Psi­co­sis po­lí­ti­ca tras el cri­men de Lla­nes

El ase­si­na­to del con­ce­jal de IU azu­za las ten­sio­nes en­tre par­ti­dos ri­va­les has­ta el pun­to de que ya hay edi­les con es­col­ta

El País (Nacional) - - ESPAÑA - P. OR­TE­GA DOLZ,

Ana Díaz es nie­ta, hi­ja, es­po­sa y ma­dre de mi­ne­ros en Rio­sa (As­tu­rias). Tie­ne 46 años y se me­tió en po­lí­ti­ca en 2007 si­guien­do los pa­sos de su pa­dre, “un co­mu­nis­ta de to­da la vi­da”. En 2015, des­ban­có del po­der al PSOE con las si­glas de Iz­quier­da Uni­da (IU). Los so­cia­lis­tas go­ber­na­ban des­de los orí­ge­nes de la de­mo­cra­cia ese mu­ni­ci­pio de ca­sas dis­per­sas en un va­lle que, tras el cie­rre de las mi­nas, no lle­ga a 2.000 ha­bi­tan­tes. Y ella se con­vir­tió en la pri­me­ra al­cal­de­sa de la cuen­ca del Cau­dal.

Díaz pa­só a tra­ba­jar en el Ayun­ta­mien­to por los mis­mos 1.088 eu­ros que co­bra­ba co­mo ad­mi­nis­tra­ti­va en su em­pre­sa, pe­ro con mu­chos más pro­ble­mas. “El hos­ti­ga­mien­to ha si­do cons­tan­te des­de la opo­si­ción, des­de UGT, ve­ci­nos y ami­gos que nos han re­ti­ra­do el sa­lu­do y, lo úl­ti­mo, la ame­na­za de muer­te”. Un men­sa­je que de­cía así: “Lo que le ha su­ce­di­do a tu ami­go en Lla­nes no es na­da con lo que te va a pa­sar a ti”. Díaz lo cuen­ta mien­tras es es­col­ta­da por dos agen­tes de la Uni­dad Cen­tral Ope­ra­ti­va (UCO) de la Guar­dia Ci­vil. Si­guen sus pa­sos des­de que ha­lló ese men­sa­je anó­ni­mo en su co­che­ra. Tam­bién los de su com­pa­ñe­ro de par­ti­do y con­ce­jal de Agri­cul­tu­ra, Jo­sé Ma­nuel Pe­llo, un ga­na­de­ro ju­bi­la­do, que es­ta se­ma­na en­con­tra­ba su co­che ra­ya­do con las le­tras D.E.P. “No creo que los au­to­res de es­to ten­gan na­da que ver con el ase­sino de Lla­nes, más bien que es obra de un opor­tu­nis­ta en es­te cli­ma de cris­pa­ción”, di­ce el ex­lí­der de IU Gaspar Lla­ma­za­res, aho­ra dipu­tado au­to­nó­mi­co as­tu­riano.

El ase­si­na­to a gol­pes el pa­sa­do 16 de agos­to del con­ce­jal de Per­so­nal y Pla­yas del cer­cano mu­ni­ci­pio de Lla­nes, Ja­vier Ar­di­nes, de 52 años, tam­bién de IU, ha crea­do una psi­co­sis po­lí­ti­ca en pe­que­ñas po­bla­cio­nes en las que to­dos se co­no­cen. La for­ma­ción de iz­quier­das le ve­nía pi­san­do los ta­lo­nes a los so­cia­lis­tas “de to­da la vi­da” en mu­chos con­ce­jos y fue en las elec­cio­nes de 2015 en las que el PSOE per­dió el po­der en pla­zas im­por­tan­tes: “Go­ber­na­mos en Mie­res, Lan­greo, Rio­sa, Le­na, Mor­cín, Te­ver­ga, Illas, Cas­tri­ñón, Lla­ne­ra; y co­go­ber­na­mos en Gra­do, Lla­nes y Ovie­do, ocho al­cal­días y tres co­go­bier­nos”, enu­me­ra el coor­di­na­dor de IU, Ra­món Ar­güe­lles. “La

Lla­ma­za­res: “No creo que las ame­na­zas ten­gan na­da que ver con el cri­men”

cris­pa­ción so­cial es un re­fle­jo del cam­bio, no to­do el mun­do acep­ta el re­sul­ta­do de las ur­nas”, di­ce.

