Una ley pa­ra sal­var la me­mo­ria in­dus­trial

Cul­tu­ra ul­ti­ma la re­for­ma de la nor­ma de Pa­tri­mo­nio His­tó­ri­co de 1985 pa­ra dar más pro­tec­ción a fá­bri­cas y ta­lle­res en desuso

El País (Nacional) - - CULTURA - PEIO H. RIA­ÑO,

Una vez sa­lie­ron de las fá­bri­cas, las fá­bri­cas en­tra­ron en ellos. Si ellas des­apa­re­cían, los obre­ros lo ha­rían tam­bién. La dig­ni­dad del tra­ba­ja­dor de­pen­de de la me­mo­ria del tra­ba­jo. Y eso pa­só en 1992, al ce­rrar la fá­bri­ca La En­car­ta­da, en Bal­ma­se­da (País Vas­co), des­pués de un si­glo fa­bri­can­do txa­pe­las. El pue­blo se mo­vi­li­zó pa­ra con­ser­var y di­fun­dir una in­dus­tria úni­ca en Eu­ro­pa. La Dipu­tación Fo­ral de Biz­kaia y el Ayun­ta­mien­to se hi­cie­ron car­go de la fá­bri­ca de boi­nas pa­ra con­ver­tir­la en mu­seo, que se man­te­nía con las má­qui­nas traí­das des­de Reino Uni­do en 1892, y evi­tar la ex­tin­ción de “lo que he­mos si­do, dón­de es­ta­mos y ha­cia dón­de que­re­mos ir”, apun­tó es­ta se­ma­na Be­go­ña de Iba­rra, di­rec­to­ra del mu­seo.

Pe­ro no siem­pre hay un fi­nal fe­liz. Al pa­tri­mo­nio in­dus­trial en Es­pa­ña le ha cos­ta­do cua­jar en­tre los ca­pí­tu­los cul­tu­ra­les a cui­dar, por­que en la ley que lo pro­te­ge, de 1985, no apa­re­ce men­cio­na­do. El Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra quie­re sub­sa­nar ese error his­tó­ri­co y pre­pa­ra una re­for­ma de ur­gen­cia de la ley de pa­tri­mo­nio, con dos cam­bios esen­cia­les. Ja­vier Gar­cía Fer­nán­dez —sub­se­cre­ta­rio del mi­nis­tro Jo­sé Guirao y pa­dre de la ci­ta­da nor­ma ha­ce más de tres dé­ca­das— quie­re con­ver­tir­la en el am­pa­ro de to­das las le­yes de las Co­mu­ni­da­des Au­tó­no­mas y, ade­más, in­cluir un ca­pí­tu­lo de­di­ca­do al Pa­tri­mo­nio In­dus­trial. Fuen­tes del mi­nis­te­rio con­fir­man que se es­tán ultimando los cam­bios.

“En el mi­nis­te­rio con­si­de­ra­mos que es ne­ce­sa­rio con­ser­var­los y es­tu­diar­los. Se tra­ta de tes­ti­mo­nios im­pres­cin­di­bles pa­ra do­cu­men­tar y com­pren­der los dos úl­ti­mos si­glos de nues­tra his­to­ria”, ex­pli­can. En 2018, el Plan Na­cio­nal de Pa­tri­mo­nio In­dus­trial —que na­ció en 2001— cuen­ta con 120.000 eu­ros. Mi­guel Ál­va­rez Are­ces, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Ar­queo­lo­gía In­dus­trial, In­cu­na, aca­ba de ce­le­brar sus jor­na­das anua­les en Gi­jón, y la­men­ta que to­dos los pla­nes en mar­cha ten­gan más vo­lun­ta­ris­mo que do­ta­ción eco­nó­mi­ca. Y el ca­tá­lo­go de es­tos bie­nes... “só­lo es un ca­tá­lo­go de bue­nas in­ten­cio­nes”.

Co­no­cer es cui­dar, por eso es tan im­por­tan­te la in­ver­sión en la crea­ción de ese ca­tá­lo­go, ex­pli­ca Pilar Biel Ibá­ñez, pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad de Za­ra­go­za y au­to­ra del ca­tá­lo­go in­dus­trial de Aragón. “Así sa­bre­mos cuá­les son los ele­men­tos que me­re­cen ser con­ser­va­dos”. La es­pe­cia­lis­ta se­ña­la la ur­gen­cia de la re­for­ma de la ley aho­ra que vuel­ve el mons­truo de la es­pe­cu­la­ción ur­ba­nís­ti­ca.

