El gri­to de au­xi­lio que no se es­cu­chó

El sis­te­ma no de­tec­tó ries­go en el ca­so del pa­dre que ma­tó a sus ni­ñas en Cas­te­llón. La fal­ta de me­dios y con­trol a los agre­so­res au­men­tan el peligro

El País (Nacional) - - SOCIEDAD - PILAR ÁL­VA­REZ / MA­RÍA PITARCH Cas­te­llón

En la ma­ña­na del mar­tes, It­ziar gri­tó. En la sex­ta plan­ta del edi­fi­cio de la­dri­llo vis­to don­de ha­bía vi­vi­do con su ex­pa­re­ja, Ricardo, ya­cían muer­tas las dos ni­ñas de sus ojos: Ne­rea y Mar­ti­na, de seis y tres años. Ricardo las ma­tó y lue­go se ti­ró por la ven­ta­na a la ca­lle de atrás. Un ve­cino en­con­tró a las 5.30 el cuer­po des­pa­rra­ma­do de­lan­te de una guar­de­ría.

Aquel gri­to de It­ziar se es­cu­chó tan fuer­te que de­jó mu­do al ba­rrio de Es­te­par, en Cas­te­llón. No ocu­rrió lo mis­mo con los gri­tos pre­vios. Cla­mó sin éxi­to pa­ra que ella y sus hi­jas es­tu­vie­ran pro­te­gi­das. El pre­sun­to res­pon­sa­ble de sus muer­tes es el hom­bre que de­bía cui­dar de ellas, su pro­pio pa­dre. Pe­ro hay agu­je­ros en el sis­te­ma de pro­tec­ción que acre­cien­tan los ries­gos, co­mo la fal­ta de me­dios, coor­di­na­ción y es­pe­cia­li­za­ción de quie­nes abor­dan es­tos ca­sos.

EL PAÍS ha con­sul­ta­do fuen­tes ju­di­cia­les, per­so­nas del en­torno de It­ziar, res­pon­sa­bles pú­bli­cos y ex­per­tos pa­ra lo­ca­li­zar esos agu­je­ros. Un re­pa­so de las lec­cio­nes que de­jan el ras­tro de dos ni­ñas ase­si­na­das, a las que su ma­dre des­pi­dió es­ta se­ma­na en el ta­na­to­rio mu­ni­ci­pal. El De­fen­sor del Pue­blo, la De­le­ga­ción del Go­bierno y el Ayun­ta­mien­to de Cas­te­llón pro­me­ten in­ves­ti­ga­cio­nes pa­ra lle­gar al fon­do del asun­to. Jue­ces y fis­ca­les se han en­fren­ta­do en­tre ellos es­ta se­ma­na por los po­si­bles erro­res del sis­te­ma ju­di­cial. O hay “má­qui­nas ex­pen­de­do­ras de ór­de­nes de pro­tec­ción y au­tos de pri­sión o de­ja­mos que los pro­fe­sio­na­les de­ci­dan, asu­mien­do res­pon­sa­bi­li­da­des y ries­gos de equi­vo­ca­ción”, ha di­cho el pre­si­den­te de la Au­dien­cia Pro­vin­cial de Cas­te­llón, Jo­sé Ma­nuel Mar­co, en de­fen­sa de la ma­gis­tra­da del Juz­ga­do de Vio­len­cia con­tra la Mujer de Cas­te­llón que de­ne­gó la or­den de pro­tec­ción.

De enero a ma­yo, la cau­sa de It­ziar co­mo po­si­ble víc­ti­ma de vio­len­cia de gé­ne­ro no pros­pe­ró. No hu­bo pro­tec­ción pa­ra es­ta psi­có­lo­ga na­ci­da en Get­xo (Biz­kaia) y cria­da en Ma­drid ni pa­ra sus hi­jas. Es­ta­ba en pro­ce­so de di­vor­cio de Ricardo, na­ci­do en un pue­blo de Jaén. Am­bos se ha­bían mu­da­do a Cas­te­llón, don­de ella tra­ba­ja co­mo edu­ca­do­ra de un cen­tro de reha­bi­li­ta­ción de me­no­res y él lo ha­cía co­mo azu­le­je­ro.

La mujer de­cla­ró tres ve­ces por po­si­ble vio­len­cia de gé­ne­ro en los juzgados y re­cu­rrió la de­ci­sión que le ne­ga­ba la pro­tec­ción. Ni el juez de guar­dia, ni la de Vio­len­cia ni el mi­nis­te­rio fis­cal —que pi­dió pri­me­ro la or­den de pro­tec­ción y cin­co días des­pués que se ar­chi­va­ra— res­pal­da­ron su de­man­da. No hu­bo exá­me­nes psi­co­ló­gi­cos a las ni­ñas ni al ma­ri­do, con el que It­ziar te­nía abier­to un com­pli­ca­do y la­ce­ran­te pro­ce­so de di­vor­cio.

