Lo ra­cio­nal es que el im­pues­to lo pa­guen los ban­cos

El País (Nacional) - - OPINIÓN -

Aho­ra que ha pa­sa­do el ojo del hu­ra­cán, mien­tras se ha­ce re­cuen­to de da­ños en el Tri­bu­nal Su­pre­mo, hay que re­cor­dar que la sen­ten­cia so­bre el im­pues­to de ac­tos ju­rí­di­cos do­cu­men­ta­dos, la que es­ta­ble­cía que el tri­bu­to te­nían que pa­gar­lo los ban­cos, te­nía ar­gu­men­tos eco­nó­mi­cos y ju­rí­di­cos muy res­pe­ta­bles. Aque­lla sen­ten­cia, des­pués ri­dí­cu­la­men­te co­rre­gi­da por el pleno de la Sa­la, sos­te­nía que de­be ser el be­ne­fi­cia­rio de la hi­po­te­ca quien se ha­ga car­go del tri­bu­to; y que es el ban­co quien más se be­ne­fi­cia del re­gis­tro do­cu­men­tal del con­tra­to. No fal­tan doc­to­res que opi­nan al mo­do sa­lo­mó­ni­co: del ac­to re­gis­tral se be­ne­fi­cian pres­ta­mis­ta y pres­ta­ta­rio y, por lo tan­to, una so­lu­ción se­ría que se pa­ga­ra al 50%. Pe­ro en un con­tra­to hi­po­te­ca­rio, una par­te se com­pro­me­te a pa­gar y bus­ca re­gis­trar su pro­pie­dad; otra bus­ca ga­ran­ti­zar­se el co­bro, in­clu­so por en­ci­ma de lo pres­ta­do.

Vis­to des­de cer­ca, el ban­co re­gis­tra no so­lo un prés­ta­mo, sino una ga­ran­tía hi­po­te­ca­ria. Es de­cir, una sal­va­guar­da que in­clu­ye la de­vo­lu­ción del ca­pi­tal pres­ta­do, más el in­te­rés co­rrien­te, más gas­tos de eje­cu­ción, más in­tere­ses in­dem­ni­za­to­rios en ca­so de im­pa­go; in­tere­ses in­dem­ni­za­to­rios que, por cier­to, sue­len es­tar va­rios pun­tos por en­ci­ma del in­te­rés del prés­ta­mo. En­tre unas co­sas y otras, la ga­ran­tía hi­po­te­ca­ria que se re­gis­tra a la som­bra del im­pues­to es­tá en­tre el 130% y el 200%, se­gún el ban­co, del prés­ta­mo so­li­ci­ta­do. Es­ta ma­lla tu­pi­da de pro­tec­ción y una ga­nan­cia se­gu­ra es la que jus­ti­fi­ca que sea el ban­co quien pa­gue el im­pues­to, co­mo de­be ha­cer a par­tir de ayer gra­cias al real de­cre­to ley del Go­bierno. Obli­gar a la ban­ca a que pa­gue el tri­bu­to no es un ca­pri­cho de­ma­gó­gi­co; res­pon­de a una ra­cio­na­li­dad con­trac­tual.

¿Tie­ne efec­tos eco­nó­mi­cos el cam­bio de su­je­to pa­si­vo? Pues cla­ro. Pe­ro si los ban­cos tras­la­dan en cru­do la cuan­tía del im­pues­to al ti­po di­fe­ren­cial o a co­mi­sio­nes, que­da­ría de­mos­tra­do que la pro­cla­ma­da com­pe­ti­ti­vi­dad del mer­ca­do hi­po­te­ca­rio es una le­yen­da ur­ba­na. Ade­más, há­ble­se, si se quie­re ha­cer un ba­lan­ce y no só­lo una me­dro­sa re­fu­ta­ción del real de­cre­to, de to­dos los efec­tos eco­nó­mi­cos. Por­que, co­mo la ba­se del im­pues­to es la ga­ran­tía hi­po­te­ca­ria re­gis­tra­da —esa que aho­ra es­tá en­tre el 130% y el 200% del prés­ta­mo— y los ban­cos se la ase­gu­ra­ban dis­pa­ran­do con pól­vo­ra del clien­te, qui­zá pro­cu­ren mo­de­rar­la aho­ra que tie­nen que tri­bu­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.