Hue­llas dac­ti­la­res “es­tig­ma­ti­zan­tes”

Eus­ka­di re­co­ge da­tos bio­mé­tri­cos pa­ra iden­ti­fi­car a be­ne­fi­cia­rios de ayu­das so­cia­les y evi­tar frau­des

El País (Nacional) - - SOCIEDAD - PE­DRO GOROSPE,

Una luz ver­de fos­fo­ri­to en­vuel­ve los de­dos de la mano iz­quier­da de V. M. has­ta que un pi­ti­do le avi­sa de que sus hue­llas dac­ti­la­res han si­do me­mo­ri­za­das. No se es­tá sa­can­do el DNI, ni es­tá de­te­ni­da, se en­cuen­tra en una ofi­ci­na del Ser­vi­cio Vas­co de Em­pleo, Lan­bi­de. Sus da­tos bio­mé­tri­cos —de su ca­ra y las 10 hue­llas dac­ti­la­res de sus de­dos— se­rán obli­ga­to­rios en el fu­tu­ro pa­ra ac­ce­der a las ayu­das so­cia­les o so­li­ci­tar un tra­ba­jo, si pros­pe­ra la pro­po­si­ción de ley del PNV y PSE. Am­bas for­ma­cio­nes si­guen ne­go­cian­do con los par­ti­dos la re­for­ma del ac­tual sis­te­ma de Ren­ta de Ga­ran­tía de In­gre­sos e In­clu­sión So­cial. La po­lé­mi­ca me­di­da, que se anun­ció pa­ra com­ba­tir el frau­de al fa­ci­li­tar la iden­ti­fi­ca­ción de los per­cep­to­res, es­tá en ma­nos de la Agen­cia Es­pa­ño­la de Pro­tec­ción de Da­tos tras la de­nun­cia del co­lec­ti­vo so­cial, Berri Ot­xoak, que cues­tio­na su le­ga­li­dad. Pe­se a que que­da por acla­rar si de­be ser obli­ga­to­rio o vo­lun­ta­rio, Lan­bi­de si­gue to­man­do hue­llas.

“Te sien­tes un po­co sos­pe­cho­sa. Me pa­re­ce­ría más nor­mal si se ex­ten­die­ra a to­dos los ciu­da­da­nos, pe­ro nos lo van a aca­bar im­po­nien­do a los más vul­ne­ra­bles”, cues­tio­na V. M. Ella, ca­sa­da y con dos hi­jos, ce­dió sus hue­llas es­te pa­sa­do miér­co­les en una ofi­ci­na de Gi­puz­koa. Lan­bi­de es­tá pro­ban­do el sis­te­ma en 10 de sus des­pa­chos. Sus fun­cio­na­rios ad­vier­ten de que so­lo re­co­gen las hue­llas y la fo­to, pe­ro que no se usan.

En­ton­ces, ¿pa­ra qué se re­co­gen? La aso­cia­ción Berri Ot­xoak con­si­de­ra que “se es­tig­ma­ti­za a los más ne­ce­si­ta­dos, a gen­te de aquí y de otros paí­ses”, cri­ti­ca su por­ta­voz Al­fre­do Cas­tro. “¿Por qué no lo po­nen pa­ra usua­rios de la Se­gu­ri­dad So­cial o pa­ra con­tro­lar las ayu­das a em­pre­sa­rios, don­de los frau­des son ma­yo­res cuan­ti­ta­ti­va­men­te?”, se pre­gun­ta. Des­de el Par­ti­do So­cia­lis­ta de Eus­ka­di ase­gu­ran que se ha­rá de for­ma le­gal o no se ha­rá.

El pri­me­ro en so­li­ci­tar en uso de hue­llas dac­ti­la­res pa­ra evi­tar el frau­de en la Ren­ta de Ga­ran­tía de In­gre­sos (RGI) fue, en 2015, el en­ton­ces al­cal­de de Vi­to­ria, Javier Ma­ro­to, del PP. En 2014 in­cen­dió el de­ba­te cuan­do ase­gu­ró que “ma­rro­quíes y ar­ge­li­nos vi­ven de las ayu­das y no quie­ren tra­ba­jar”. La directora de la Agen­cia Vas­ca de Pro­tec­ción de Da­tos (AVPD), Mar­ga­ri­ta Uria, ex­pli­có es­ta se­ma­na que ya hay 8.000 per­so­nas fi­cha­das en­tre los usua­rios del ser­vi­cio de em­pleo y sus fun­cio­na­rios —a los que se ha in­cor­po­ra­do tras la po­lé­mi­ca—, y los be­ne­fi­cia­rios del RGI, que fue­ron 57.377 en agos­to. De he­cho, fue la AVPD la que re­cor­dó al Go­bierno que era ne­ce­sa­rio una au­to­ri­za­ción pre­via. El abono de es­ta per­cep­ción so­cial es un de­re­cho de los ciu­da­da­nos vas­cos a co­brar (o com­ple­tar) en­tre 732 y 988 eu­ros tras cum­plir unos re­qui­si­tos, que in­clu­ye el em­pa­dro­na­mien­to de tres años. El co­bro da de­re­cho a so­li­ci­tar ade­más la pen­sión com­ple­men­ta­ria de vi­vien­da de 250 eu­ros. Las mu­je­res son ma­yo­ría, el 57% fren­te a los hom­bres.

Uno de los ca­sos que ace­le­ró la im­plan­ta­ción del sis­te­ma, fue la des­ar­ti­cu­la­ción en 2013 de una ban­da que pro­por­cio­na­ba do­cu­men­ta­ción fal­sa a ex­tran­je­ros, so­bre to­do de Pa­kis­tán, pa­ra ob­te­ner ayu­das so­cia­les. En torno a 200 per­so­nas se be­ne­fi­cia­ron de 3,7 mi­llo­nes. El frau­de afec­tó en 2017 al 1% de los al­re­de­dor de 500 mi­llo­nes pre­su­pues­ta­dos en 2018 pa­ra la ren­ta mí­ni­ma y pa­ra el com­ple­men­to de vi­vien­da. La por­ta­voz de El­ka­rre­kin Po­de­mos en el Par­la­men­to vas­co, Ti­mi­soa­ra Guan­che, re­cha­za la me­di­da por­que: “No nos gus­ta que los ex­pe­ri­men­tos se ha­gan con los más vul­ne­ra­bles, que no se pue­den que­jar por­que de­pen­den de las ayu­das”.

/ JAVIER HER­NÁN­DEZ

Una usua­ria, a la en­tra­da de la ofi­ci­na de Em­pleo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.