La al­can­ta­ri­lla que desató una pla­ga en Zim­ba­bue

Una epi­de­mia de có­le­ra fue­ra de con­trol gol­pea el su­bur­bio de Glen View, en la ca­pi­tal de la an­ti­gua Ro­de­sia

El País (Nacional) - - SOCIEDAD -

En la épo­ca co­lo­nial, Ha­ra­re, ca­pi­tal de Zim­ba­bue, es­ta­ba or­gu­llo­sa de su le­ma Suns­hi­ne city, ciu­dad bri­llan­te: lar­gas ave­ni­das som­brea­das por ja­ca­ran­das, ca­lles lim­pias y sin ape­nas mos­qui­tos y ve­ge­ta­ción exu­be­ran­te. La postal sal­tó por los ai­res tras la cri­sis eco­nó­mi­ca que de­vas­tó al país a prin­ci­pios de es­te si­glo. La ro­tu­ra, la pri­me­ra se­ma­na de sep­tiem­bre, de un co­lec­tor de aguas fe­ca­les ha des­en­ca­de­na­do una pla­ga bí­bli­ca, el có­le­ra, que se ex­ten­dió por el su­bur­bio de Glen View de Ha­ra­re. La epi­de­mia con­ti­núa fue­ra de con­trol con 9.000 per­so­nas sos­pe­cho­sas de es­tar in­fec­ta­das ya. La pri­me­ra víc­ti­ma mor­tal se re­gis­tró el 6 de sep­tiem­bre. Una se­ma­na des­pués, el Go­bierno de­cre­tó el es­ta­do de emer­gen­cia na­cio­nal, pa­ra evi­tar que se ex­tien­da por la re­gión del Áfri­ca Aus­tral.

En el cen­tro fi­nan­cie­ro y en los ba­rrios ri­cos del nor­te de Ha­ra­re el abas­te­ci­mien­to fun­cio­na. En los de cla­se me­dia, hay agua co­rrien­te, aun­que no es po­ta­ble. En el úl­ti­mo es­ca­lón es­tán los su­bur­bios, los towns­hips del sur y las nue­vas ba­rria­das en ex­pan­sión del no­roes­te. Los des­he­re­da­dos de la in­de­pen­den­cia y la re­vo­lu­ción de Ro­bert Mu­ga­be, has­ta ha­ce unos me­ses el dic­ta­dor más lon­ge­vo del mun­do, tie­nen que re­cu­rrir a po­zos de to­do ti­po.

Uno de esos su­bur­bios es Glen View. Con cer­ca de 100.000 ha­bi­tan­tes, es una de tan­tas ba­rria­das que cre­cen en las pe­ri­fe­rias de las gran­des ciu­da­des afri­ca­nas: una ar­te­ria prin­ci­pal as­fal­ta­da de la que sa­len mul­ti­tud de pis­tas de are­na. Las ca­sas de una plan­ta, cons­trui­das en la­dri­llo o ado­be, al­gu­nas con un pe­que­ño huer­to en la par­te tra­se­ra, se esparcen en­tre la ma­le­za.

En una de esas ca­sas, en el nú­me­ro 14 de la ave­ni­da Mu­chaom­be­ra, vi­vía una de las pri­me­ras víctimas de la epi­de­mia de có­le­ra. Ja­ne Nya­ma­we­da, 62 años y cin­co hi­jos, pre­pa­ra­ba la ce­na el sá­ba­do 8 de sep­tiem­bre cuan­do em­pe­zó a do­ler­le el es­tó­ma­go. Su fa­mi­lia atien­de a EL PAÍS en la es­tan­cia prin­ci­pal de la ca­sa. “Mi cu­ña­do la lle­vó en­se­gui­da a la úni­ca clí­ni­ca mé­di­ca que te­ne­mos en Glen View”, cuen­ta Si­bon­gi­le, una de sus tres hi­jas.

Los sa­ni­ta­rios tras­la­da­ron a la en­fer­ma al hos­pi­tal de in­fec­cio­sos Bea­triz, en la ca­pi­tal. A la ma­ña­na si­guien­te, Ja­ne lla­mó por te­lé­fono a su hi­ja Si­bon­gi­le pi­dién­do­le que fue­ra a cui­dar­la. “En la ha­bi­ta­ción ha­bía mos­cas y res­tos de vó­mi­tos por el pa­si­llo”. El lu­nes, Ja­ne se des­per­tó con dia­rreas y los vó­mi­tos con­ti­nuos. Fa­lle­ció al caer la no­che.

