Un mun­do con más obe­sos que ham­bre

La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud advierte de que tres de ca­da 10 ha­bi­tan­tes del pla­ne­ta su­fren ex­ce­so de pe­so, una epi­de­mia que es ya im­pa­ra­ble y glo­bal

El País (Nacional) - - SOCIEDAD - CAR­LOS LAORDEN, Ro­ma

La ta­sa de so­bre­pe­so en Es­pa­ña en­tre adul­tos es del 27,1%

To­da­vía hoy, cuan­do la obe­si­dad se de­fi­ne co­mo una en­fer­me­dad, quie­nes la su­fren arras­tran el es­tig­ma de ser cul­pa­bles por fal­ta de au­to­con­trol. Pe­ro ya no es un pro­ble­ma ex­clu­si­vo de los que tie­nen mu­cho. Tam­po­co es co­sa de paí­ses ri­cos: des­de ha­ce unos años, la ma­yo­ría de las per­so­nas que pe­san más de lo sa­lu­da­ble ha­bi­tan en el mun­do en desa­rro­llo. Se­gún los úl­ti­mos da­tos de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), en 2016 ca­si 30 de ca­da 100 ha­bi­tan­tes del pla­ne­ta (¡más de 2.200 mi­llo­nes de per­so­nas!) te­nían so­bre­pe­so y 13 de ca­da 100 adul­tos eran obe­sos. En Es­pa­ña, la ta­sa de obe­si­dad en­tre adul­tos es del 23,8%. Es­ta­mos en un mun­do con más obe­sos que ham­brien­tos.

Y las ci­fras de per­so­nas con “acu­mu­la­cio­nes anor­ma­les o ex­ce­si­vas de gra­sa que pue­den ser per­ju­di­cia­les pa­ra la sa­lud” —de­fi­ni­ción ofi­cial— si­guen cre­cien­do en ca­si to­das par­tes. Des­de las pe­que­ñas na­cio­nes in­su­la­res que im­por­tan prác­ti­ca­men­te to­da su co­mi­da co­mo Nau­ru (seis de ca­da 10 ma­yo­res de 18 años son obe­sos), has­ta na­cio­nes co­mo Na­mi­bia (de los 20 paí­ses más cre­cen las ta­sas, ocho son afri­ca­nos) y cam­peo­nes del so­bre­pe­so co­mo Es­ta­dos Uni­dos. To­dos se en­fren­tan a es­ta pla­ga que ade­más de pro­ble­mas de au­to­es­ti­ma o mo­vi­li­dad, es un fac­tor de ries­go pa­ra su­frir dia­be­tes, ac­ci­den­tes car­dio­vas­cu­la­res o al­gu­nos ti­pos de cáncer, en­tre otros pro­ble­mas de sa­lud.

Los cam­bios en las die­tas (con más pro­duc­tos al­ta­men­te pro­ce­sa­dos ri­cos en azú­ca­res, gra­sas y sa­les y me­nos ali­men­tos fres­cos) y en los es­ti­los de vi­da (más se­den­ta­rios y con me­nos tiem­po pa­ra co­ci­nar y co­mer) es­tán en la ba­se del pro­ble­ma. Y esa glo­ba­li­za­ción ha­ce que se pue­da al­mor­zar en la mis­ma ca­de­na de co­mi­da rá­pi­da o to­mar el mis­mo re­fres­co en lu­ga­res tan dis­tan­tes co­mo De­troit (Es­ta­dos Uni­dos), Ban­ga­lo­re (In­dia), Luan­da (An­go­la) o San Lorenzo (Pa­ra­guay) ha ter­mi­na­do por con­ver­tir la obe­si­dad en una epi­de­mia tam­bién glo­bal.

Sus múl­ti­ples cau­sas to­can to­do el sis­te­ma ali­men­ta­rio, des­de los cam­pos y gran­jas de don­de sa­len las ma­te­rias pri­mas has­ta el pla­to, pa­san­do por la edu­ca­ción nu­tri­cio­nal en las es­cue­las, los pre­cios, la pu­bli­ci­dad, la ur­ba­ni­za­ción o la fal­ta de tiem­po. ¿Qué co­me­mos? “Fi­bras na­tu­ra­les”, “100% ave­na”, “in­te­gral”... Has­ta ha­ce po­co, el em­pa­que­ta­do y eti­que­ta­do de una ga­lle­ta vendida en Chi­le —28% de obe­si­dad en­tre adul­tos y ci­fras pa­re­ci­das en­tre ni­ños y ado­les­cen­tes— apa­re­cía co­mo el com­ple­men­to per­fec­to a una die­ta sa­lu­da­ble. Pe­ro des­de ju­nio de 2016, una ley obli­ga a man­char su atrac­ti­vo en­vol­to­rio con tres se­llos ne­gros de ad­ver­ten­cia pa­ra el con­su­mi­dor: al­to en azú­ca­res, al­to en ca­lo­rías, al­to en gra­sas sa­tu­ra­das. “An­tes de es­ta ley to­ma­bas cual-

