¿Quién se­rá la pró­xi­ma víc­ti­ma?

El País (Nacional) - - ESPAÑA -

Pa­re­ce dis­pues­to a mo­rir ma­tan­do. A lle­var­se por de­lan­te el ho­nor de quien ha­ga fal­ta con tal de me­jo­rar su si­tua­ción pro­ce­sal. Las an­da­na­das que ya ha dis­pa­ra­do han pro­vo­ca­do una sen­sa­ción cier­ta de psi­co­sis en to­dos aque­llos, ya sean jue­ces, fis­ca­les, po­lí­ti­cos o pe­rio­dis­tas, que por un mo­ti­vo u otro se han cru­za­do en el ca­mino del co­mi­sa­rio Vi­lla­re­jo. Y son mu­chos en los úl­ti­mos años ¿Qué di­je­ron? ¿Qué hi­cie­ron? ¿Cuán­do? ¿Ha­bía cá­ma­ras? ¿O só­lo mi­cró­fo­nos? Po­seí­do por una es­pe­cie de sín­dro­me de Dió­ge­nes per­ver­so, Vi­lla­re­jo ha ido al­ma­ce­nan­do to­da la ba­su­ra po­si­ble de ami­gos y enemi­gos por si al­gún día la ne­ce­si­ta­ba. Y ese día ha lle­ga­do. Ya to­dos sa­ben que no se tra­ta­ba de amis­tad. Eran ne­go­cios. Du­ran­te años pre­su­mió de ser un efi­caz ser­vi­dor del Es­ta­do y hu­bo quien le cre­yó. Su úl­ti­mo va­le­dor fue el mi­nis­tro Jor­ge Fer­nán­dez Díaz, quien le con­ce­dió una me­da­lla y lo ala­bó pú­bli­ca­men­te cuan­do ya ha­bían tras­cen­di­do las sos­pe­chas. Aho­ra Fer­nán­dez Díaz guar­da si­len­cio. Tal vez tam­bién él par­ti­ci­pe de la psi­co­sis ge­ne­ral: ¿quién se­rá la pró­xi­ma víc­ti­ma?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.