Dos mi­llo­nes de eu­ros por los ar­chi­vos del co­mi­sa­rio

El País (Nacional) - - ESPAÑA - J. M. R./ P. O.,

Ha­ce más de un año que la vi­da del co­mi­sa­rio Jo­sé Ma­nuel Vi­lla­re­jo, com­pri­mi­da en 20 años de gra­ba­cio­nes con po­li­cías, jue­ces, abo­ga­dos, em­pre­sa­rios, pe­rio­dis­tas y po­lí­ti­cos, tie­ne un pre­cio en el mer­ca­do. Un hom­bre, su­pues­ta­men­te vin­cu­la­do a la po­li­cía y al co­mi­sa­rio, pe­día en 2017 has­ta dos mi­llo­nes de eu­ros en di­ne­ro ne­gro por esa mer­can­cía, con­sis­ten­te en in­con­ta­bles ar­chi­vos de au­dio y do­cu­men­tos con la apa­rien­cia de con­te­ner in­for­ma­ción sen­si­ble so­bre cues­tio­nes que han mar­ca­do la vi­da po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca de Es­pa­ña en los úl­ti­mos años.

Los ser­vi­cios de in­for­ma­ción sos­tie­nen que quien va ofre­cien­do ese ma­te­rial es “el in­for­má­ti­co de Vi­lla­re­jo”, la per­so­na que su­pues­ta­men­te or­de­nó, ar­chi­vó y en­crip­tó to­das las gra­ba­cio­nes que hi­zo el co­mi­sa­rio a lo lar­go de su vi­da pro­fe­sio­nal.

El con­te­ni­do de lo que se ofre­ce in­clu­ye con­ver­sa­cio­nes gra­ba­das por Vi­lla­re­jo des­de co­mien­zos de la pa­sa­da dé­ca­da. Las gra­ba­cio­nes in­clu­yen des­de char­las de ba­rra de bar con sus com­pa­ñe­ros co­mi­sa­rios so­bre as­cen­sos en la po­li­cía y otras cues­tio­nes la­bo­ra­les has­ta in­ter­cam­bios de in­for­ma­ción con di­ver­sos

pe­rio­dis­tas o co­mi­das po­lí­ti­cas y ju­di­cia­les. En­tre el ma­te­rial que ofre­ce la per­so­na a la que iden­ti­fi­can los ser­vi­cios de in­for­ma­ción co­mo “el in­for­má­ti­co de Vi­lla­re­jo” se in­clu­yen al­gu­nas ci­tas con in­flu­yen­tes di­ri­gen­tes del PP que se pro­du­je­ron en mo­men­tos de­li­ca­dos pa­ra es­ta for­ma­ción po­lí­ti­ca.

Una de es­tas gra­ba­cio­nes li­qui­dó al ex­pre­si­den­te ma­dri­le­ño Ig­na­cio Gon­zá­lez. El au­dio lle­gó a los pe­rio­dis­tas el 8 de mar­zo de 2015 de la mano de Vi­lla­re­jo, cua­tro años des­pués de que se pro­du­je­ra el en­cuen­tro (no­viem­bre de 2011) y so­lo

tres me­ses an­tes de unas elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas.

En esa cin­ta, el en­ton­ces vi­ce­pre­si­den­te ha­bla con Vi­lla­re­jo y otro co­mi­sa­rio pa­ra in­ten­tar ta­par el es­cán­da­lo de su áti­co al­qui­la­do en Es­te­po­na y que su­pues­ta­men­te era el fru­to de un cohe­cho, aun­que na­die ha po­di­do de­mos­trar­lo aún. “Yo no quie­ro que sal­ga”, le di­ce Gon­zá­lez a Vi­lla­re­jo. Y el co­mi­sa­rio con­tes­ta: “Eso es lo que hay que evi­tar”. Esa em­pa­tía de Vi­lla­re­jo con el po­lí­ti­co del PP con­tras­ta con las no­tas in­ter­nas que es­cri­bía so­bre el ca­so só­lo unos me­ses an­tes, don­de elu­cu­bra­ba con la po­si­bi­li­dad de que Gon­zá­lez hu­bie­ra co­bra­do dos mi­llo­nes de eu­ros y, ade­más, hu­bie­ra re­ci­bi­do el áti­co co­mo com­pen­sa­ción por una re­ca­li­fi­ca­ción de te­rre­nos en el mu­ni­ci­pio ma­dri­le­ño de Ar­gan­da del Rey.