Los cam­bios en las die­tas y los es­ti­los de vi­da es­tán de­trás del pro­ble­ma

quier pro­duc­to y la in­for­ma­ción nu­tri­cio­nal era críp­ti­ca, ca­si im­po­si­ble de des­ve­lar”, de­nun­cia el senador chi­leno Gui­do Gi­rar­di, prin­ci­pal im­pul­sor de la nor­ma de eti­que­ta­do. Aho­ra, los pro­duc­tos que re­ba­sen los ni­ve­les es­ta­ble­ci­dos de azú­ca­res, ki­lo­ca­lo­rías, gra­sas sa­tu­ra­das o sa­les de­ben lle­var los co­rres­pon­dien­tes se­llos de ad­ver­ten­cia en la par­te fron­tal del en­vol­to­rio.

La idea ini­cial era adop­tar el lla­ma­do sis­te­ma del se­má­fo­ro, que ya uti­li­zan paí­ses co­mo Reino Uni­do o Ecua­dor, y que mar­ca con co­lo­res (ro­jo, ám­bar y ver­de) los ni­ve­les que con­tie­ne el pro­duc­to en re­la­ción con las can­ti­da­des dia­rias re­co­men­da­das pa­ra adul­tos. En Es­pa­ña se re­cha­zó en su mo­men­to im­plan­tar el se­má­fo­ro por­que pro­duc­tos li­bres de azú­car pe­ro con edul­co­ran­tes ob­ten­drían luz ver­de mien­tras otros ali­men­tos ri­cos en gra­sas sa­lu­da­bles, co­mo el acei­te de oli­va, re­ci­bi­rían luz ro­ja.

Sin em­bar­go, Ma­rio Montero, pre­si­den­te de Alaiab (agru­pa­ción la­ti­noa­me­ri­ca­na de em­pre­sas de ali­men­tos y be­bi­das), de­fien­de el se­má­fo­ro y critica el sis­te­ma chi­leno, que tam­bién prohí­be a los pro­duc­tos se­ña­la­dos ven­der­se en co­le­gios o uti­li­zar ju­gue­tes co­mo gan­cho a los pro­duc­tos que so­bre­pa­san los lí­mi­tes (el hue­vo Kin­der o el Happy Meal son al­gu­nas de sus víctimas). “Es un mo­de­lo de ad­ver­ten­cia, no de in­for­ma­ción. Sim­ple­men­te le di­ce a la gen­te: No co­ma es­to, que es ma­lo”, re­pro­cha el re­pre­sen­tan­te em­pre­sa­rial. Gi­rar­di re­pli­ca: “Lo que se bus­ca es que la in­dus­tria en­tien­da el pro­ble­ma y a tra­vés de los des­in­cen­ti­vos que tie­ne es­ta ley mo­di­fi­que sus prác­ti­cas y em­pie­ce a pro­du­cir ali­men­tos de ver­dad”.

El au­ge de los ul­tra­pro­ce­sa­dos. Por­que an­tes eran mi­gas, pa­nes, huevos, fri­jo­les o, in­clu­so, arro­ces. Tés y ca­fés y, en mu­chos ca­sos, tam­bién fru­ta. Pe­ro en las úl­ti­mas dé­ca­das los desa­yu­nos de mi­llo­nes de per­so­nas han mu­ta­do en fes­ti­va­les de ce­rea­les azu­ca­ra­dos, ba­ti­dos y ga­lle­tas cho­co­la­tea­das que no pa­sa­rían el fil­tro de le­yes co­mo la chi­le­na. Por ejem­plo, sie­te de ca­da 10 ni­ños me­xi­ca­nos em­pie­zan el día con re­fres­cos. Pe­ro no so­lo los desa­yu­nos han cam­bia­do.

Con el au­men­to de las ren­tas re­gis­tra­do en­tre 1990 y 2010 en paí­ses co­mo Mo­zam­bi­que, el con­su­mo de ver­du­ras y le­gum­bres ca­yó un 17% y el de pes­ca­dos un 6%. El de be­bi­das azu­ca­ra­das, en cam­bio, au­men­tó un 131%, se­gún un es­tu­dio de GAIN. “En mu­chos paí­ses hay ma­yo­res in­gre­sos y con ellos ma­yor ac­ce­so a ca­lo­rías pro­teí­nas, pe­ro tam­bién a pro­duc­tos no ne­ce­sa­ria­men­te más sa­lu­da­bles —aun­que en mu­chos ca­sos más pa­la­ta­bles y fá­ci­les de uti­li­zar— a ba­jos pre­cios”, ana­li­za Ricardo Ra­pa­llo, ex­per­to de la FAO (agen­cia de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la ali­men­ta­ción y la agri­cul­tu­ra).