De mo­men­to no han da­do con los res­pon­sa­bles de las ame­na­zas tras el ase­si­na­to de Ar­di­nes, ni con quie­nes que­ma­ron los co­ches de otros dos con­ce­ja­les de IU en Mie­res y en Can­gas de Nar­cea me­ses an­tes, ni se ha de­te­ni­do a na­die por la bru­tal muer­te del con­ce­jal, que sigue lle­na de in­te­rro­gan­tes. Pe­ro hay una cer­te­za: ese ase­si­na­to ha azu­za­do una reali­dad so­cial muy cris­pa­da.

“Ar­di­nes iba has­ta el fi­nal, aun­que tu­vie­ra que abrir un ca­mino con sus pro­pias ma­nos”, di­ce el al­cal­de de Lla­nes, En­ri­que Ries­tra. “Fue el ca­ta­li­za­dor de un cua­tri­par­ti­to inopi­na­do [PP, Fo­ro, Ve­ci­nos por Lla­nes e IU], que pu­so fin a 28 años de he­ge­mo­nía del PSOE”, se­ña­la Ries­tra. “Co­mo con­ce­jal de Per­so­nal que era, se pro­pu­so aca­bar con la red clien­te­lar que fun­cio­na en es­te con­sis­to­rio des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les, con los con­tra­tos y li­cen­cias irre­gu­la­res, con las cons­truc­cio­nes ama­ña­das, y no pa­ró has­ta que una sen­ten­cia nos obli­gó a ti­rar aba­jo la am­plia­ción de un ho­tel”, di­ce. En Lla­nes, la lla­ma­da Mar­be­lla as­tu­ria­na, co­mo en otros mu­ni­ci­pios, la po­lí­ti­ca mu­ni­ci­pal se de­ci­de aho­ra en los juzgados.

“No te­ne­mos mie­do”, gri­ta­ban los re­pre­sen­tan­tes de IU en las con­cen­tra­cio­nes con­vo­ca­das es­tos días, al mis­mo tiem­po que pe­dían pro­tec­ción por los cau­ces ofi­cia­les al Mi­nis­te­rio del In­te­rior La de­le­ga­da del Go­bierno, De­lia Lo­sa, ha con­vo­ca­do es­te lu­nes la Jun­ta de Se­gu­ri­dad. “Con­de­na­mos enér­gi­ca­men­te cual­quier ata­que o ame­na­za a re­pre­sen­tan­tes po­lí­ti­cos”, res­pon­dió por co­rreo elec­tró­ni­co a EL PAÍS. “Es­tos ca­sos cons­ti­tu­yen una ex­cep­cio­na­li­dad en As­tu­rias, una co­mu­ni­dad con la se­gun­da ta­sa de cri­mi­na­li­dad más ba­ja de Es­pa­ña”.

Los es­fuer­zos de los in­ves­ti­ga­do­res de la Guar­dia Ci­vil se cen­tran en en­con­trar al ase­sino de Ar­di­nes. Pa­re­ce cla­ro que hu­bo “una cier­ta pre­me­di­ta­ción en el cri­men”, se­ña­lan fuen­tes cer­ca­nas al ca­so “no fue un en­cuen­tro ca­sual, quien lo hi­zo le co­no­cía, sa­bía a qué ho­ra iba a sa­lir de ca­sa, por don­de pa­sa­ría y que iba so­lo”. “El que lo hi­zo iba con la idea de ma­tar­lo”, aña­den las mi­sas fuen­tes, que no des­car­tan nin­gu­na lí­nea de in­ves­ti­ga­ción, pe­se a que el cli­ma so­cial ha lle­va­do a una ma­yo­ría a leer el ho­mi­ci­dio co­mo un “cri­men po­lí­ti­co”. La po­si­bi­li­dad de que se tra­te de un “cri­men pa­sio­nal”, por ejem­plo, ha que­da­do re­le­ga­da a “per­so­nas ma­le­di­cen­tes”. Pe­ro ya al­gu­nos em­pie­zan a pen­sar qué ha­rán si fi­nal­men­te se pro­ba­se que el mó­vil del ase­si­na­to no tie­ne na­da que ver fi­nal­men­te con el car­go pú­bli­co que desem­pe­ña­ba Ar­di­nes.

“No to­do el mun­do acep­ta el re­sul­ta­do de las ur­nas”, di­ce un lí­der de IU

/ J. L. CEREIJIDO (EFE)

Miem­bros de IU con­cen­tra­dos el pa­sa­do jue­ves pa­ra de­nun­ciar el aco­so con­tra ellos. De blan­co, la al­cal­de­sa de Rio­sa, Ana Díaz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.