El pa­sa­do enero se reunie­ron en Da­vos to­dos los mi­nis­tros de Cul­tu­ra eu­ro­peos —me­nos Íñi­go Mén­dez de Vi­go, que en­ton­ces era mi­nis­tro de Es­pa­ña— pa­ra fir­mar una de­cla­ra­ción de­ci­si­va pa­ra el pa­tri­mo­nio y su fu­tu­ro que sub­ra­ya “la ne­ce­si­dad ur­gen­te de desa­rro­llar nue­vos en­fo­ques pa­ra pro­te­ger y pro­mo­ver los va­lo­res cul­tu­ra­les del en­torno cons­trui­do de Eu­ro­pa”.

La ac­tua­li­za­ción de la ley de 1985 de­be­ría, co­mo in­di­ca lo fir­ma­do, “prio­ri­zar los va­lo­res cul­tu­ra­les so­bre el be­ne­fi­cio eco­nó­mi­co a cor­to pla­zo” y pro­te­ger la me­mo­ria del obre­ro (des­de es­ta­cio­nes de fe­rro­ca­rril a al­ma­za­ras o tol­vas) de la vo­ra­ci­dad in­mo­bi­lia­ria. “Son un ele­men­to de reivin­di­ca­ción de cla­se”, di­ce Biel Ibá­ñez so­bre es­tas ca­te­dra­les de la re­vo­lu­ción in­dus­trial. “Los obre­ros son los que pe­lean por su conservación. A la bur­gue­sía li­be­ral le cues­ta más, por­que nun­ca ha tra­ba­ja­do en una fá­bri­ca”, aña­de. La Unes­co in­clu­ye en su fa­mo­sa lista de Pa­tri­mo­nio Mun­dial mo­nu­men­tos de la re­vo­lu­ción in­dus­trial des­de 1978. En es­te mo­men­to, hay ins­cri­tos 38 de los 845 hi­tos cul­tu­ra­les, ca­si un 4,5%.

Pe­ro hay otros fi­na­les fe­li­ces gra­cias a la im­pli­ca­ción ciu­da­da­na: el Ca­mi­ni­to del Rey, una ve­re­da es­pec­ta­cu­lar que co­rre por las pa­re­des del des­fi­la­de­ro de los Gai­ta­nes (Má­la­ga), abier­to co­mo atrac­ción turística en 2015, y ges­tio­na­do por los pue­blos de al­re­de­dor. Isa­bel Bes­tué, pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da, es una de las res­pon­sa­bles del res­ca­te de es­te pa­si­llo de vér­ti­go, que ser­vía pa­ra los ope­ra­rios que con­tro­la­ban el ca­nal del sal­to hi­dro­eléc­tri­co, crea­do en 1901 y vi­si­ta­ble. “El pa­tri­mo­nio in­dus­trial es­tá mal vis­to, por­que no he­mos ex­pli­ca­do la tras­cen­den­cia que tie­ne”, ase­gu­ra. El Ca­mi­ni­to ha ge­ne­ra­do pues­tos de tra­ba­jo y la gen­te ya no lo ve co­mo “un obs­tácu­lo a ba­rrer”.

Los es­pe­cia­lis­tas pi­den do­ta­ción eco­nó­mi­ca efec­ti­va pa­ra ha­cer pla­nes di­rec­to­res y pro­yec­tos de eje­cu­ción que lo con­ser­ven y di­fun­dan. “No se tra­ta só­lo de rea­li­zar gran­des mu­seos, sino de dar uso y vi­da que atien­da a ne­ce­si­da­des so­cia­les”, di­cen. Es el ca­so de Ta­ba­ca­le­ra (Ma­drid), Fa­bra i Coats (Barcelona) o La fá­bri­ca de cho­co­la­te (Za­ra­go­za).

/ SAN­TI BUR­GOS

Co­che­ras y ta­lle­res del Me­tro en Cua­tro Ca­mi­nos, Ma­drid (1918).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.