“Es fá­cil po­ner­te un mi­cró­fono de am­bien­te”

Vi­lla­re­jo se jac­ta­ba de que gra­bar era sen­ci­llo. Aho­ra, las gra­ba­cio­nes que hi­zo son la prin­ci­pal prue­ba con­tra él

El País (Nacional) - - ESPAÑA - J. M. RO­ME­RO / P. OR­DAZ, Ma­drid

Cuan­do Jo­sé Ma­nuel Vi­lla­re­jo se reunía con gen­te, so­lía po­ner su te­lé­fono so­bre la me­sa: “¿Hay con­fian­za, ¿no? So­mos co­le­gas. Mó­vi­les a la vis­ta; aquí na­die gra­ba a na­die”. Mien­tras tan­to, él ya es­ta­ba gra­bán­do­lo to­do, in­clu­so es­tas fra­ses. Du­ran­te al me­nos 20 años re­gis­tró to­dos sus en­cuen­tros con gen­te que le in­tere­sa­ba. En su ob­se­sión no­ta­rial no dis­cri­mi­nó en­tre ami­gos y enemi­gos, en­tre co­no­ci­dos o ex­tra­ños. To­dos pa­sa­ban por su gra­ba­do­ra indiscreta: po­li­cías, jue­ces, fis­ca­les, pe­rio­dis­tas y em­pre­sa­rios.

Por eso, los fis­ca­les que in­ves­ti­gan aho­ra los ca­mi­nos del de­li­to por los que pa­só Vi­lla­re­jo tie­nen vía li­bre con una so­la cur­va pe­li­gro­sa: des­en­crip­tar los mi­les de ar­chi­vos que guar­dó pa­cien­te­men­te du­ran­te to­da una vi­da pro­fe­sio­nal.

Vi­lla­re­jo in­gre­só en la po­li­cía con 22 años y en 1983, cuan­do ape­nas ha­bía cum­pli­do 10 años en el cuer­po, pi­dió una ex­ce­den­cia pa­ra de­di­car­se a sus em­pre­sas. Re­gre­só en 1993, fue ins­pec­tor je­fe en la Co­mi­sa­ría Ge­ne­ral de In­for­ma­ción du­ran­te dos años y des­pués pa­só a la Co­mi­sa­ría Ge­ne­ral de Po­li­cía Ju­di­cial, don­de la in­for­ma­ción com­pro­me­ti­da des­bor­da las me­sas. Allí es­tu­vo 14 años —ocho du­ran­te el man­da­to del PP y los seis si­guien­tes con go­bier­nos so­cia­lis­tas—. Des­de en­ton­ces y has­ta su ju­bi­la­ción, en agos­to de 2017, pre­su­mía de ser agen­te en­cu­bier­to asig­na­do a la Di­rec­ción Ad­jun­ta Ope­ra­ti­va (DAO), el de­par­ta­men­to de más po­der en la Po­li­cía.

Es­te es el es­cue­to cu­rrícu­lo de Vi­lla­re­jo que se pue­de leer en el su­ma­rio de la in­ves­ti­ga­ción del ca­so Tán­dem, por el que lle­va pre­so 10 me­ses. Pe­ro el cu­rrícu­lo con el que él se pre­sen­ta tie­ne más ador­nos: “Par­ti­ci­pé en nu­me­ro­sas de­ten­cio­nes de miem­bros de ETA, en­tre ellas, al­gu­na sig­ni­fi­ca­ti­va co­mo la de quie­nes co­me­tie­ron el aten­ta­do con­tra la ca­fe­te­ría Ro­lan­do… Tam­bién par­ti­ci­pé en nu­me­ro­sos via­jes a Fran­cia, sin apo­yo de la pre­fec­tu­ra fran­ce­sa, des­ar­ma­do y con vehícu­lo pro­pio; hi­ce ta­reas de apo­yo ope­ra­ti­vo a gru­pos an­ti­te­rro­ris­tas en via­jes de la Ca­sa Real; des­ar­ti­cu­lé ban­das de atra­ca­do­res en Ma­drid; con­se­guí in­fil­trar­me en círcu­los in­de­pen­den­tis­tas; via­jé a Si­ria pa­ra acer­car­me a gen­te de los ser­vi­cios de in­for­ma­ción, me in­fil­tré tam­bién en ma­fias or­ga­ni­za­das…”.

