La fa­mi­lia de Fran­co quie­re en­te­rrar­lo en la ca­te­dral de La Al­mu­de­na si se ex­hu­ma

El Go­bierno pre­ten­de evi­tar que la nue­va tum­ba del dic­ta­dor sea un lu­gar de pe­re­gri­na­ción

El País (Nacional) - - ESPAÑA - NA­TA­LIA JUNQUERA, Ma­drid

La fa­mi­lia de Francisco Fran­co quie­re en­te­rrar al dic­ta­dor en la crip­ta de la ca­te­dral de La Al­mu­de­na, en Ma­drid, una vez se eje­cu­te el de­cre­to que el Con­gre­so apro­bó el 13 de sep­tiem­bre. El Go­bierno anun­ció que la ex­hu­ma­ción se lle­va­ría a ca­bo con o sin el con­sen­ti­mien­to de los fa­mi­lia­res del dic­ta­dor y pro­me­tió ha­cer­lo con res­pe­to y dig­ni­dad, pe­ro el Eje­cu­ti­vo quie­re evi­tar que la nue­va ubi­ca­ción del en­te­rra­mien­to se con­vier­ta en un lu­gar de pe­re­gri­na­ción fran­quis­ta. La Al­mu­de­na se en­cuen­tra en pleno cen­tro de Ma­drid y es el lu­gar ele­gi­do pa­ra los fu­ne­ra­les o mi­sas de Es­ta­do, co­mo ocu­rrió con los del ex­pre­si­den­te Adol­fo Suá­rez o las víctimas del 11-M. Los Fran­co dis­po­nen de un pan­teón fa­mi­liar en El Par­do, don­de es­tá en­te­rra­da la es­po­sa del dic­ta­dor, Car­men Po­lo.

La fa­mi­lia Fran­co re­co­ge en su es­cri­to has­ta 12 pun­tos pa­ra opo­ner­se a la ex­hu­ma­ción. Ale­gan que el de­cre­to, apro­ba­do en el Con­gre­so con so­lo dos vo­tos en con­tra —de diputados del PP que di­je­ron ha­ber­se equi­vo­ca­do—, es in­cons­ti­tu­cio­nal por­que no cum­ple con los re­qui­si­tos de “ex­tra­or­di­na­ria y ur­gen­te ne­ce­si­dad” pre­vis­tos en la Cons­ti­tu­ción pa­ra dic­tar dis­po­si­cio­nes le­gis­la­ti­vas por es­ta vía. In­sis­ten en que son los úni­cos que pue­den dis­po­ner del des­tino del ca­dá­ver y atri­bu­yen la de­ci­sión del Go­bierno a un in­ten­to de “hu­mi­llar” a Fran­co. Tam­bién re­cha­zan que la Ad­mi­nis­tra­ción ten­ga com­pe­ten­cia so­bre la ba­sí­li­ca del Va­lle de los Caí­dos, don­de se en­cuen­tra ac­tual­men­te la tum­ba. Ase­gu­ran que mu­chos de los en­te­rra­dos en el mau­so­leo tam­po­co pue­den con­si­de­rar­se víctimas de la Guerra Ci­vil y ha­blan de "pro­fa­na­ción".

El Va­lle de los Caí­dos aco­ge los res­tos de, al me­nos, 33.847 per­so­nas. Se co­no­ce la iden­ti­dad de 21.317 de ellas y se ignora la de las res­tan­tes 12.530. La fa­mi­lia Fran­co se apo­ya en esa ci­fra de des­co­no­ci­dos pa­ra du­dar de que to­dos sean víctimas de la Guerra Ci­vil, uno de los ar­gu­men­tos es­gri­mi­dos por el Eje­cu­ti­vo pa­ra jus­ti­fi­car el tras­la­do del dic­ta­dor. La idea ini­cial de Fran­co era al­ber­gar allí so­lo a los caí­dos del ban­do na­cio­nal, pe­ro mu­chas viu­das de sol­da­dos fran­quis­tas no au­to­ri­za­ron el tras­la­do al mau­so­leo, co­mo re­co­ge la his­to­ria­do­ra Que­ralt So­lé en Los muertos clan­des­ti­nos. El ré­gi­men se di­ri­gió en­ton­ces por car­ta a Ayun­ta­mien­tos de to­da Es­pa­ña y mu­chos mu­ni­ci­pios con­tes­ta­ron que no te­nían muertos fran­quis­tas, pe­ro sí “fo­sas del Ejér­ci­to Ro­jo”. Sin el con­sen­ti­mien­to de sus fa­mi­lias, de­ce­nas de cuer­pos de re­pu­bli­ca­nos fu­si­la­dos fue­ron ex­hu­ma­dos de fo­sas co­mu­nes y tras­la­da­dos al Va­lle.

La tum­ba de Fran­co se en­cuen­tra en el in­te­rior de la ba­sí­li­ca y tie­ne con­si­de­ra­ción de ce­men­te­rio re­li­gio­so. El Go­bierno ne­ce­si­ta­ba la au­to­ri­za­ción de la Igle­sia, que no se ha opues­to, pa­ra lle­var a ca­bo la ex­hu­ma­ción. La pro­me­sa del Eje­cu­ti­vo es tras­la­dar los res­tos de Fran­co fue­ra del mau­so­leo an­tes de fi­nal de año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.