por­que na­da lo sub­vier­ta.

Al­go pa­re­ci­do ocu­rrió ha­ce un año con el mo­vi­mien­to Me Too, cuan­do cen­te­na­res, mi­llo­nes de his­to­rias que ha­ce tiem­po ha­bría si­do im­pen­sa­ble que sa­lie­ran a la luz, emer­gie­ron con una irra­dia­ción glo­bal. Lo hi­cie­ron en un mo­men­to de des­truc­ción de las vie­jas for­mas de au­to­ri­dad, des­de los me­dia has­ta los par­ti­dos y ex­per­tos, pe­ro tam­bién de nues­tras ver­da­des po­lí­ti­cas y so­cia­les fun­da­cio­na­les. Des­de en­ton­ces, he­mos vis­to al fas­cis­mo re­co­rrer nue­va­men­te las ca­lles de Ber­lín, o a un di­ri­gen­te po­lí­ti­co pi­dien­do un cen­so pa­ra gi­ta­nos. Pe­ro tam­bién el so­no­ro sí de las ir­lan­de­sas a la des­pe­na­li­za­ción del abor­to, una con­quis­ta que pron­to se ma­te­ria­li­za­rá en Ar­gen­ti­na. Por­que ahí es­tá, en ebu­lli­ción, la apuesta trans­ver­sal fe­mi­nis­ta, des­de la grass­roots po­li­tics del par­ti­do de­mó­cra­ta has­ta nues­tro 8 de mar­zo.

Es­tos pro­ce­sos de cam­bio so­cial y po­lí­ti­co vuel­ven a re­cu­pe­rar la vie­ja con­tien­da en­tre el fu­tu­ro y las po­si­cio­nes nos­tál­gi­cas que, co­mo es­pec­tros, re­gre­san des­de un pa­sa­do idea­li­za­do. Só­lo el fe­mi­nis­mo re­pre­sen­ta un pro­yec­to po­lí­ti­co que en­ca­ra ese fu­tu­ro pa­ra con­for­mar­lo y no pa­ra de­fen­der­se con me­lan­co­lía fren­te a él. En ese eje del com­ba­te en­tre pa­sa­do y fu­tu­ro se eri­ge co­mo el úni­co dis­cur­so va­lien­te y de pro­gre­so, pre­sen­tán­do­se co­mo una re­vo­lu­ción de­mo­crá­ti­ca que, sin mie­do, es­tá po­nien­do pa­tas arri­ba el or­den exis­ten­te.

DIE­GO MIR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.