Los ni­ños per­di­dos

La ge­ne­ra­ción de los lla­ma­dos ‘mi­llen­nials’ nos en­fren­ta­mos a una so­cie­dad que nos ha in­fan­ti­li­za­do

El País (Nacional) - - OPINIÓN - ELENA ME­DEL

La so­cio­lo­gía —dis­cúl­pe­me, so­cio­lo­gía— arro­ja mi­gui­tas de pan, y así no se ex­tra­vía del ca­mino. A esas pis­tas las ha lla­ma­do eti­que­tas, hash­tags si lo quie­ren: mi­llen­nials por una cues­tión cro­no­ló­gi­ca, ge­ne­ra­ción Y por co­sa de ár­bo­les y ra­mas —a los an­te­rio­res los nom­bra­ron X, la in­cóg­ni­ta fren­te a la con­cre­ción del yo—, ge­ne­ra­ción Bu­me­rán —por­que re­gre­sa­mos a la ca­sa fa­mi­liar, y nos in­de­pen­di­za­mos, y lue­go vol­ve­mos a la ca­ma de 90, y el ci­clo se reac­ti­va— o ge­ne­ra­ción Pe­ter Pan. Con es­ta úl­ti­ma no pien­so en el ca­si ado­les­cen­te que se ne­ga­ba a cre­cer, ate­rra­do por las res­pon­sa­bi­li­da­des, sino en los ni­ños per­di­dos: esos per­so­na­jes que re­nun­cia­ron a sus nom­bres, al­gu­nos dis­fra­za­dos y otros sin voz y que es­con­die­ron su in­fan­cia eter­na, sa­bien­do que al­go fa­lla­ba, asu­mién­do­lo por­que no exis­tía otra op­ción.

La me­tá­fo­ra me sir­ve —dis­cúl­pen­me, me­tá­fo­ras— pa­ra pen­sar en es­tos úl­ti­mos 10 años. El mun­do tal y co­mo lo ha­bían dis­pues­to pa­ra quie­nes ron­dá­ba­mos los vein­ti­tan­tos se de­rrum­bó: en­tre los es­com­bros que­da­ron se­pul­ta­das la cla­se me­dia y los de­re­chos so­cia­les; la le­yen­da del em­pleo es­ta­ble y el aho­rro y la vi­da tran­qui­la, ca­si un cuen­to de bue­nas no­ches en nues­tro ima­gi­na­rio. Ocu­rrió pa­ra to­das, pa­ra to­dos, de cual­quier edad, no de cual­quier ori­gen; pe­ro arra­só con quie­nes vi­vían le­jos de los pri­vi­le­gios, y gol­peó con cru­de­za a quie­nes em­pe­zá­ba­mos a ca­mi­nar.

Los pa­sos atrás nos lle­va­ron atrás, y atrás nos he­mos que­da­do. Una dé­ca­da des­pués del ini­cio de la cri­sis, ten­go la sen­sa­ción de que no se tra­ta de un sim­ple ci­clo: quie­nes pa­gan hoy me­nos que an­te­ayer no pa­ga­rán más cuan­do re­cu­pe­ren sus in­gre­sos —si es que ba­ja­ron: quie­nes vi­vían muy bien ape­nas lo no­ta­ron, igual que un gui­san­te ba­jo el col­chón—, y quie­nes exi­gen hoy más no exi­gie­ron me­nos cuan­do el pre­su­pues­to no al­can­za­ba. Tam­po­co me re­fie­ro a que an­tes to­do mar­cha­se me­jor, sino a que aho­ra ca­si na­da mar­cha co­mo de­bie­ra.