De sus ta­reas de in­to­xi­ca­ción e in­for­ma­ción no hay ni ras­tro en sus me­mo­rias. Pe­ro a Vi­lla­re­jo se le atri­bu­ye un in­for­me pa­ra el Go­bierno so­cia­lis­ta so­bre el juez Bal­ta­sar Gar­zón, el lla­ma­do in­for­me Ve­ri­tas, ela­bo­ra­do cuan­do el ma­gis­tra­do se de­di­có a in­ves­ti­gar los crí­me­nes de Es­ta­do de los GAL.

En su ac­ti­vi­dad or­di­na­ria ela­bo­ró de­ce­nas de no­tas in­for­ma­ti­vas so­bre te­mas va­rio­pin­tos don­de le­van­ta­ba teo­rías cons­pi­ra­ti­vas so­bre un sue­lo de me­dias ver­da­des.

En su úl­ti­ma eta­pa, se de­di­có al plu­ri­em­pleo. A su tra­ba­jo in­de­ter­mi­na­do en la cú­pu­la po­li­cial del Mi­nis­te­rio del In­te­rior, aña­dió su ta­rea in­ves­ti­ga­do­ra co­mo so­lu­cio­na­dor de pro­ble­mas pa­ra em­pre­sa­rios mi­llo­na­rios. A es­te em­pe­ño de­di­có, por lo que se va co­no­cien­do aho­ra, los úl­ti­mos años de su ca­rre­ra po­li­cial. Y se em­pleó a fon­do pa­ra co­me­ter to­do ti­po de ile­ga­li­da­des.

Con un nom­bre y un nú­me­ro de te­lé­fono mó­vil po­día es­cu­dri­ñar las mi­se­rias de los enemi­gos de sus clien­tes. La in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial del ca­so Tán­dem ha des­ta­pa­do las vir­tu­des de Vi­lla­re­jo pa­ra ac­ce­der a in­for­ma­ción con­fi­den­cial de ban­cos, com­pa­ñías de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes y re­gis­tros de to­do ti­po. Ade­más, ofre­cía ser­vi­cios tec­no­ló­gi­cos avan­za­dos pa­ra es­piar a quien hi­cie­ra fal­ta.

Sus ta­ri­fas iban de 200.000 eu­ros a va­rios mi­llo­nes, y siem­pre ofre­cía a sus clien­tes un des­plie­gue si­mi­lar es­truc­tu­ra­do en ocho equi­pos con 12 co­ches y cin­co mo­tos pa­ra vi­gi­lan­cia o trans­por­te, soft­wa­re y hard­wa­re pa­ra ac­ce­der a de­ter­mi­na­dos ban­cos de da­tos; equi­pos de au­dio pa­ra gra­ba­cio­nes con­ven­cio­na­les, equi­pos de cap­ta­ción de au­dio en am­bien­tes hos­ti­les, y equi­pos óp­ti­cos cap­ta­do­res de imá­ge­nes en si­tua­cio­nes ad­ver­sas.

Pa­ra ca­da pro­ble­ma te­nía una so­lu­ción, por lo ge­ne­ral a es­pal­das de la ley. En eso no en­ga­ña­ba a na­die.

En­tre ri­sas, Vi­lla­re­jo le co­men­ta a un em­pre­sa­rio que le con­tra­ta pa­ra ob­te­ner de­ter­mi­na­da in­for­ma­ción de otra per­so­na: “Tú sa­bes que es­to es más ile­gal que una pa­ta­ta…”. Y a otro le cuen­ta su po­de­río: “Soy un pu­to co­mi­sa­rio que es­tá de ana­lis­ta en una si­tua­ción es­pe­cial”.

