Val­ver­de bus­ca el ar­coí­ris en el in­fierno

Una subida con un pa­so al 28% de­ci­di­rá el Mun­dial de Inns­bruck, en el que el mur­ciano, tras seis po­dios, es­pe­ra ga­nar a los 38 años

El País (Nacional) - - DEPORTES - CAR­LOS ARRIBAS,

Del in­fierno char­lan Ale­jan­dro Val­ver­de y En­ric Mas, ple­tó­ri­cos. El in­fierno es una me­tá­fo­ra, cla­ro, un es­pec­tro que pa­re­ce le­ja­ní­si­mo en la pla­ci­dez ti­ro­le­sa pa­ra ri­cos, tan bu­có­li­ca en el ve­rano que no se va, de la que dis­fru­ta la se­lec­ción es­pa­ño­la pa­ra pre­pa­rar su Mun­dial. El in­fierno lla­man al Gra­mart­bo­den, la subida de 2,8 ki­ló­me­tros al 11,5% (y un tro­ci­to al 28%) ha­cia un ba­rrio al­to de Inns­bruck que los me­jo­res ci­clis­tas del mun­do afron­ta­rán con desa­rro­llos de mountain bi­ke (ti­po 36/32) en el ki­ló­me­tro 250 de una ca­rre­ra ya du­ra. De allí, a me­ta, sie­te ki­ló­me­tros cues­ta aba­jo, don­de se de­ci­di­rá el Mun­dial.

“Me re­cuer­da a la úl­ti­ma subida a Arra­te”, di­ce Mas, de 23 años; y su afir­ma­ción po­dría ser una de­cla­ra­ción de prin­ci­pios. An­tes que en la Vuel­ta a Es­pa­ña en la que ma­ra­vi­lló, el ma­llor­quín se re­ve­ló an­te el mun­do en la úl­ti­ma Vuel­ta al País Vas­co jus­ta­men­te allí, en la subida es­tre­cha, em­pi­na­dí­si­ma y re­tor­ci­da a Arra­te por un sen­de­ro in­só­li­to. Por eso, des­pués de de­cir­lo, son­ríe Mas, de­bu­tan­te am­bi­cio­so, y su men­ta­li­dad de ga­na­dor.

La son­ri­sa de Ale­jan­dro Val­ver­de, de 38 años, es más can­sa­da y más cau­ta. Él tam­bién tu­vo 23 años, ju­ven­tud y una am­bi­ción que nun­ca ha per­di­do, y fue se­gun­do en su pri­mer Mun­dial (en el que guar­dó las es­pal­das a Igor As­tar­loa, que ata­có an­tes que na­die y ga­nó), y lue­go subió otras cin­co ve­ces al po­dio de una ca­rre­ra que desea, pe­ro que nun­ca ha po­di­do ga­nar. “El año que más cer­ca es­tu­ve de ga­nar fue jus­to aquel, el de 2003”, di­ce Val­ver­de la vís­pe­ra de su 12º Mun­dial. “Y, va­le, se pue­de pen­sar que des­pués de eso creí que ga­nar el Mun­dial sería fá­cil, pe­ro nun­ca lo pen­sé. El Mun­dial es muy di­fí­cil”.

En sus 11 Mun­dia­les an­te­rio­res, Val­ver­de, el ci­clis­ta de la lon­ge­vi­dad y el bri­llo úni­cos que ha pa­sa­do por to­das las épo­cas y fa­ses del úl­ti­mo ci­clis­mo es­pa­ñol, ha ayu­da­do a ga­nar a Frei­re y ha com­pe­ti­do con el mis­mo Frei­re, Pu­ri­to y Sa­muel Sán­chez por el li­de­raz­go del equi­po es­pa­ñol en los años de har­taz­go y pe­leas de ce­los. En sus úl­ti­mas cua­tro par­ti­ci­pa­cio­nes ha si­do tres ve­ces ter­ce­ro y una vez quin­to. A Inns­bruck, don­de Mas, el jo­ven que cre­ce, le ha pro­me­ti­do fi­de­li­dad eter­na, lle­ga li­be­ra­do y, ase­gu­ra, tran­qui­lo: “Lo peor que me ha pa­sa­do con es­ta ca­rre­ra ha si­do ob­se­sio­nar­me”, di­ce. “Así que he lle­ga­do a la con­clu­sión de que la ten­go que afron­tar co­mo una más, no co­mo la más im­por­tan­te”.

Pen­dien­tes de Ita­lia

Gian­car­lo Fe­rret­ti, el vie­jo di­rec­tor ita­liano, se­ten­tón, de la dé­ca­da del se­lec­cio­na­dor es­pa­ñol, Ja­vier Mín­guez, es­tá ya re­ti­ra­do, pe­ro no ha per­di­do su ca­pa­ci­dad mí­ti­ca pa­ra ex­pre­sar lo inefa­ble en el ci­clis­mo. Y cuan­do Fe­rret­ti ha­bla de Vin­cen­zo Ni­ba­li ha­bla del “ins­tin­to ra­zo­na­do”, de có­mo la mar­ca del si­ci­liano es la de los ata­ques im­pre­vi­si­bles y al mis­mo tiem­po cal­cu­la­dos. Y es im­por­tan­te ha­blar de Ni­ba­li por­que más que nin­gún otro ri­val, él es el an­tiVal­ver­de de Inns­bruck. Mu­cho de lo que ocu­rri­rá hoy de­pen­de del ti­po de ca­rre­ra que quie­ra la Ita­lia de Ni­ba­li, o du­ra, con ata­ques re­pe­ti­dos, pa­ra que los que flo­re­cen en los re­pe­chos, co­mo el mis­mo Val­ver­de, el te­mi­do fran­cés Alap­hi­lip­pe, los ge­me­los Ya­tes, el tre­men­do tri­cam­peón Sa­gan, lle­guen muertos al in­fierno, o blan­da pa­ra ju­gár­se­la allí con los es­pe­cia­lis­tas.

Val­ver­de, el rey de los re­pe­chos im­po­si­bles, el del Mu­ro de Huy, por ejem­plo, no te­me al in­fierno de Inns­bruck. “Que lo te­man los de­más”, di­ce. “Que me te­man. Sa­gan ha ga­na­do tres ve­ces el Mun­dial y se­gu­ra­men­te llegará con to­dos a la úl­ti­ma subida, pe­ro no ten­go cla­ro que la pa­se”.

Una so­la co­sa es se­gu­ra. Si Val­ver­de ga­na el Mun­dial, por fin, y al 12º in­ten­to, no apro­ve­cha­rá la oca­sión pa­ra re­ti­rar­se del ci­clis­mo. “¡Ni de co­ña!”, ex­cla­ma. “No me re­ti­ro ni de co­ña. Ten­dré que lu­cir el ar­coí­ris un año, ¿no?”.

/ AN­DER GILLENEA (AFP)

Ale­jan­dro Val­ver­de, en An­do­rra, du­ran­te la pa­sa­da Vuel­ta a Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.