“Es­ta­mos peor aten­di­dos que en la epi­de­mia de 2008”, se que­ja Wendy, otra de sus hi­jas. “Ha­ce 10 años, al pri­mer sín­to­ma de có­le­ra te in­gre­sa­ban y te da­ban me­di­ci­nas. Aho­ra, los sa­ni­ta­rios ni tan si­quie­ra han ve­ni­do a de­sin­fec­tar la ca­sa”.

Ja­ne era el sus­ten­to de su fa­mi­lia. Traía mer­can­cías de to­do ti­po des­de Su­dá­fri­ca y las re­ven­día. Sus hi­jos creen que su ma­dre se in­fec­tó du­ran­te una vi­si­ta a un mé­di­co pri­va­do ira­ní que la tra­ta­ba de sus do­len­cias es­to­ma­ca­les. Lo que no pue­den en­ten­der es que la bac­te­ria del có­le­ra es­ta­ba en el po­zo, a po­ca dis­tan­cia de su ca­sa, don­de lle­van años abas­te­cién­do­se de agua.

Po­zos clau­su­ra­dos

El Ayun­ta­mien­to de Ha­ra­re tar­dó va­rios días en clau­su­rar­lo. Los ve­ci­nos sos­pe­chan que ese po­zo fue uno de los pri­me­ros en re­sul­tar con­ta­mi­na­do con la ro­tu­ra del co­lec­tor de aguas fe­ca­les. La fa­mi­lia que vi­ve en la ca­sa más pró­xi­ma al po­zo clau­su­ra­do es­tá ba­jo la ame­na­za del có­le­ra. “Cla­ro que te­ne­mos mie­do. Le da­mos las gra­cias a Dios por no ha­ber­nos en­fer­ma­do. Los ser­vi­cios so­cia­les nos in­sis­ten en que nos la­ve­mos las ma­nos va­rias ve­ces al día y que hir­va­mos el agua”, di­ce Nao­mi, de 21 años y un be­bé a la es­pal­da.

La ca­rre­te­ra que ver­te­bra Glen View lle­va a un des­cam­pa­do. Es el cen­tro neu­rál­gi­co del ba­rrio: un su­per­mer­ca­do bá­si­co, tien­das de ma­de­ra que ofre­cen pro­duc­tos de pri­me­ra ne­ce­si­dad y un mer­ca­do. Aquí es don­de el Ayun­ta­mien­to ha ins­ta­la­do un enor­me de­pó­si­to de plás­ti­co con agua po­ta­ble y seis ca­ños que no pa­ran de fun­cio­nar. “Ven­go a por agua dos o tres ve­ces al día”, cuen­ta Per­se­ve­ran­ce, de 22 años. “Pue­do ve­nir las ve­ces que quie­ra. El agua es pa­ra to­do, me­nos pa­ra ha­cer la co­la­da”. Mien­tras di­ce es­to, ta­pa el cu­bo de plás­ti­co lleno de agua, se lo co­lo­ca so­bre la ca­be­za y se mar­cha.

El nue­vo Go­bierno de Zim­ba­bue de­cre­tó el es­ta­do de emer­gen­cia na­cio­nal el 12 de sep­tiem­bre y ha li­be­ra­do una par­ti­da de 48 mi­llo­nes eu­ros pa­ra com­ba­tir la epi­de­mia. La ci­fra ofi­cial de muertos es de 49 per­so­nas en el país, aun­que fuen­tes in­de­pen­dien­tes ha­blan ya de 500. July Mo­yo, al fren­te del ga­bi­ne­te de cri­sis, ha de­cla­ra­do a la pren­sa na­cio­nal que “el peor es­ce­na­rio se si­túa en torno a los 100.000 in­fec­ta­dos, aun­que la ci­fra más op­ti­mis­ta es de 50.000”.

