Se en­to­nó el go­ri­go­ri

El País (Nacional) - - LA LIDIA - AN­TO­NIO LORCA,

El mo­men­to más in­ten­so, emo­ti­vo y emo­cio­nan­te de la tar­de na­da tu­vo que ver con el to­ro. Lo que son las co­sas. Ro­to el pa­seí­llo y mien­tras los to­re­ros to­ma­ban con­tac­to con los ca­po­tes, se hi­zo el si­len­cio. De pron­to, allá en la gra­da, unas tí­mi­das pal­mas se ex­ten­die­ron co­mo la pól­vo­ra, el pú­bli­co se le­van­tó de sus asien­tos y so­nó una ova­ción mu­si­cal, uná­ni­me, sen­ti­da, en­tra­ña­ble…

Padilla, res­guar­da­do en el ca­lle­jón, pi­só la are­na con par­si­mo­nia. To­ca­do con un pa­ñue­lo ne­gro en la ca­be­za, el ca­po­te do­bla­do so­bre el bra­zo iz­quier­do y sos­te­ni­do en la ca­de­ra, y la mon­te­ra en la mano de­re­cha, ini­ció un ca­mino a pa­so que­do, par­si­mo­nio­so y so­lem­ne, ha­cia el cen­tro del ani­llo. Cuan­do lle­gó a la bo­ca de rie­go, la pla­za se ha­bía con­ver­ti­do ya en una ex­plo­sión de cariño. Des­de

allí, Padilla le­van­tó los bra­zos y re­co­gió emo­cio­na­do el afec­to y el res­pe­to de una afi­ción que lo ha he­cho hi­jo su­yo sin ser to­re­ro ar­tis­ta ni del gus­to de es­ta pla­za. Pe­ro ese es el pre­mio de los hé­roes, y Padilla, con to­da se­gu­ri­dad, pa­sa­rá a la his­to­ria co­mo tal.

La ova­ción fue in­ter­mi­na­ble, de esas que se re­cor­da­rán du­ran­te mu­cho tiem­po. Ese fue el mo­men­to más in­ten­so de la tar­de. La des­pe­di­da so­ña­da pa­ra el dies­tro ga­di­tano.

Des­pués, hu­bo otros ins­tan­tes de in­te­rés, tam­bién sin to­ro, por cier­to. Cuan­do, por ejem­plo, la ban­da de mú­si­ca arran­có con un pa­so­do­ble en el ini­cio de la fae­na de mu­le­ta de Padilla al cuar­to, el de su adiós, y las no­tas acom­pa­ña­ron una la­bor tan pun­do­no­ro­sa co­mo des­vaí­da e in­sul­sa an­te el úni­co to­ro que se mo­vió. An­tes de mon­tar la es­pa­da, Padilla agra­de­ció el ges­to al di­rec­tor de la ban­da y otra ova­ción acom­pa­ñó a los pro­ta­go­nis­tas. Ma­tó con efec­ti­vi­dad y le con­ce­die­ron una ge­ne­ro­sa ore­ja que pa­seó en­tre el jol­go­rio ge­ne­ral. Una vuel­ta al rue­do a pa­so de pa­lio, de esas que un to­re­ro ima­gi­na mil ve­ces y nun­ca cum­ple. Na­da pu­do ha­cer Padilla an­te el des­cas­ta­do pri­me­ro, cu­ya li­dia de­jó en ma­nos de su sub­al­terno Da­niel Duar­te, quien se lu­ció con ex­tre­ma bri­llan­tez. Ade­más, no ban­de­ri­lleó a nin­guno de sus dos to­ros, y —co­sa cu­rio­sa— se le vio in­hi­bi­do to­da la tar­de.

Pues to­do es­to fue el can­to del cis­ne de otro, el go­ri­go­ri —el res­pon­so— del to­ro y quién sa­be si de la pro­pia fies­ta.

Si lo me­jor que hay en el cam­po bra­vo pa­ra la muy pres­ti­gio­sa pla­za de la Maes­tran­za y la his­tó­ri­ca Fe­ria de San Mi­guel son los to­ros de la fa­mi­lia Gar­cía Ji­mé­nez, (Ma­ti­lla, pa­ra en­ten­der­nos), que el úl­ti­mo apa­gue la luz y cie­rre la puer­ta de la tau­ro­ma­quia.

To­ros bi­rrio­sos, mal pre­sen­ta­dos, man­sos, des­cas­ta­dos, pa­ra­dos, aco­bar­da­dos, tris­to­nes, no­quea­dos…

Mo­ran­te so­lo pu­do es­bo­zar un ma­no­jo de ve­ró­ni­cas con más vo­lun­tad que hon­du­ra ar­tís­ti­ca al quin­to de la tar­de, que pron­to hu­yó con des­ca­ro de las cer­ca­nías del ma­ta­dor y rom­pió to­das las ilu­sio­nes Su pri­me­ro fue un tro­zo de car­ne fo­fa y mu­ti­la­da.

Y no co­rrió me­jor suerte Ro­ca Rey. El ter­ce­ro se le­sio­nó la mano de­re­cha y ahí aca­bó to­do. An­te el so­bre­ro sex­to hi­zo un alar­de de va­lor y téc­ni­ca y tras un pin­cha­zo hon­do pa­seó otro apén­di­ce fru­to de la exageración.

/ CRIS­TI­NA QUICLER (AFP)

Padilla res­pon­de emo­cio­na­do al cariño de la Maes­tran­za, ayer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.