Pri­mer jui­cio en Ho­lan­da por una eu­ta­na­sia du­do­sa

Una an­cia­na con de­men­cia pi­dió mo­rir mien­tras es­ta­ba lú­ci­da, pe­ro ha­bía per­di­do la no­ción de la reali­dad cuan­do ocu­rrió

El País (Nacional) - - SOCIEDAD - ISA­BEL FERRER,

La fis­ca­lía ho­lan­de­sa ha de­ci­di­do lle­var a jui­cio a una ge­ria­tra por ha­ber prac­ti­ca­do en 2016 una eu­ta­na­sia sal­tán­do­se los re­qui­si­tos im­pues­tos por la ley apro­ba­da en 2002. Es la pri­me­ra vez que un fa­cul­ta­ti­vo res­pon­de an­te la jus­ti­cia por una prác­ti­ca re­gu­la­da, pe­ro que man­tie­ne pe­nas de has­ta 12 años de cár­cel cuan­do no se pro­ce­de ade­cua­da­men­te. La en­fer­ma en cues­tión, de 74 años, te­nía de­men­cia, y los fis­ca­les es­pe­ran des­pe­jar las du­das en torno a la ca­pa­ci­dad de de­ci­sión so­bre su pro­pia muer­te de las per­so­nas que han per­di­do la no­ción de la reali­dad. Un 4,4% del to­tal de los de­ce­sos re­gis­tra­dos en Ho­lan­da en 2017 (150.027 per­so­nas) fue­ron por eu­ta­na­sia.

El por­cen­ta­je de eu­ta­na­sias es ofi­cial y se pu­bli­ca ca­da año, de for­ma con­jun­ta, por las cin­co co­mi­sio­nes re­gio­na­les que la eva­lúan. La doc­to­ra que irá a jui­cio tra­ba­ja­ba en un ho­gar de an­cia­nos, y fue amo­nes­ta­da en 2017 por la Jun­ta de Dis­ci­pli­na del Co­le­gio de Mé­di­cos por se­guir ade­lan­te cuan­do la pa­cien­te no po­día in­di­car sus de­seos. La en­fer­ma fir­mó cuan­do es­ta­ba lú­ci­da una de­cla­ra­ción don­de de­cía que que­ría la eu­ta­na­sia si era in­ter­na­da en un cen­tro pa­ra ma­yo­res con alz­héi­mer. Sin em­bar­go, aña­dió que ella de­ci­di­ría el mo­men­to opor­tuno. La ge­ria­tra ha he­cho sa­ber, a tra­vés de sus por­ta­vo­ces, que es­pe­ra “cla­ri­dad acer­ca de las pe­ti­cio­nes de eu­ta­na­sia fir­ma­das por pa­cien­tes lue­go in­ca­pa­ci­ta­dos”.

Cuan­do la mu­jer de 74 años aca­bó en un ho­gar co­mo el que des­cri­bía en su es­cri­to, ya no po­día de­ci­dir por su cuen­ta. Su de­men­cia ha­bía avan­za­do mu­cho, y la mé­di­ca con­si­de­ró “inú­til” pre­gun­tar­le so­bre el de­seo de mo­rir ex­pre­sa­do an­tes. Así que le pu­so un bar­bi­tú­ri­co en el ca­fé. No hi­zo el efec­to desea­do, por­que ella se des­per­tó cuan­do le es­ta­ba ad­mi­nis­tran­do las sus­tan­cias le­ta­les pa­ra la eu­ta­na­sia. Se pu­so muy ner­vio­sa y mo­vió los bra­zos, pe­ro la fa­mi­lia la su­je­tó has­ta que se cal­mó. La mé­di­ca con­si­de­ró que su agi­ta­ción era de­bi­da a su es­ta­do men­tal, y si­guió ade­lan­te.

En 2017, las co­mi­sio­nes re­gio­na­les que eva­lúan las eu­ta­na­sias con­clu­ye­ron que se ha­bía pro­ce­di­do “sin el de­bi­do cui­da­do”. La ge­ria­tra “de­bió ha­ber­se con­te­ni­do”, di­je­ron, “por­que la de­cla­ra­ción fir­ma­da por la mu­jer pi­dien­do la eu­ta­na­sia no era ca­te­gó­ri­ca, sino con­tra­dic­to­ria”. Es cier­to que dos co­le­gas in­de­pen­dien­tes cons­ta­ta­ron que su su­fri­mien­to era in­so­por­ta­ble. Las co­mi­sio­nes se­ña­la­ron que la mé­di­ca ha­bía ac­tua­do por el in­te­rés de su pa­cien­te, y no fue apar­ta­da de su tra­ba­jo por­que ya se ha­bía re­ti­ra­do cuan­do exa­mi­na­ron su ca­so.

La ley ho­lan­de­sa de 2002 con­si­de­ra eu­ta­na­sia tan­to la prac­ti­ca­da por el mé­di­co co­mo la ayu­da al sui­ci­dio (el pa­cien­te to­ma una sus­tan­cia pre­pa­ra­da por el doc­tor) y la com­bi­na­ción de am­bas. Con­tem­pla a su vez la ob­je­ción de con­cien­cia del fa­cul­ta­ti­vo. El pa­cien­te de­be pe­dir­la de for­ma re­pe­ti­da y cons­cien­te, y su­frir una en­fer­me­dad in­cu­ra­ble con su­fri­mien­to in­so­por­ta­ble. El mé­di­co, por su par­te, se ase­gu­ra­rá de que el en­fer­mo en­tien­de la tras­cen­den­cia de la si­tua­ción y de que es­té lú­ci­do cuan­do pi­da la eu­ta­na­sia. Otros dos es­pe­cia­lis­tas cer­ti­fi­can que es­tas con­di­cio­nes se cum­plen an­tes de pro­ce­der.

Sue­le prac­ti­car­la el mé­di­co de ca­be­ce­ra, que es el más cer­cano, pe­ro exis­te tam­bién un cen­tro pri­va­do, la Le­ven­sein­de­kli­niek (Clí­ni­ca pa­ra Mo­rir). Es un ser­vi­cio am­bu­la­to­rio con mé­di­cos y en­fer­me­ras es­pe­cia­li­za­dos que ana­li­zan el his­to­rial del pa­cien­te, y si cum­ple los re­qui­si­tos legales, la prac­ti­can. Les lle­gan más ca­sos de en­fer­mos men­ta­les o con do­len­cias psí­qui­cas que al res­to de sus co­le­gas. En 2016, el mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad aña­dió un nue­vo pro­to­co­lo que sua­vi­za pre­ci­sa­men­te las exi­gen­cias an­te de­men­cias agu­das.

/ GETTY

Una pa­re­ja de per­so­nas ma­yo­res ca­mi­na con un an­da­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.