Itai Ru­si­ki se au­to­de­no­mi­na ac­ti­vis­ta sa­ni­ta­rio. Di­ri­ge la ONG lo­cal CWGH, que ofre­ce asis­ten­cia téc­ni­ca en te­mas de sa­lud. “El al­can­ta­ri­lla­do, los co­lec­to­res y la red que su­mi­nis­tra agua a Ha­ra­re es una he­ren­cia co­lo­nial. La cons­tru­ye­ron los bri­tá­ni­cos ha­ce más de 50 años. Aho­ra es­tá ob­so­le­ta. El Ayun­ta­mien­to no se ha gas­ta­do ni un eu­ro en su man­te­ni­mien­to, so­lo par­chean los des­per­fec­tos”. Itai ha ins­ta­la­do un po­zo a la en­tra­da de su ca­sa, que su­mi­nis­tra a to­do el ba­rrio. “Es­te brote no nos ha co­gi­do por sor­pre­sa. El có­le­ra es una en­fer­me­dad en­dé­mi­ca en Zim­ba­bue. Hay muertos to­dos los años. Es inad­mi­si­ble que la gen­te si­ga mu­rien­do por un epi­de­mia an­ces­tral”.

Las au­to­ri­da­des mé­di­cas de Ha­ra­re han le­van­ta­do el pri­mer di­que con­tra el có­le­ra en el úni­co hos­pi­tal pú­bli­co de Glen View. Su ac­ce­so es­tá res­trin­gi­do al per­so­nal sa­ni­ta­rio. Al tras­pa­sar el por­ta­lón de la en­tra­da, hay que la­var­se las ma­nos con de­sin­fec­tan­te y fu­mi­gar­se el cal­za­do. En el pa­tio cen­tral han ins­ta­la­do cin­co tien­das don­de cla­si­fi­can a los en­fer­mos. “Los pri­me­ros 15 días era un go­teo con­ti­nuo de in­fec­ta­dos por el có­le­ra, pe­ro lle­va­mos unos días que ha ba­ja­do la lle­ga­da de pa­cien­tes”, cuen­ta Eph­rai Wi­ni­ko, uno de los en­fer­me­ros del cen­tro.

El es­ta­do de emer­gen­cia ha obli­ga­do a ce­rrar co­le­gios. No es el ca­so del que ges­tio­nan las mon­jas do­mi­ni­cas en el cen­tro de Ha­ra­re. Tie­ne más de 1.000 alum­nas. Sor An­ge­la es una en­fer­me­ra ale­ma­na de na­ci­mien­to y zim­ba­bue­sa de vo­ca­ción. Lle­va 56 años en el país y no es la pri­me­ra vez que se en­fren­ta al có­le­ra. “En la epi­de­mia de 2008 me en­via­ron a las mon­ta­ñas en la fron­te­ra con Mo­zam­bi­que. Una no­che lle­gó una mujer con dia­rrea y vó­mi­tos. No pu­di­mos ha­cer na­da por ella. Fa­lle­ció esa mis­ma ma­dru­ga­da”. En ese brote mu­rie­ron 4.500 per­so­nas.

El de­cre­to de emer­gen­cia prohí­be gran­des con­cen­tra­cio­nes, in­clui­das las ce­re­mo­nias re­li­gio­sas mul­ti­tu­di­na­rias. “En la mi­sa, evi­ta­mos dar­nos la mano en el mo­men­to de desear­nos la paz”, cuen­ta Sor An­ge­la. “En es­te país, el có­le­ra ya no nos per­mi­te ni desear­nos la paz”.

Las au­to­ri­da­des son cons­cien­tes del ries­go de que la epi­de­mia se ex­tien­da a otros paí­ses. En la fron­te­ra te­rres­tre con Zam­bia, al nor­te, hay con­tro­les sa­ni­ta­rios pa­ra los que cru­zan al otro la­do. Pe­ro en el ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal de Ha­ra­re no se ha­ce nin­gún che­queo a los pa­sa­je­ros que aban­do­nan Zim­ba­bue. Cin­co paí­ses ha­cen fron­te­ra con la an­ti­gua Ro­de­sia y la peor no­ti­cia pa­ra una re­gión tan es­ta­ble co­mo el Áfri­ca Aus­tral es que el có­le­ra se con­vier­ta en una epi­de­mia in­ter­na­cio­nal.

El peor es­ce­na­rio se si­túa en 100.000 afec­ta­dos, se­gún el ga­bi­ne­te de cri­sis

“En mi­sa evi­ta­mos dar­nos la mano pa­ra desear­nos la paz”, di­ce una monja

/ SON­SO­LES MEANA

De­pó­si­to de agua ins­ta­la­do en el su­bur­bio de Glen View de Ha­ra­re tras desatar­se la epi­de­mia de có­le­ra.

/S.M.

En­fer­mos de có­le­ra en el hos­pi­tal de Glen View, en Ha­ra­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.