La pri­me­ra se­ñal lle­gó al Juz­ga­do de Vio­len­cia con­tra la Mujer nú­me­ro 1 de Cas­te­llón el 15 de enero. El mé­di­co de ca­be­ce­ra de la ma­dre diag­nos­ti­có an­sie­dad “pro­du­ci­da por ame­na­zas” y en­vió la no­ta al juz­ga­do. En la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na fun­cio­na un sis­te­ma pio­ne­ro de cri­ba­do sa­ni­ta­rio pa­ra la vio­len­cia ma­chis­ta, los mé­di­cos tam­bién la vi­gi­lan. Cuan­do la juez la lla­mó pa­ra de­cla­rar por el par­te, ella no qui­so. Las víctimas pue­den no de­cla­rar con­tra su agre­sor, co­mo dis­po­ne la Ley de En­jui­cia­mien­to Cri­mi­nal en su ar­tícu­lo 416.

“El agu­je­ro del sis­te­ma es ese ar­tícu­lo. Es la vía de es­ca­pe que per­mi­te mu­chas ab­so­lu­cio­nes. Si en un he­cho de­lic­ti­vo sin tes­ti­gos, la víc­ti­ma de vio­len­cia de gé­ne­ro no de­cla­ra, nos que­da­mos sin prue­bas” y sin una po­si­ble con­de­na pa­ra su mal­tra­ta­dor, se­ña­la el fis­cal je­fe de Cas­te­llón, Jo­sé Luis Cues­ta. Es una vie­ja de­man­da de la Fis­ca­lía que el PSOE res­pal­dó in­cluir en el Pac­to de Es­ta­do con­tra la Vio­len­cia de Gé­ne­ro, aun­que no pros­pe­ró. Aun así, aña­de Cues­ta, “el ni­vel ce­ro de ries­go no exis­te”.

La pro­pia It­ziar con­tó un mes des­pués, en la de­nun­cia por ame­na­zas que pre­sen­tó en la ma­dru­ga­da del 24 de fe­bre­ro an­te la Po­li­cía Na­cio­nal, que ca­lló aquel día “por mie­do a em­peo­rar la si­tua­ción”. En esa de­nun­cia ase­gu­ra­ba que es víc­ti­ma de mal­tra­to psi­co­ló­gi­co, el más di­fí­cil de de­tec­tar, y que es­ta­ba sien­do aten­di­da por el Cen­tro de Aten­ción a la Mujer 24 ho­ras de la Ge­ne­ra­li­tat Va­len­cia­na sin que ha­ya tras­cen­di­do si era por vio­len­cia o por el di­vor­cio.

Sin psi­có­lo­go

En el juz­ga­do de Vio­len­cia con­tra la Mujer nú­me­ro 1 de Cas­te­llón, que atien­de los ca­sos de 37 mu­ni­ci­pios de la pro­vin­cia, exis­te una uni­dad de va­lo­ra­ción de ries­go fo­ren­se pe­ro con una úni­ca psi­có­lo­ga pa­ra ca­sos pe­na­les, que atien­de to­dos los asun­tos de me­no­res, fa­mi­lia y vio­len­cia de gé­ne­ro. “En ca­sos ur­gen­tes, no te­ne­mos psi­có­lo­go que nos asis­ta”, se­ña­lan fuen­tes del juz­ga­do, que sos­tie­nen que cuan­do la ma­gis­tra­da re­cha­zó la or­den de pro­tec­ción que so­li­ci­tó It­ziar “era im­po­si­ble to­mar otra de­ci­sión con los ele­men­tos que ha­bía en­ton­ces”. No hu­bo co­mu­ni­ca­ción con el Cen­tro de Aten­ción a la Mujer 24 ho­ras, al que na­die le pi­dió in­for­mes.

Des­de el juz­ga­do re­cla­man más me­dios pa­ra aten­der los ca­sos. Son sie­te fun­cio­na­rias, una le­tra­da y la juez. Per­die­ron dos efec­ti­vos cu­yas pla­zas fue­ron amor­ti­za­das. Un día ti­po atien­den has­ta sie­te de­cla­ra­cio­nes, tres de­te­ni­dos y has­ta dos ór­de­nes de pro­tec­ción, se­gún da­tos del juz­ga­do.

El en­torno tam­po­co aler­tó del ries­go, se­gún los da­tos que se han co­no­ci­do has­ta la fe­cha. “Al­go pa­sa cuan­do es­to ocu­rre. Y to­dos so­mos cul­pa­bles, yo la pri­me­ra, por­que na­die lo de­tec­tó. La fa­mi­lia, los ami­gos, en el co­le­gio, no lo de­tec­ta­mos, no pu­di­mos pre­ver­lo”, di­jo el jue­ves la al­cal­de­sa de Cas­te­llón, Am­pa­ro Mar­co. A nin­guno de ellos les co­rres­pon­día evi­tar la tra­ge­dia, aun­que qui­zá la su­ma de mu­chas vo­ces po­día ha­ber he­cho más so­no­ro el gri­to de au­xi­lio de It­ziar.

La ma­dre de­cla­ró tres ve­ces en la cau­sa por vio­len­cia de gé­ne­ro

“Era im­po­si­ble to­mar otra de­ci­sión”, di­cen en el juz­ga­do que la aten­dió

/ ÁN­GEL SÁN­CHEZ

Con­cen­tra­ción en la pla­za Ma­yor de Cas­te­llón, es­ta se­ma­na tras el ase­si­na­to de las dos me­no­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.