Nos he­mos cur­ti­do en la pre­ca­rie­dad: en el tra­ba­jo ba­su­ra, en el pa­ro, en la vi­da ado­les­cen­te tres lus­tros más tar­de de lo que nos co­rres­pon­de­ría. Com­par­ti­mos pi­so a des­tiem­po, in­ver­ti­mos nues­tro suel­do en in­fra­vi­vien­das que nos es­can­da­li­za­ban po­co an­tes de to­do. He­mos acep­ta­do tra­ba­jos por de­ba­jo de nues­tra for­ma­ción o ca­pa­ci­dad, du­ran­te más ho­ras de lo es­ti­pu­la­do, y he­mos tra­ba­ja­do gra­tis, sin co­ti­zar, co­mo fal­sos au­tó­no­mos. Acep­ta es­ta be­ca, por­que apren­de­rás. En­ca­de­na con es­ta otra, por acu­mu­lar cu­rrícu­los. Y la de des­pués, por si sur­ge al­gu­na opor­tu­ni­dad, por­que me­jor en una ofi­ci­na —aun­que no co­bres— que de bra­zos cru­za­dos. Nues­tras con­di­cio­nes la­bo­ra­les em­peo­ra­ron con res­pec­to a las de las ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res, las de los her­ma­nos de los que he­re­dá­ba­mos la ro­pa, la de los pa­dres y las ma­dres que nos in­sis­tían en que es­tu­diar nos re­sol­ve­ría el fu­tu­ro. El mi­leu­ris­ta es, por afor­tu­na­do, un ani­mal mi­to­ló­gi­co: co­bra­mos me­nos en peo­res con­di­cio­nes. El consuelo de ton­tos con su mal de mu­chos, cla­ro, por­que la si­tua­ción se ex­pan­de al res­to de la so­cie­dad, pe­ro no­so­tros la­men­ta­mos lo que he­mos co­no­ci­do.

Nos en­fren­ta­mos —mi­llen­nials, ta­cha­dos con la Y, bu­me­ra­nes, ni­ños per­di­dos— a una so­cie­dad que nos ha in­fan­ti­li­za­do: qui­zá la fal­ta de opor­tu­ni­da­des —to­ca ga­nár­se­las, ge­ne­rár­se­las, cla­man los gu­rús: fra­ca­sa otra vez, tus erro­res son tus me­da­llas y de­más par­lo­teo que te em­pu­ja ha­cia el fon­do cuan­do ya te has hun­di­do— aver­güen­ce me­nos si pa­re­ce­mos no me­re­cer­las. Nos cuen­tan que quie­nes te­ne­mos trein­ta y tan­tos años, vein­ti­mu­chos, con­su­mi­mos nues­tra vi­da fren­te a una pan­ta­lla, sin más as­pi­ra­cio­nes que cli­car en ti­tu­la­res lla­ma­ti­vos o co­mu­ni­car­nos de li­ke en li­ke: quien ha­ce al­go, quien lo­gra al­go, des­ta­ca más por ra­re­za que por mé­ri­to. Nos res­tan ma­du­rez, ca­pa­ci­dad de de­ci­sión. Quie­nes se exi­lia­ron pa­ra ga­nar­se la vi­da se di­bu­ja­ron —en dis­cur­sos po­lí­ti­cos, en sim­pá­ti­cos pro­gra­mas de te­le­vi­sión— co­mo aman­tes de la aven­tu­ra, no co­mo se­res adul­tos en bus­ca de una opor­tu­ni­dad que aquí les fal­ta­ba. Nues­tra diás­po­ra se trans­for­mó en una fo­to­gra­fía pi­xe­la­da que in­for­ma­ba a tra­vés de las re­des so­bre en qué ciu­dad remota le­van­ta­ba su vi­da, fre­gan­do qué vá­ter o apren­dien­do cuál idio­ma de país con es­ta­dís­ti­cas fe­li­ces. Nos han ven­di­do que si es­te fin de se­ma­na nos que­da­mos en ca­sa —¡te­ne­mos ca­sa!— no evi­ta­mos gas­tar el di­ne­ro que nos fal­ta, sino que prac­ti­ca­mos una ten­den­cia de li­festy­le lla­ma­da nes­ting. Los an­gli­cis­mos lo sua­vi­zan to­do.

Nos le­van­ta­mos en­tre los es­com­bros. Se le­van­ta­ron los mo­vi­mien­tos so­cia­les, la em­pa­tía, la con­cien­cia de que lo co­mún im­por­ta y que des­de lo co­mún se cons­tru­ye. Se le­van­ta el fe­mi­nis­mo, des­de lue­go, con­ce­bi­do co­mo una gran lu­cha por la igual­dad y con­tra la dis­cri­mi­na­ción, que in­clu­ye el gé­ne­ro pe­ro tam­bién la ra­za, la cla­se so­cial... Las vo­ces las re­cu­pe­ra­mos; nos li­be­ra­mos del dis­fraz, em­pe­za­mos a lla­mar­nos por nues­tros nom­bres ver­da­de­ros. Aban­do­na­mos el re­fu­gio de los ni­ños per­di­dos. ¿Nos per­mi­ti­rán le­van­tar nues­tra ca­sa pro­pia?

Quie­nes se exi­lia­ron pa­ra ga­nar­se la vi­da fue­ron di­bu­ja­dos co­mo aman­tes de la aven­tu­ra, no co­mo se­res adul­tos en bus­ca de opor­tu­ni­da­des

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.