Con­tra el aco­sa­dor en je­fe

El País (Nacional) - - OPINIÓN -

Es la cul­mi­na­ción de la ba­ta­lla. El mo­men­to en que se jue­ga su desen­la­ce. No es una ba­ta­lla ba­nal. Pue­de que sea in­clu­so de­ci­si­va en la guerra ci­vil en­tre el con­ser­va­du­ris­mo so­cial y el pro­gre­sis­mo, que vie­ne li­brán­do­se en Es­ta­dos Uni­dos. Y lo que es­tá en jue­go es la he­ge­mo­nía pa­ra una ge­ne­ra­ción en­te­ra en el Tri­bu­nal Su­pre­mo, la ins­ti­tu­ción que ar­bi­tra e in­ter­pre­ta la Cons­ti­tu­ción. Si ga­na Trump, y con­si­gue si­tuar a su can­di­da­to Brett Ka­va­naugh, de 53 años, co­mo uno de los nue­ve ma­gis­tra­dos vi­ta­li­cios, es­ta­rá en peligro to­da la le­gis­la­ción pro­gre­sis­ta de los úl­ti­mos 50 años, em­pe­zan­do por el de­re­cho al abor­to.

Ka­va­naugh no ga­ran­ti­za tan so­lo un ce­rro­ja­zo reac­cio­na­rio en la ju­ris­pru­den­cia cons­ti­tu­cio­nal, sino que, en ca­so de al­can­zar el car­go, tam­bién ac­tua­rá co­mo el es­cu­do ju­di­cial de Trump, ase­dia­do ac­tual­men­te por las sos­pe­chas de colusión con los ser­vi­cios se­cre­tos ru­sos pa­ra des­tro­zar la cam­pa­ña elec­to­ral de Hi­llary Clin­ton y de obs­ta­cu­li­za­ción de la ac­ción de la jus­ti­cia, con­cre­ta­men­te del fis­cal es­pe­cial Ro­bert Mue­ller, de­sig­na­do por el de­par­ta­men­to de Jus­ti­cia pa­ra in­ves­ti­gar el ca­so.

El can­di­da­to de Trump a ocu­par la va­can­te en el Su­pre­mo cuen­ta con la ex­pe­rien­cia co­mo ase­sor de Ken­neth Starr, el fis­cal es­pe­cial que in­ves­ti­gó a Bill Clin­ton por sus re­la­cio­nes con Mo­ni­ca Le­winsky. A Ka­va­naugh se de­ben las pre­gun­tas más es­ca­bro­sas so­bre los con­tac­tos fí­si­cos en­tre el pre­si­den­te y la be­ca­ria, aun­que a Trump le in­tere­san es­pe­cial­men­te sus cri­te­rios ju­rí­di­cos acer­ca de la im­po­si­bi­li­dad de pro­ce­sar a un pre­si­den­te mien­tras ocu­pe la Ca­sa Blan­ca, tal co­mo de­fen­dió en un me­mo­rán­dum re­dac­ta­do al hi­lo del ca­so Le­winsky. Si el fis­cal Mue­ller in­ten­ta­ra in­cri­mi­nar a Trump, es­te ten­dría ase­gu­ra­do con Ka­va­naugh en el Su­pre­mo al me­nos el apla­za­mien­to de su pro­ce­sa­mien­to has­ta el fi­nal de su pre­si­den­cia.

To­do se com­pli­ca­rá pa­ra el pre­si­den­te si no con­si­gue nom­brar a su can­di­da­to an­tes de las elec­cio­nes de mi­tad de man­da­to del 6 de no­viem­bre, en las que los re­pu­bli­ca­nos per­de­rán con se­gu­ri­dad la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes y pue­den que­dar­se sin ma­yo­ría en el Se­na­do. De ahí la ten­sión dra­má­ti­ca al­can­za­da

El nom­bra­mien­to de un nue­vo juez pa­ra el Su­pre­mo se ha con­ver­ti­do en la ba­ta­lla de­ci­si­va en la guerra en­tre Me Too y la de­re­cha ex­tre­ma

el jue­ves en el Se­na­do, an­te los tes­ti­mo­nios de Ch­ris­ti­ne Bla­sey Ford y de su pre­sun­to aco­sa­dor se­xual, el juez Ka­va­naugh, mo­men­to cul­mi­nan­te del cho­que fron­tal en­tre el mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta Me Too y quie­nes sim­bo­li­zan el do­mi­nio mas­cu­lino, blan­co y con­ser­va­dor.

Ade­más del con­trol del Tri­bu­nal Su­pre­mo, en es­ta ba­ta­lla se jue­ga tam­bién el fu­tu­ro de Do­nald Trump, el aco­sa­dor en je­fe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.