Si el pro­ble­ma era una bron­ca en­tre dos miem­bros de una fa­mi­lia y uno de ellos le pe­día ayu­da re­mu­ne­ra­da, Vi­lla­re­jo des­ple­ga­ba sus cartas: “La in­for­ma­ción que nos da de den­tro del en­torno es que ella de­be te­ner un no­vie­te… en­ton­ces es muy in­tere­san­te”.

Cuan­do se com­pli­ca el co­bro de una deu­da, el co­mi­sa­rio se atre­ve a gra­bar al abo­ga­do del su­pues­to mo­ro­so con­su­mien­do dro­ga o man­te­nien­do re­la­cio­nes se­xua­les de pa­go pa­ra así ablan­dar al deu­dor. Una ex­tor­sión de li­bro.

Pa­ra ilus­trar a los clien­tes so­bre las vir­tu­des de su tra­ba­jo es­pe­cial, Vi­lla­re­jo no re­pa­ra­ba en de­ta­lles: “Es muy fá­cil po­ner­te un mi­cró­fono de am­bien­te. Hay mu­chas for­mas, hay en­chu­fes que son en­chu­fes que son un mi­cró­fono que son un en­chu­fe. En­ton­ces te po­nes en un cuar­to a 20 o 30 me­tros y lo tie­nes den­tro en un ca­jón y te es­tá chu­pan­do to­do lo que ha­blas ¿sa­bes? Si hay al­gún trai­dor­zue­lo, lo tie­ne a hue­vo”.

El so­lu­cio­na­dor de pro­ble­mas, co­mi­sa­rio en ac­ti­vo de día, chan­ta­jis­ta de no­che, se atre­ve a me­ter a los ad­ver­sa­rios de sus clien­tes un “se­ñue­lo in­for­má­ti­co” pa­ra se­guir el ras­tro de co­rreos elec­tró­ni­cos in­ter­nos.

Los in­ves­ti­ga­do­res ex­pli­can así las ac­ti­vi­da­des pri­va­das con las que Vi­lla­re­jo hi­zo ne­go­cio du­ran­te su eta­pa en la po­li­cía. “Pre­va­lién­do­se de su car­go po­li­cial, ob­te­nía ilí­ci­ta­men­te in­for­ma­ción vin­cu­la­da a la es­fe­ra más ín­ti­ma de las per­so­nas y se la fa­ci­li­ta­ba a sus clien­tes, sin que en mo­do al­guno es­tu­vie­ra am­pa­ra­do por la nor­ma­ti­va vi­gen­te pa­ra ello, te­nien­do en cuen­ta ade­más que su con­duc­ta tie­ne por ob­je­to ob­te­ner un lu­cro eco­nó­mi­co, ya que se tra­ta de un ser­vi­cio re­mu­ne­ra­do pa­ra una de las par­tes con­tra­tan­tes”.

Al co­mi­sa­rio Vi­lla­re­jo no le im­por­ta pre­su­mir de sus con­tac­tos: “No­so­tros siem­pre gre­mio du­ro, her­mé­ti­cos, nun­ca na­da por ca­nu­to y, ade­más, no­so­tros ase­so­ra­mos al Mi­nis­te­rio del In­te­rior en te­mas de­li­ca­dos que no le co­bra­mos, ob­via­men­te. En­ton­ces, te­ne­mos cier­to pa­ra­guas a la ho­ra de pe­dir co­sas…”.

En su cu­rrícu­lo se atri­bu­ye ha­ber­se in­fil­tra­do en ma­fias or­ga­ni­za­das

El co­mi­sa­rio le­van­ta­ba teo­rías cons­pi­ra­ti­vas so­bre me­dias ver­da­des

Sus ta­ri­fas por re­sol­ver pro­ble­mas iban de 200.000 eu­ros a mi­llo­nes

SCIAMMARELLA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.