“No ha­bla­mos sim­ple­men­te de ali­men­tos mo­di­fi­ca­dos, co­mo el pan tra­di­cio­nal a ba­se de ha­ri­na, agua y sal o los que­sos ar­te­sa­na­les”, ex­pli­ca Eu­rí­di­ce Mar­tí­nez, in­ves­ti­ga­do­ra de la Uni­ver­si­dad de São Pau­lo (Bra­sil). “Lo que hoy lla­ma­mos ul­tra­pro­ce­sa­dos son me­ras for­mu­la­cio­nes de in­gre­dien­tes re­sul­ta­do de una se­cuen­cia de pro­ce­sos in­dus­tria­les”, se­ña­la. Y, por lo ge­ne­ral, pa­ra ha­cer­los más ape­te­ci­bles con­tie­nen gran­des can­ti­da­des de azú­ca­res, sa­les y gra­sas y sus lis­tas de in­gre­dien­tes son eter­nas.

“Sin du­da, el con­su­mo cre­cien­te de es­tos pro­duc­tos es un ele­men­to muy im­por­tan­te en la epi­de­mia de la obe­si­dad”, opi­na Al­fre­do Mar­tí­nez, ca­te­drá­ti­co de la Uni­ver­si­dad de Na­va­rra y pre­si­den­te de la Unión In­ter­na­cio­nal de Cien­cias de la Nu­tri­ción. “Há­bi­tos ali­men­ta­rios co­mo los me­di­te­rrá­neos, ba­sa­dos en pes­ca­dos azu­les, fru­tos se­cos, fru­tas o ver­du­ras se han cam­bia­do por las lla­ma­das co­mi­das rá­pi­das”.

Una in­ves­ti­ga­ción en 19 paí­ses eu­ro­peos arro­jó que, de me­dia, el 26,4% de las ca­lo­rías ad­qui­ri­das en los ho­ga­res pro­ve­nían de ul­tra­pro­ce­sa­dos. Las ci­fras va­ria­ban por paí­ses: del 10,2% que se re­gis­tra en Por­tu­gal al 50,4% de Reino Uni­do o el 20,3% en Es­pa­ña.

¿Ele­gi­mos nues­tra die­ta li­bre­men­te? ¿Por qué ca­da vez más gen­te lle­na sus die­tas de es­tos pro­duc­tos? “El en­torno ali­men­ta­rio es el que con­di­cio­na la li­ber­tad de elec­ción, en fun­ción del di­ne­ro que uno ten­ga”, ex­pli­ca Co­rin­na Haw­kes, di­rec­to­ra del Cen­tro pa­ra la Po­lí­ti­ca Ali­men­ta­ria de la Uni­ver­si­dad de la City (Londres). “Si vas a com­prar agua em­bo­te­lla­da, pe­ro es más ca­ra que un re­fres­co azu­ca­ra­do, pue­de que aca­bes com­pran­do es­te úl­ti­mo, so­bre to­do si tie­nes po­co di­ne­ro”, ex­pli­ca es­ta in­ves­ti­ga­do­ra.

Otro es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge de 2014 de­fen­día que ali­men­tar­se de for­ma sa­lu­da­ble en un país co­mo Reino Uni­do (27,8% de obe­si­dad en­tre adul­tos) era sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te más ca­ro que ha­cer­lo con pro­duc­tos me­nos sa­nos. In­ge­rir 1.000 ca­lo­rías a ba­se de sal­món ma­gro, yo­gur o to­ma­tes sa­lía por 7,49 li­bras (8,4 eu­ros). Ob­te­ner la mis­ma ener­gía con piz­zas, ham­bur­gue­sas y do­nuts cos­ta­ba 2,5 (2,8 eu­ros).

“Pa­re­ce que nues­tras elec­cio­nes son li­bres, pe­ro es una ilu­sión”, sos­tie­ne An­na Tay­lor, de la ONG bri­tá­ni­ca Food Foun­da­tion. Ade­más de por la in­for­ma­ción —el eti­que­ta­do— y la pu­bli­ci­dad, es­tán con­di­cio­na­das la dis­po­ni­bi­li­dad de los pro­duc­tos más o me­nos sa­lu­da­bles, su pre­cio y el tiem­po que uno ten­ga pa­ra com­prar o co­ci­nar.

El me­diá­ti­co mé­di­co aus­tra­liano San­dro DeMaio, que tra­ba­jó pa­ra la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, in­sis­te en que no se pue­de car­gar la res­pon­sa­bi­li­dad so­bre quie­nes su­fren el so­bre­pe­so y la obe­si­dad: “En una cla­se con 30 alum­nos, si uno sus­pen­de, po­drías de­cir que es su cul­pa. Si sus­pen­den 20, la cul­pa es del pro­fe­sor. Con tan­ta gen­te con so­bre­pe­so: ¿có­mo se­gui­mos se­ña­lan­do al individuo?”.

“La die­ta me­di­te­rrá­nea se ha cam­bia­do por la co­mi­da rá­pi­da”

Es­pe­cia­lis­tas re­cha­zan que se cul­pe a los que su­fren la obe­si­dad

/ DO­MI­NIC LIPINSKI

Un hom­bre, con pro­ble­mas de so­bre­pe­so, se co­me un bo­ca­di­llo en Londres.

Ilus­tra­cio­nes de Ma­ría Jo­sé Durán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.