Mo­ral tri­bal

El País (Nacional) - - ESPAÑA - / FERNANDO VA­LLES­PÍN

En­tre los pro­pó­si­tos del mo­vi­mien­to 15-M hu­bo uno que que­dó sin rea­li­za­ción prác­ti­ca, el de la reha­bi­li­ta­ción éti­ca del sis­te­ma po­lí­ti­co. Se pu­do en­men­dar la cri­sis de re­pre­sen­ta­ción in­cor­po­ran­do a nue­vos gru­pos po­lí­ti­cos, y el pos­te­rior cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co ami­no­ró en par­te la bre­cha so­cial. Pe­ro, ya fue­ra por el pe­cu­liar tem­po del sis­te­ma ju­di­cial en re­sol­ver los ca­sos de co­rrup­ción an­te­rio­res o por la apa­ri­ción de otros nue­vos, la sen­sa­ción ge­ne­ra­li­za­da es que es­ta­mos le­jos de ha­ber con­se­gui­do esa re­ge­ne­ra­ción mo­ral de la vi­da pú­bli­ca que an­he­lá­ba­mos.

Tan­to nos in­dig­nó la re­tahí­la de re­des de co­rrup­ción que lo que se pro­du­jo en Es­pa­ña fue al­go cu­rio­so: in­cor­po­ra­mos exi­gen­cias mo­ra­les es­can­di­na­vas pa­ra eva­luar una reali­dad de prác­ti­cas co­rrup­tas me­di­te­rrá­neas. Y, co­mo es ob­vio, es­te enor­me con­tras­te ha re­sul­ta­do en una sos­pe­cha mo­ral ge­ne­ra­li­za­da ha­cia to­do lo pú­bli­co. Es bueno que así sea. Lo inau­di­to hu­bie­ra si­do que nor­ma­li­zá­ra­mos nues­tras pa­to­lo­gías. Por eso fue im­por­tan­te que ca­ye­ra el Go­bierno de Ra­joy co­mo san­ción po­lí­ti­ca de la Gür­tel y es­te­mos siem­pre aler­ta a cual­quier des­via­ción de lo éti­ca­men­te co­rrec­to.

Lo que ya no es tan nor­mal es que sean pre­ci­sa­men­te los más in­mo­ra­les, Vi­lla­re­jo y sus pro­yec­cio­nes me­diá­ti­cas, quie­nes pre­ten­dan dar­nos lec­cio­nes de mo­ral. O que apro­ve­chen con­ver­sa­cio­nes ob­te­ni­das frau­du­len­ta­men­te pa­ra ex­pan­dir su pro­pia mier­da. No to­do va­le, y de­be­ría ha­ber un con­sen­so en­tre to­dos los par­ti­dos pa­ra im­pe­dir que esas prác­ti­cas ten­gan con­se­cuen­cias po­lí­ti­cas. El da­ño a la ima­gen de las per­so­nas se­ña­la­das se­rá inevi­ta­ble, pe­ro es in­de­cen­te que en­ci­ma en­tre­mos en el chan­ta­je.

Con to­do, no creo que sea ahí don­de se en­cuen­tre la ma­yor pa­to­lo­gía de es­ta hi­per­mo­ra­li­za­ción de la vi­da pú­bli­ca. La fun­da­men­tal se ha­lla en el di­fe­ren­te ra­se­ro con el que eva­lua­mos los com­por­ta­mien­tos de unos u otros se­gún el par­ti­do al que se per­te­nez­ca. Pa­re­ce co­mo si al có­di­go bueno/ma­lo, el pro­pio de la mo­ral, se le su­per­pu­sie­ra el de no­so­tros/ellos, ami­go/enemi­go, el más pro­pia­men­te po­lí­ti­co. A es­to es a lo que Jo­nat­han Haidt lla­ma “mo­ral tri­bal”. La mo­ral tri­bal, nos di­ce, “une y cie­ga” a la vez. Nos pe­ga al gru­po y nos im­pi­de ver la pers­pec­ti­va de los que no for­man par­te de él. Las con­duc­tas de los nues­tros no se va­lo­ran así de la mis­ma ma­ne­ra que las de los otros; las nor­mas mo­ra­les im­por­tan me­nos que la ads­crip­ción par­ti­dis­ta.

El re­go­ci­jo y el afán in­qui­si­dor con el que la opo­si­ción es­tá re­ci­bien­do las acu­sa­cio­nes con­tra al­gu­nos mi­nis­tros con­tras­ta vi­va­men­te con su pro­pia ac­ti­tud cuan­do eran ellos los acusados. Por cier­to, por con­duc­tas in­fi­ni­ta­men­te más gra­ves. Y el Go­bierno, por su par­te, em­pren­de es­tra­te­gias de de­fen­sa que hu­bie­ra con­si­de­ra­do inapro­pia­das si hu­bie­ra es­ta­do en la opo­si­ción. En fin, se su­po­ne que los prin­ci­pios mo­ra­les pue­den pre­di­car­se con ca­rác­ter uni­ver­sal, no ha­cer­se de­pen­der de con­si­de­ra­cio­nes si­tua­cio­nis­tas. Me te­mo que Es­can­di­na­via sigue es­tan­do le­jos, muy le­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.