Si­len­cio, peligro de chan­ta­je

El País (Nacional) - - ESPAÑA -

Con el ca­so Vi­lla­re­jo se cum­ple ese error de fi­jar la mi­ra­da en el de­do cuan­do al­guien se­ña­la la lu­na. Se gas­tan to­ne­la­das de tin­ta y sa­li­va por unas gra­ba­cio­nes que hoy man­chan a una mi­nis­tra, ayer al Rey emé­ri­to y ma­ña­na a otros. Lo es­can­da­lo­so, sin em­bar­go, es có­mo ha si­do po­si­ble que el co­mi­sa­rio ju­bi­la­do ha­ya pa­sa­do 23 años pro­te­gi­do por diez mi­nis­tros del In­te­rior mien­tras gra­ba­ba un ar­se­nal de bom­bas de re­lo­je­ría y, a la vez, blan­quea­ba di­ne­ro, re­ve­la­ba se­cre­tos y ges­tio­na­ba una or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal, pre­sun­tos de­li­tos de los que le acu­san los jue­ces.

No hay res­pues­ta de quie­nes le nom­bra­ron, man­tu­vie­ron y has­ta con­de­co­ra­ron. Ló­gi­co, por­que es­tán ba­jo la ame­na­za de ser ex­tor­sio­na­dos y, so­bre to­do, por­que el asun­to se les ha ido de las ma­nos a to­dos, in­clui­do el co­mi­sa­rio ju­bi­la­do.

El pe­ca­do ori­gi­nal fue sal­tar­se esa re­gla ele­men­tal se­gún la cual un Es­ta­do de­be ele­gir a hom­bres lim­pios pa­ra tra­ba­jos su­cios. Es de­cir, pa­ra esas cloa­cas que al­gu­nos, con gran­des do­sis de hi­po­cre­sía, di­cen ha­ber des­cu­bier­to aho­ra.

El error se co­me­tió en oc­tu­bre de 1993, cuan­do la cú­pu­la po­li­cial per­mi­tió a Vi­lla­re­jo com­pa­gi­nar su tra­ba­jo de fun­cio­na­rio con la ac­ti­vi­dad pri­va­da que le ha en­ri­que­ci­do. El desa­tino se em­pon­zo­ñó más por­que los da­tos que Vi­lla­re­jo pa­sa­ba a la po­li­cía se ob­te­nían a ve­ces con mé­to­dos prohi­bi­dos, co­mo esa agen­cia de pros­ti­tu­tas que él des­cri­bió an­te la mi­nis­tra Del­ga­do y al juez Gar­zón, sin que es­tos, por cier­to, lo cri­ti­ca­ran.

Ca­lla­ron se­gu­ra­men­te por­que tam­bién a ellos se les ha­bía ido de las ma­nos la si­tua­ción. So­lo así se en­tien­de que Gar­zón di­je­ra al en­ton­ces co­mi­sa­rio: “Eres un mal ne­ce­sa­rio”. ¿Qué qui­so de­cir?

In­te­rior ha con­fia­do a Vi­lla­re­jo te­mas muy sen­si­bles, co­mo la for­tu­na de los Pu­jol, el dis­co du­ro del or­de­na­dor de Bár­ce­nas, el pa­tri­mo­nio de Ig­na­cio Gon­zá­lez, vi­si­tas a tes­ta­fe­rros en el ex­tran­je­ro, se­gui­mien­to de pro­ta­go­nis­tas de la Gür­tel o la ac­ti­vi­dad de Co­rin­na zu Say­nWitt­gens­tein, ami­ga del rey Juan Car­los.

Cual­quier lec­tor dis­tin­gue ahí en­tre

en­car­gos de Es­ta­do, ajus­tes de cuen­tas po­lí­ti­cos o ges­tio­nes pa­ra en­tor­pe­cer cau­sas ju­di­cia­les. Y, en pa­ra­le­lo, aún te­nía tiem­po Vi­lla­re­jo pa­ra aten­der su en­tra­ma­do de so­cie­da­des des­cu­bier­to por es­te pe­rió­di­co y que in­cluía in­ves­ti­ga­cio­nes a des­ta­ca­dos em­pre­sa­rios. De­ma­sia­dos ar­te­fac­tos ex­plo­si­vos de efec­to re­tar­da­do en una so­la mano y a ti­ro de gra­ba­do­ra.

Y pe­se a to­do, el es­ta­blish­ment le abría las puer­tas. ¿Por qué no fiar­se de ese “agen­te en­cu­bier­to” y “pa­trio­ta”, co­mo se de­fi­nía, en el que ha­bían con­fia­do diez mi­nis­tros se­gui­dos del In­te­rior?

El pro­ble­ma es­tá aho­ra fue­ra de con­trol has­ta pa­ra Vi­lla­re­jo. La di­fu­sión de al­gu­nas de sus gra­ba­cio­nes so­lo pue­de per­ju­di­car­le. La in­for­ma­ción so­lo es te­mi­ble cuan­do no se suel­ta. Ya es tar­de. El co­mi­sa­rio ju­bi­la­do ha pro­vo­ca­do a ese Es­ta­do que de­cía de­fen­der. Ese Es­ta­do no de­be ad­mi­tir chan­ta­jes y, por tan­to, es­te asun­to ya no se le pue­de ir de las ma­nos un mi­lí­me­tro más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.