Gon­zá­lez, que as­pi­ra­ba a ser el can­di­da­to del PP pa­ra con­ti­nuar co­mo pre­si­den­te de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, no fue en las lis­tas. El día de la ci­ta con los dos po­li­cías, es­cri­bió en su dia­rio: “Pe­pe Vi­lla­re­jo y el Gor­do, ca­fé en la Ma­llor­qui­na en Sol: Vi­lla­re­jo me di­ce que él es co­mi­sa­rio en ac­ti­vo pe­ro que tie­ne una em­pre­sa pro­pia con la que ha­ce in­ves­ti­ga­cio­nes que no pue­de ha­cer la po­li­cía”. Aque­lla fue una con­fe­sión cla­ve de Vi­lla­re­jo a Gon­zá­lez so­bre su con­di­ción de agen­te do­ble: un po­li­cía en ac­ti­vo pa­ra el Mi­nis­te­rio del In­te­rior y un de­tec­ti­ve pri­va­do es­pe­cia­li­za­do en re­sol­ver pro­ble­mas pa­ra clien­tes dis­pues­tos a pa­gar.

Vi­lla­re­jo tam­bién re­co­pi­ló do­cu­men­tos s so­bre em­pre­sas con da­tos con­fi­den­cia­les a los que so­lo se pue­de te­ner ac­ce­so de ma­ne­ra ile­gal. La in­ves­ti­ga­ción abier­ta en la Au­dien­cia Na­cio­nal ha acre­di­ta­do que el co­mi­sa­rio ofre­cía sus ser­vi­cios pri­va­dos a em­pre­sas que ne­ce­si­ta­ban co­no­cer de­bi­li­da­des de sus ad­ver­sa­rios o con­se­guir he­rra­mien­tas con las que ven­cer a sus enemi­gos. Les pro­po­nía so­lu­cio­nes a sus pro­ble­mas sin re­pa­rar en cues­tio­nes le­ga­les; pa­gan­do so­bor­nos a cam­bio de in­for­ma­ción con­fi­den­cial de ban­cos, com­pa­ñías de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes o de otras em­pre­sas; co­lo­can­do cá­ma­ras o mi­cró­fo­nos pa­ra gra­bar a de­ter­mi­na­das per­so­nas y uti­li­zar ese ma­te­rial pa­ra ex­tor­sio­nar.

Los ar­chi­vos se­cre­tos que se pu­sie­ron a la ven­ta ha­ce más de un año sin que el co­mi­sa­rio, due­ño y au­tor de ese ma­te­rial, su­pues­ta­men­te lo co­no­cie­ra, tie­nen la mis­ma in­for­ma­ción que des­de ha­ce un tiem­po ana­li­zan los agen­tes de Asun­tos In­ter­nos de la Po­li­cía Na­cio­nal por or­den del juez. Tras la de­ten­ción de Vi­lla­re­jo, en no­viem­bre de 2017, el juez or­de­nó el re­gis­tro de su ca­sa, don­de la po­li­cía ha­lló los dis­cos du­ros con el his­to­rial, gra­ba­do y es­cri­to, de los ne­go­cios más su­cios y de los en­cuen­tros más pri­va­dos del co­mi­sa­rio ju­bi­la­do.

Re­gis­tro de las lla­ma­das te­le­fó­ni­cas de Vi­lla­re­jo tras la de­ten­ción del Pe­que­ño Ni­co­lás.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.