Un al­to pre­cio

El País (País Vasco) - - PÁGINA 2 - San­dra León

La con­fian­za so­cial per­te­ne­ce a ese ti­po de vir­tu­des co­lec­ti­vas que tie­nen la cua­li­dad de un dia­man­te. Son du­ras y frá­gi­les a la vez. Las so­cie­da­des que la po­seen en abun­dan­cia cuen­tan con una for­ta­le­za so­bre la que cons­truir un im­pe­rio de bie­nes­tar: am­plia re­dis­tri­bu­ción, de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co, buen go­bierno, le­gi­ti­mi­dad de­mo­crá­ti­ca. Pe­ro cuan­do la con­fian­za so­cial se frac­tu­ra, su re­com­po­si­ción lle­va tiem­po, su re­cu­pe­ra­ción no es in­me­dia­ta. La con­se­cuen­cia es un de­te­rio­ro de la le­gi­ti­mi­dad de las re­glas de jue­go que ri­gen la con­vi­ven­cia en­tre to­dos. Esa que ex­pli­ca que es­te­mos dis­pues­tos a acep­tar la jus­ti­cia que im­pon­gan los jue­ces o a pa­gar los im­pues­tos que de­ci­da el Go­bierno.

Es­pa­ña pue­de pre­su­mir de con­fian­za ha­cia el pró­ji­mo (aque­lla que mos­tra­mos ha­cia la gen­te que no co­no­ce­mos), cu­yos ni­ve­les se han man­te­ni­do in­clu­so du­ran­te la épo­ca más du­ra de la cri­sis. En cam­bio, pin­cha en con­fian­za ins­ti­tu­cio­nal: des­con­fia­mos más de los jue­ces y del Go­bierno que en otros paí­ses. Y las ins­ti­tu­cio­nes que per­te­ne­cen a los tres prin­ci­pa­les po­de­res —eje­cu­ti­vo, le­gis­la­ti­vo y ju­di­cial— se en­cuen­tran en­tre las peor va­lo­ra­das por la opi­nión pú­bli­ca, se­gún da­tos del CIS.

Da­da la im­por­tan­cia de la con­fian­za ins­ti­tu­cio­nal pa­ra el bie­nes­tar so­cial y su de­li­ca­do es­ta­do de sa­lud en es­te país, uno es­pe­ra­ría que la ac­ción de los po­lí­ti­cos con­tri­bu­ye­se, si no a re­for­zar­la, co­mo mí­ni­mo a no de­bi­li­tar­la. Una ló­gi­ca de pru­den­cia y ca­pa­ci­dad de au­to­con­ten­ción que to­pa con la ac­tua­ción del Go­bierno el pa­sa­do vier­nes: des­con­si­de­ra­da ha­cia el pro­ce­di­mien­to le­gal, el pa­pel del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal y el pro­pio ca­rác­ter co­lec­ti­vo de las de­ci­sio­nes del Eje­cu­ti­vo. No hay ur­gen­cia que jus­ti­fi­que el pre­cio ins­ti­tu­cio­nal que se pa­ga con ello. Un cos­te ade­más in­ne­ce­sa­rio, al exis­tir otros me­ca­nis­mos pa­ra de­nun­ciar cual­quier ac­ción de los po­de­res pú­bli­cos que se se­pa­re de la le­ga­li­dad.

Cuan­do las ins­ti­tu­cio­nes son dé­bi­les, su fun­cio­na­mien­to que­da al al­bur del ta­lan­te del po­lí­ti­co de turno. El de la ac­tual ge­ne­ra­ción de di­ri­gen­tes qui­zás que­de mar­ca­do por el opor­tu­nis­mo po­lí­ti­co con el que unos y otros han va­pu­lea­do a sus ins­ti­tu­cio­nes. @san­dra­leo­n_

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.