Ha­cia un pe­rio­dis­mo de ca­li­dad

El País (Nacional) - - OPINIÓN -

En un mun­do glo­ba­li­za­do, el pe­rio­dis­ta ha pa­sa­do a un se­gun­do plano. Cual­quier per­so­na pue­de emi­tir una in­for­ma­ción y crear im­pac­to. Un tuit de Do­nald Trump el pa­sa­do 10 de agos­to hi­zo que la li­ra tur­ca ca­ye­se un 20% y desató un te­rre­mo­to fi­nan­cie­ro que se ex­ten­dió has­ta Ar­gen­ti­na. 280 ca­rac­te­res. Cual­quier ciu­da­dano pue­de ha­cer una fo­to­gra­fía con su mó­vil que da­rá la vuel­ta al mun­do. An­te es­to, el pro­fe­sio­nal de la co­mu­ni­ca­ción de­be con­ver­tir­se en una pie­za im­pres­cin­di­ble y apor­tar a la amalgama in­for­ma­ti­va un va­lor aña­di­do. Pa­re­ce que a los pe­rio­dis­tas se les ha ol­vi­da­do su tre­men­da res­pon­sa­bi­li­dad con los ciu­da­da­nos, la de cus­to­diar sus libertades fun­da­men­ta­les de ex­pre­sión e in­for­ma­ción aten­dien­do a nor­mas éti­cas y deon­to­ló­gi­cas. El sen­sa­cio­na­lis­mo, la fal­ta de in­de­pen­den­cia y ob­je­ti­vi­dad, los in­tere­ses eco­nó­mi­cos y po­lí­ti­cos, así co­mo el in­tru­sis­mo, han di­bu­ja­do un pa­no­ra­ma de­sola­dor. Qui­zás la so­lu­ción es­té en po­ner en prác­ti­ca lo es­cri­to por Karl Pop­per en

El co­no­ci­mien­to de la ig­no­ran­cia: “Es par­te de la ta­rea del pe­rio­dis­ta el te­ner y ejer­cer una ac­ti­tud au­to­crí­ti­ca, fran­ca y ho­nes­ta ha­cia sí mis­mo”. Vic­to­ria Gon­zá­lez San Mar­tín. Ma­drid

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.